‘Morena logró unir al PRI, con el PAN y el PRD’: Roberto Gil Zuarth
Foto: Cortesía

Las elecciones intermedias siempre son importantes, porque miden el desempeño del gobierno en turno. Pero, como señala Roberto Gil Zuarth, las elecciones intermedias de 2021 se salen de cualquier parámetro: serán las más grandes de la historia de la democracia (21,000 cargos de elección popular en pelea), serán las primeras donde las giras y los templetes se pelearán con la peor pandemia de los últimos 100 años. Una elección además donde la polarización logró lo impensable: que los tres partidos históricamente opositores formaran una coalición anti Morena, o mejor dicho, antiAndrés Manuel López Obrador

Pero también serán elecciones donde muchos partidos aprovecharán uno de los flancos más débiles, desatendidos y relegados: las mujeres. 

La oposición lo sabe, el INE dio un paso histórico al obligar el balance de género en todas los cargos electivos y las marchas y reclamos regresarán a las calles. 

También lee: PRI, PAN y PRD anuncian coalición para las elecciones de 2021

Si el 2020 fue el año de la incertidumbre sanitaria, este 2021 lo será de la incertidumbre política, se le plantea a Gil Zuarth, expresidente del Senado y exsecretario particular de Felipe Calderón Hinojosa cuando fue presidente de México (2006-2012).

¿Cómo lograron sellar en diciembre pasado la coalición PRI-PAN-PRD? ¿Cómo se “cocina” una alianza opositora de este tamaño?


Hay que decir, en primer lugar, que la coalición apenas dio un primer paso, que es la autorización de los partidos para empezar las negociaciones y concretar una coalición. 

La definición del PAN, a impulso de las organizaciones de la sociedad civil en la plataforma Sí Por México, habla de la posibilidad de construir una coalición electoral en la elección federal que renueva la Cámara de Diputados.

Los partidos fueron sensibles a esta posición y empezaron las conversaciones. Se dió el primer paso, en el cual el PAN autorizó a su Comité Ejecutivo Nacional a explorar una coalición flexible, donde se percibe que la diferencia entre Morena y cualquier partido de oposición pudiera justificar una suma de esfuerzos.

Hay mucha gente deseosa de participar, que está tocando la puerta de los partidos porque se siente involucrada y quiere participar en esta elección. De hecho, uno de los puntos es que el liderazgo de la sociedad civil se pueda involucrar en esta elección a partir de candidaturas.

Hay que construir también un relato de esta coalición: ¿Por qué se juntan? ¿Qué tienen en común y hacia dónde quieren llevar las cosas? ¿Cuál es la propuesta y el programa que van a presentar estos partidos? Y no es suficiente este relato de estar en contra de Morena. La gente padece inseguridad, una grave crisis económica por el Covid 19. Hay familias lastimadas porque han perdido un familiar por la pandemia, empleos destruidos, empresas que ya no existen. Hay mucho dolor, incertidumbre, enojo y también frustración porque una buena parte de la sociedad votó esperanzada por López Obrador y los resultados no han sido los que muchos esperaban de este gobierno.

Este año tendremos elecciones históricas, las más grandes de México, ¿qué otra particularidad tendrá este proceso electoral de junio?

Una particularidad es que se da en el contexto de una altísima aprobación del Presidente. Otra, es que no sabemos cómo vamos a hacer la campaña, si no logramos que la vacuna se generalice, tendremos que convivir con el Covid-19 en las campañas y tú sabes muy bien que las campañas son de cercanía, en donde el candidato y la sociedad se encuentran en un evento, hacen una reunión, hay una conversación pero ahora ¿cómo serán las campañas? No lo sabemos. 

Tampoco en nuestro país tenemos voto temprano y ni voto por correo como en EU. Nos vamos a formar en la fila el primer domingo de junio y ¿cómo será eso? No lo sabemos.Tampoco cuáles serán los protocolos de las autoridades y la lógica de sana distancia porque 750 personas aproximadamente van a estar en cada casilla más le mesa directiva que recoge los votos. ¿Cómo vamos a convivir en un espacio pequeño? 

Legalmente no se pueden hacer dos jornadas, lo que probablemente suceda es que extiendan la jornada: empezar desde temprano y terminar un poco más tarde.

Lo más importante y que es algo que me preocupa, es que el Presidente tiene ganas de intervenir en el proceso electoral, lo ha dicho en sus conferencias mañaneras y él sabe que su partido depende de él, de su liderazgo. ¿Hasta dónde se va a meter? ¿Va a utilizar la plataforma de las mañaneras para incidir en la opinión pública?, ¿Va a apoyar abiertamente a su partido y violar la ley, porque eso no está permitido? 

Así como coincidieron los tres partidos en que tienen un frente común que es Morena ¿cuáles son los puntos ideológicos no negociables entre los tres? ¿Qué cosas no se negocian entre el PAN, el PRI y el PRD?

Déjame ponerlo al revés: ¿Qué identifica al PAN, PRI y PRD? Parecería que fuéramos el agua y el aceite. El viejo partido autoritario, el partido democrático que combatió al partido hegemónico y luego el de izquierda que no tiene mucho en común en la agenda social con el PAN. Parece una revoltura extraña y no me sorprendería que mucha gente diga ¿y eso qué es?  Tres cosas distintas. Cada uno tiene su propia tradición, sus propias prácticas, sus tesis ideológicas. Los estigmas del PRI, que se habla de la corrupción; del PAN, de la ineficacia en las dos administraciones que encabezó; del PRD, que se ha debilitado con la irrupción de Andrés Manuel López Obrador.

También lee: ‘La gente ya no tiene miedo’: jóvenes peruanos se levantan para exigir un cambio

La pregunta debería ser ¿Qué los identifica? ¿Qué los une? Lo que los puede cohesionar es recordar que estos tres partidos lograron la transición a la democracia. De alguna manera, los tres diseñaron un modelo político e implementaron un método de hacer política: el modelo de democracia, de economía abierta de mercado con responsabilidad social del Estado, pluralismo político, división de poderes, autonomías que de alguna manera toman decisiones, órganos autónomos que toman decisiones para alejarlas de las contingencias políticas. Un diseño que con muchos problemas y debilidades funcionó. Nos dio 30 años de estabilidad económica y política, 30 años de estabilidad social.

Los tres partidos se pueden plantar en ese modelo y en ese método político, frente a la polarización inducida desde el poder, frente a esta lógica de dividir al mundo entre buenos y malos, y frente a un fenómeno de concentración de poder del Presidente. Esos tres elementos que hoy significan Morena, de alguna forma unificó al PAN, PRI y PRD. 

En esta coalición PRI-PAN-PRD, por primera vez podrán presentar candidatos comunes, tanto para diputados como en algunas gobernaciones, ¿cuánto esperan obtener en estos estados de recuperar esos espacios perdidos en la última elección de 2018?

Para tener la mayoría en la Cámara de Diputados hay que ganar 166 distritos entre los tres, ya sea juntos o separados. Quien gane 166 diputados prácticamente “araña” o está muy cerca  de poder contener la mayoría que tiene Morena. Hoy con su mayoría calificada puede cambiar por sí misma la Constitución y es un fenómeno único desde que empezó la transición democrática en 1988, no se vea este fenómeno de mayoría casi calificada. 

Marko Cortés dijo hace unas semanas que en esta coalición no se van a admitir candidatos ‘impresentables’ ¿qué es un candidato impresentable?

Es alguien que carga sobre sí algún desempeño indebido o una mala reputación. Yo lo diría al revés, no en sentido negativo: lo que debe poner como prioridad en esta coalición es poner a los mejores. 

¿Qué porcentaje de apolíticos o independientes calculan que llegarán a la política en alguna  candidatura?

Es difícil ponerle un número, cada distrito es diferente. Es inédito que los partidos históricos pongan a disposición de la sociedad sus candidaturas y ojalá la sociedad se involucre y llegue mucha sangre nueva, perfiles frescos que no sean parte de las burocracias de los partidos. Para eso sirve el bloque y si la coalición termina siendo una plataforma ciudadana de participación, creo que habrá logrado un objetivo fundamental para la democracia

¿Cuáles son los temas en los que enfocará su campaña esta coalición? ¿Cuáles son los blancos débiles del gobierno que usarán para diferenciarse frente al electorado? 

El gobierno va a jugar en la línea de flotación de la corrupción, seguirá insistiendo que el régimen anterior era corrupto. 

Lo que debe proponer la coalición opositora son básicamente tres temas que están a flor de piel: el más grave, la situación económica. En segundo lugar, la seguridad: son los años de mayor tasa de violencia desde los picos históricos, más que cualquier momento de Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto. Finalmente, hay una causa que no está siendo representada y es la de las mujeres: las violencia que viven, la falta de oportunidades, los techos de cristal. Y tendremos otra característica inédita: será el proceso electoral con mayor número de mujeres participando. La mitad de las candidaturas para cualquier cargo de elección popular debe ser representado por mujeres. 

Las mujeres van a ser importantísimas pero no solamente es importante que las mujeres encabecen candidaturas, sino que hablemos de la agenda de las mujeres, de nada sirve que tengamos paridad si la agenda de las mujeres no se pone en el debate público.

¿Por qué es más fácil para el PAN ponerse de acuerdo con el PRI y con el PRD que con su propio exlíder Felipe Calderón?

Hay que ser optimistas de que habrá un entendimiento con Margarita Zavala y Felipe Calderón. Yo soy optimista y creo que hay diálogos, se está empezando a perfilar una posibilidad de acercar a quienes fueron parte de la familia panista. Decía Churchill que “afuera están los adversarios pero los enemigos están adentro”, entonces siempre donde hay competencia hay esos roces.

Desde ahí debe de empezar la reflexión en el PAN para que seamos una alternativa creíble de orden, eficacia y de buena gestión pública, tenemos que empezar a ser ordenados en nuestra casa. Vamos a decir afuera que estamos luchando por la revitalización de la democracia pero somos unos autócratas adentro, que no sabemos competir, que nos imponemos y que cerramos la puerta a los llanos.