‘No hay avance, la mina se está inundando’, familiar de minero atrapado en Sabinas
Miembros de la Guardia Nacional vigilan el área donde la mina de carbón se derrumbó en el municipio de Sabinas, Coahuila. Foto: Antonio Ojeda/EFE

Las labores de rescate de los 10 mineros que permanecen atrapados en un pozo en Sabinas, Coahuila, no han tenido los avances que esperan sus familiares, a pesar del despliegue de personal y autoridades de los tres niveles de gobierno en el sitio.

A las 13:35 horas del martes, uno de los tres pozos de una mina de carbón se colapsó por una entrada de agua, debido a que está cerca de un río e inundó la instalación. Cinco mineros lograron salir, pero el resto quedó atrapado. El siniestro revivió la tragedia de Pasta de Conchos, ocurrida en Coahuila 2006, donde 65 mineros quedaron sepultados tras una explosión de gas en una mina de carbón.

Jaime Rico Montelongo, de 61 años, perdió en esa tragedia a un hermano y ahora está en espera de las labores de rescate de su primo Jaime Montelongo, quien permanece atrapado.

“Rriste porque la situación que pasamos en Pasta de Conchos y … también También lo viví, perdí un hermano. La miro lenta, quisiéramos que tuviera más avances”, dijo ante medios.

Ante medios, denunció que el avance del bombeo de agua para llegar a la base del túnel ha sido muy lento y se requiere de maquinaria con mayor capacidad porque conforme la retiran, la mina se vuelve a inundar.

No hay avance, quiere decir que la mina se está inundando. Lo que están sacando, le está entrando otra vez”, dijo Jaime Rico ante medios.

'No hay avance, la mina se está inundando', familiar de minero atrapado en Sabinas - mina-coahuila-1
Familiar de un minero en Sabinas, Coahuila. Foto: Alex Dado.

Señaló que hasta la una de la mañana había un avance de 13 metros y faltaban 24 metros, pero es mínimo el avance que están teniendo

La mañana de este miércoles, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado al titular de Conagua y a las autoridades de distintos gobiernos, incluyendo el de la Ciudad de México, para enviar bombas de mayor potencia al lugar del siniestro, aprovechar la luz de día y poder sacar el agua.

“Aprovecho para decirle a Germán Martínez, de Conagua, a Octavio Romero Oropeza, que se pongan de acuerdo con el general Radilla, también a Manuel Bartlett, de la CFE, a la Jefa de Gobierno de la CDMX, a los gobernadores de la región, que puedan tener bombas grandes para sacar el agua, bombas muy grandes que podemos llevar en los aviones de carga de la Fuerza Aérea, por tierra, pero aprovechar el día bien para avanzar”, dijo el presidente.

Dijo que las autoridades ya tienen toda la información relacionada con quienes tienen la concesión de la mina, pero que las investigaciones y las inspecciones las dejarán para después, ya que la prioridad ahora es rescatar a los mineros y envió su apoyo y a las familias.

Con información de Álex Dado.