Síguenos

 

Entrevista

Dolores Gandulfo, directora de Copppal: ‘Hay que repensar los esquemas de representación’

Las elecciones del 6 de junio fueron pacíficas en su mayoría, pero hay algo que preocupa: los votantes no se sienten representados.

La jornada electoral. Foto: Alexa Herrera/La-Lista

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Observatorio Electoral de la Comisión Permanente de Partidos Políticos de América Latina (Copppal) presentó al Instituto Nacional Electoral (INE) el informe preeliminar de la observación que comenzó el 31 de mayo y concluyó el 6 de junio con los comicios. “Hay un balance general positivo de la jornada sin dejar de mencionar que hubo incidentes en algunos lugares“, dice la conclusión del reporte.

En la entrega que presentó la Copppal, organismo creado en 1979 en Oaxaca por una corriente progresista del Partido Revolucionario Institucional, también se destaca que fue la primera contienda en la que se implementaron medidas de paridad de género, algo histórico. Además reconocieron que la erradicación de la violencia política y de la polarización es uno de los grandes retos que tiene el país.

A pesar de su origen, la Copppal ha ganado autonomía y autoridad internacional. Hoy está conformada por 60 partidos políticos de 29 países de América Latina y el Caribe y es un referente para los procesos democráticos de esta región. En México, solo el PRI, el Partido del Trabajo (PT), el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano forman parte de ella. 

En entrevista para La-Lista, Dolores Gandulfo, directora del Observatorio Electoral de la Copppal, habla de la estrategia que siguieron en la jornada electoral y de cómo lo que sucedió en México el pasado domingo es un reflejo de los síntomas de la democracia en América Latina. 

Las grandes elecciones también conllevan grandes ejercicios de observación. ¿Qué reto significó para ustedes?

Para nuestro observatorio fue un gran desafío. Nuestro jefe de misión fue José Miguel Insulza, experto en la democracia de América Latina. Concurrimos con una misión de 45 observadores y observadoras y eso nos permitió hacer un desplazamiento. Primero estuvimos en cuatro grupos divididos en la Ciudad de México, donde pudimos observar distintas zonas de la ciudad. Tuvimos un grupo bastante consolidado de más de 10 observadores que se distribuyeron en el Estado de México y después tuvimos dos grupos que se desplazaron: uno, a Campeche; y otro, a Nuevo León, que eran los de mayor competitividad electoral. Y eso también nos permitía ver como se había desarrollado el proceso y cómo se desarrollaba las horas posteriores al al escrutinio. 

¿Cómo articularon esta movilización en México junto con Copppal Mujeres y Copppal Juvenil? 

En México son cuatro los miembros de la Copppal: el PRI, el PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y el PT. Todos estos partidos corrieron por separado, digamos, en lo que fue el proceso electoral del 6 de junio. Por lo tanto, también nos permitió tener reuniones con todas las fuerzas políticas que competían en la elección y poder hablar incluso con partidos políticos que ahora no son miembros la Copppal, como es el caso de Morena y como es el caso del PAN. En esta oportunidad fue el presidente de Copppal Juvenil, que es Sebastían Agobián, del Frente Amplio de Uruguay, y también estuvieron vicepresidentas de Copppal Mujeres, como Wilma Andrade, de Ecuador, y Edmonde Supplice, de Haití. Siempre tenemos mucha articulación con los distintos referentes que forman parte de nuestra organización.

¿Cuál es su conclusión después de pasar toda la jornada electoral? 

Desde que comenzó el cronograma electoral hemos tenido también reuniones previas al 6 de junio: en el mes de mayo y naturalmente los días antes de elección. La preocupación que veíamos tenía que ver con la violencia política, con los grandes niveles de polarización. Por lo tanto, nuestros ojos estaban puestos también en ver cómo estas dos cuestiones transcurrían una durante el proceso electoral. 

A pesar de la violencia transcurrida durante la campaña y los hechos que nos fueron notificados, sobre todo en algunos estados como Guerrero, Sinaloa y Tijuana, vimos que el pueblo mexicano concurre a las urnas de manera muy pacífica. Eso nos puso muy contentos. Lo vimos durante la jornada. Y lo comprobamos cuando el Instituto Nacional Electoral dio el número de la participación. Con respecto al conteo rápido, la verdad es una participación que supera los niveles históricos en las elecciones intermedias. Las cuestiones vinculadas a la violencia, a la crispación que se veía en los días previos, no se visualizó por lo menos en los lugares donde nosotros estuvimos observando.

En algunos estados, el número de votos nulos fue bastante alto, ¿qué opina sobre esto? 

Eso no es algo que sea propio de México. Nosotros hemos estado en Perú, en la última crisis electoral en Ecuador y vimos que hay un fuerte desencanto de parte de la ciudadanía con las distintas opciones políticas, con las opciones electorales y con los partidos políticos que no están respondiendo a la demanda ciudadana. Por lo tanto, es algo que lamentablemente nos está atravesando en América Latina y creo que las fuerzas políticas tienen una gran responsabilidad de reconectar con la ciudadanía, de poder responder a sus demandas y poder hacer que efectivamente el pueblo sienta que el día de la elección tiene distintas alternativas y alguna de ellas los representa.

¿Cree que esto se deba a una crisis del sistema democrático en términos de representatividad en América Latina? 

Me parece que por ahí lo que uno tiene que repensarse son los esquemas de representación. Ya no se puede pensar a las elecciones como el único motor para que la ciudadanía participe, porque esto, en algunos casos, es cada cinco años; en otros, cada cuatro o seis. Creo que la gente está demandando un mayor control y una mayor incidencia en la gestión, que no responde solamente al proceso electoral. Ahí sí que lo que está en crisis en este contexto tiene que ver con que no hay, no hay instituciones que puedan canalizar la demanda ciudadana más allá del proceso electoral. Y esto lo podemos ver en lo que pasó en Chile en octubre de 2019, el levantamiento también indígena en octubre del 2019 en Ecuador. Sin ir más lejos, la crisis que está sucediendo actualmente en Colombia.

¿Cuáles serán las líneas de acción que tiene la Copppal para el futuro en América Latina y en México?

Me parece que el gran reto como Copppal tiene que ver con interpelar a las fuerzas políticas que nos representan, que integran la Copppal, el poder estar, efectivamente, a la altura de las circunstancias y representar las demandas ciudadanas; achicar las brechas entre gobernados y gobernantes; repensar los partidos políticos y garantizar la paridad de género.

¿Hay algunos otros partidos en México que estén buscando integrarse al foro?

Morena había manifestado su interés de sumarse. Tenemos una normativa, un reglamento para poder hacer esa integración y esperamos que puedan cumplir formalmente con la solicitud para que puedan hacerlo. Nosotros somos una institución que representa partidos políticos desde la centro, el centro izquierda, la izquierda, los partidos nacionales y populares y en ese sentido siempre estamos trabajando para poder ampliar, para poder sumar a fuerzas políticas que representan a una gran parte de la ciudadanía en nuestros países y que por lo tanto, mucho bien le pueden hacer a la institución. 

También te puede interesar

Actualidad

México ha recibido más de 50 millones de vacunas y esta semana mandará dosis a Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica, y Trinidad y Tobago.

Elecciones

Las elecciones celebradas el 6 de junio pasado demuestran que Morena se fortaleció también de cara a la elección presidencial de 2024.

Mundo

Analistas y periodistas ven en la contendiente una posible estrategia trumpista para declarar fraude electoral en los comicios presidenciales.

Cultura

“Viva”, del artista Juan Carlos del Valle, es la primera obra de NFT en subastarse y que lleva a la región el boom del...

Publicidad