La Dirección General de Servicios Aéreos de la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX, conocida como Cóndores, es el agrupamiento que se encarga de sobrevolar todos los días la capital del país con funciones diversas. Desde la vigilancia vial, incendios forestales y secuestros, hasta el traslado de órganos, ambulancia aérea, rescate y atención a siniestros.

Hace 50 años, cuando iniciaron funciones y se llamaban Águilas, tan solo contaban con dos helicópteros. Actualmente tienen 13 helicópteros que brindan servicio las 24 horas, los 365 días del año. El grupo se conforma por 119 personas, entre pilotos, médicos, paramédicos, técnicos de aviación, mecánicos y personal administrativo.

El cambio de Águilas a Cóndores se dio para no confundirse con la Policía Federal de Caminos: “Cuando surgieron los helicópteros de la Policía Federal les pusieron Águilas, entonces para diferenciar el nombre se cambió a Cóndores”, dice el capitán Francisco José Tamés Gómez, director ejecutivo de Servicios Aéreos del grupo.

Desde su fundación hasta hoy, el grupo no solo ha aumentado el número de unidades y personal capacitado, también se especializó como una auténtica compañía de aviación al servicio de la ciudadanía.

“Tenemos un taller especializado, nosotros hacemos la reparación de nuestros helicópteros. También contamos con nuestro propio centro de adiestramiento autorizado por la FAC (Agencia de Aviación Civil). Estamos al nivel de cualquier otra compañía. Hemos dado capacitación a todos con los que trabajamos en tierra: ERUM, Cruz Roja, IMSS, ISSSTE y hasta a la Fuerza Aérea”.

Realizan sobrevuelos para apoyar en caso de desastres como sismos, inundaciones e incendios. Foto: La-Lista
Realizan sobrevuelos para apoyar en caso de desastres como sismos, inundaciones e incendios. Foto: La-Lista


Un trabajo de alto riesgo

Cinco de los helicópteros Cóndores tienen certificación de Cofepris como ambulancias de terapia intensiva. Son las únicas en el país. El resto son unidades multifuncionales, es decir, también pueden ser ambulancia, pero el equipo instalado es portátil.

El traslado de heridos y enfermos graves es una de las principales funciones de la corporación.

“Un día llevé a un bombero quemado al hospital. Traté de darle ánimos, le dije que iba a estar bien. Tranquilo me contestó que no tenía miedo a morir, pensaba en qué iban a hacer sus hijos si él no estaba. Se me quedó grabado porque todos los que nos dedicamos a este trabajo, los policías que están en la calle, los que prestamos servicio, estamos en riesgo. Es nuestro trabajo, para eso estamos, y pensamos en el peligro hasta que alguien lo dice”, recuerda Tamés Gómez.

Carlos Olvera Moreno, quien es especialista en navegación aérea y tiene nueve años en la corporación, relata la reciente participación del grupo en el rescate de 13 personas atrapadas en las inundaciones de Tula, Hidalgo, el 3 de septiembre, concretamente en el hospital del IMSS.

Pero la misión que más le impactó fue la del sismo de 2017.

“Un sismo para nosotros es muy diferente. Los demás tienen el protocolo de ponerse en un lugar seguro, nosotros debemos volar de inmediato. En 2017 en menos de dos minutos ya habían cinco helicópteros en el aire. A mi compañero y a mí nos tocó pasar los reportes de los primeros derrumbes, del Rébsamen, el edificio en Lindavista… Dimos las ubicaciones y pedimos los cuerpos de emergencia terrestres. Son experiencias muy fuertes en las que tienes que concentrarte y no dejarte llevar por la tragedia que estás viendo“, recuerda el piloto.

La flota aérea consta de 13 helicópteros. Brindan atención las 24 horas durante los 365 días del año. Foto: La-Lista


La cara visible de Cóndores es el piloto y el personal médico que está en los helicópteros, pero ellos solo están haciendo la última parte de la misión que es rescatar a alguien y llevarlo al hospital.

“Detrás hay muchas personas. Desde quien nos prepara los alimentos por las mañanas, el personal de mantenimiento, de ingeniería, servicios generales…Cuando salimos de misión fuera de la ciudad, por ejemplo en Tula, también va todo un equipo de apoyo con combustible, refacciones y todos los insumos para no detenernos por nada”, añade Olvera.

¿Cómo solicitar el apoyo de Cóndores?

Aunque el grupo está al servicio de toda la ciudadanía, hay filtros y protocolos. “La ambulancia aérea se puede solicitar a través del ERUM, puesto de mando, Cruz Roja, IMSS, ISSSTE, pero tiene que cubrir ciertas condiciones: que el paciente esté delicado, pero recuperable”, especifica Francisco Tamés.

“Quiero decirle a la gente que la policía de la Ciudad de México cuenta con 13 helicópteros con personal súper capacitado. Tenemos los recursos para cualquier emergencia, así que pueden estar tranquilos porque sí hay con qué y estamos para servirles. Estamos preparados, aunque esperamos que jamás los veamos, solo si nos vienen a visitar en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde está nuestra sede”.