Sexta mujer acusa al gobernador de Nueva York de acoso sexual
Momentos difíciles para el popular gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. (EFE/EPA/JUSTIN LANE/Archivo)

AFP.- Otra mujer afirmó que el gobernador de Nueva York le había tocado de forma inapropiada a finales de 2020, según informó el martes un diario neoyorquino, elevando a seis la cantidad de mujeres que acusan a Andrew Cuomo de acoso o comportamiento inadecuado.

Fiel a la posición que mantiene desde que se conoció la primera de estas acusaciones a finales de febrero, el poderoso gobernador demócrata, de 63 años, volvió a descartar poco después la idea de dimitir.

Cuomo, que aseguró “no estar al corriente” de esta nueva acusación, repitió que esperaría los resultados de una investigación independiente sobre estas alegaciones, supervisada por la fiscal general del Estado, Letitia James.

“Dejemos que la investigación determine los hechos, veremos después”, declaró Cuomo durante una rueda de prensa telefónica convocada poco después de conocerse esta nueva acusación.

Según las informaciones del Albany Times Union, periódico de la capital del estado de Nueva York, este nuevo episodio de presunta conducta inapropiada tuvo lugar en la residencia oficial del gobernador en Albany y afecta a una empleada todavía no identificada. 

Aunque ella no ha interpuesto una denuncia formal, sus acusaciones fueron transmitidas al servicio jurídico del gobernador y a los de la fiscal del Estado, precisó el diario.

Estas nuevas acusaciones vuelven aún más frágil la posición del gobernador, en el poder desde hace diez años y cuyo mandato expira en 2022.

Visto por muchos como un héroe en la lucha contra la pandemia en 2020, Cuomo, uno de los gobernadores estadounidenses más influyentes, es ahora objeto de numerosos pedidos de dimisión, incluyendo desde el campo demócrata.

Legisladores republicanos iniciaron un proceso de destitución en el Parlamento de Nueva York, donde los demócratas son mayoría. Sus posibilidades de prosperar son inciertas, ya que una destitución requiere una mayoría simple en la Cámara Baja y dos tercios del Senado.