Sus agresores planearon quitarle la vida y arrebatarle a su bebé, sin embargo, el de Rosa Isela, no es el único feminicidio de una mujer embarazada.