Fiscalía: Bebé hallado en el penal de Puebla no fue sustraído en la CDMX
El bebé fue hallado en el penal en Puebla. Ilustración: Reinserta.

La Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CDMX) informó que no cuenta con una denuncia o reporte sobre la desaparición o sustracción de un bebé, luego de que la activista Saskia Niño de Rivera, vocera de la organización Reinserta, detallara que el menor fue robado en la capital del país.

A través de su cuenta de Twitter, la dependencia apuntó que realizó un rastreo tanto en los anfiteatros de la ciudad y la institución, como en hospitales y el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo).

“La FGJ-CDMX informa que tras un rastreo en anfiteatros de la ciudad, tanto de la institución, como de hospitales y el INCIFO, no cuenta con denuncia o reporte, sobre la desaparición o sustracción de una persona menor de edad, con características del cuerpo hallado en Puebla”, aseguró en Twitter. 

Reinserta, organización que da a apoyo a la población penitenciaria, dio a conocer el caso el pasado viernes 14 de enero, aunque el cuerpo del menor fue hallado desde el 10 de enero. La organización empuja la campaña #JusticiaBebe para que se esclarezca el caso.

Ayer, Niño de Rivera aseguró en entrevista que el menor de edad había sido sustraído en la capital del país.

“El bebé fue robado de la Ciudad de México. Las investigaciones marchan y se están complicando cada vez más en cuanto a que es interestatal. El por qué, de qué manera, no sabemos quién todavía, aún no sabemos si la incisión del bebé fue para el tema de las drogas o alguna cuestión médica, no hemos tenido mucha información”, dijo en entrevista para Radio Fórmula la mañana del jueves 20 de enero.

Tras ello, la Fiscalía de la CDMX informó que investigaría si el bebé hallado al exterior de Puebla había sido robado en la capital del país.

El pasado lunes 17 de enero, el gobernador Miguel Barbosa explicó en rueda de prensa que se investiga qué hacía el cuerpo del bebé en uno de los contenedores del penal San Miguel.

“Es un hecho gravísimo que está en proceso de investigación y he estado en contacto permanente con la Fiscalía (estatal) para conocer algunos detalles”, apuntó.

Ante la gravedad de los hechos, el político refirió que este asunto se trata con la “secrecía necesaria” para evitar estropear las investigaciones. Afirmó que en primer lugar se debe establecer dónde nació el bebé porque no lo hizo dentro del penal.

El gobernador de Puebla dijo que se debe de determinar quién introdujo el cuerpo del bebé al penal y cuánto tiempo y qué pasó desde que nació hasta que se encontró su “cuerpecito”.

Dijo además que el bebé llevaba una cirugía de apéndice hecha y que se debe aclarar quiénes son los padres.