La presidencia de Donald Trump: un legado de división, destrucción y muerte
Donald Trump en un mitin de campaña en el aeropuerto regional Pittsburgh-Butler En Butler, Pensilvania. Foto: Carlos Barría/Reuters

En un Washington frío, sombrío y húmedo hace cuatro años, Donald Trump prestó juramento como el 45° presidente de Estados Unidos y pronunció un discurso inaugural que ahora se recuerda con dos palabras: masacre estadounidense.

Cumplió, pero no lo que prometió. Trump se comprometió a poner fin a la masacre de la pobreza en el corazón de las ciudades, a las fábricas oxidadas, a las escuelas destrozadas, y al flagelo de las bandas criminales y las drogas. En cambio, su presidencia legó a la nación la masacre de alrededor de 400,000 muertes por coronavirus, el peor año para el empleo desde la Segunda Guerra Mundial, y la mayor prueba de resistencia para la democracia estadounidense desde la guerra civil.

“No es solo una masacre física”, dijo Moe Vela, un exfuncionario de la Casa Blanca. “También hay una carnicería mental y una carnicería espiritual y hay una carnicería emocional. Ha dejado un enorme canal con esta masacre estadounidense y esa es la última forma en que a mí me gustaría que la historia me recordara, pero así es como él será recordado”.

Trump hizo campaña para presidente como un agente de cambio, pero millones llegaron a considerarlo como un agente del caos. Su reinado demoledor en la Casa Blanca se estrelló en una bola de fuego de mentiras sobre su derrota electoral y su insurrección mortal en el Capitolio de Estados Unidos. Las futuras generaciones de escolares leerán en los libros de texto lo de un presidente que ha sido enjuiciado dos veces en un solo periodo presidencial.

Todo comenzó en junio de 2015 cuando el magnate inmobiliario bajó por una escalera mecánica en la Trump Tower en Nueva York y anunció una carrera presidencial basada en el nacionalismo de “Estados Unidos primero” y la construcción de un muro fronterizo. Aprovechando el agravio de la gente  blanca, la desigualdad económica y la cultura de las celebridades, logró la nominación republicana y afirmó: “Solo yo puedo solucionarlo”. Perdió el voto popular ante Hillary Clinton, pero tuvo suerte en su camino hacia la victoria en el colegio electoral.

La primera persona elegida para la Casa Blanca sin experiencia política o militar previa, representó un shock para el sistema y una sacudida para el establishment.

Ian McEwan, el novelista británico, dijo en The Guardian: “Charles Darwin no podía creer que un Dios bondadoso crearía una avispa parásita que inyecta sus huevos en el cuerpo de una oruga para que la larva pueda consumir vivo al huésped … Podemos compartir su perplejidad al contemplar el cuerpo político estadounidense y lo vil que ahora se agacha dentro de él, esperando ser incubado y comenzar su comida”.

Las esperanzas de que Trump “girara” y se convirtiera en alguien “presidencial” se frustraron en el discurso del 20 de enero de 2017. Un día después, el secretario de prensa, Sean Spicer, intentó engañar a la nación sobre el tamaño de la multitud en la ceremonia inaugural, y poco después, la consejera de la Casa Blanca, Kellyanne Conway, defendía los “hechos alternativos” de Spicer. Fue el estallido de una pandemia de desinformación.

Trump, según todos los reportes, trató de gobernar por instinto, negándose a leer los informes de seguridad nacional, pero aferrándose a las palabras de los presentadores de Fox News. Su cuenta de Twitter brindó una ventana asombrosa a su pensamiento y puso nerviosa a su nación. Mostró el anhelo narcisista de atención de los medios y la afirmación del personal de la West Wing, que iba y venía a un ritmo récord.

Atacó a la burocracia gubernamental, buscó deshacer el legado de Barack Obama y mostró el descaro y la desvergüenza que definieron su carrera empresarial: lanzar insultos, nunca pedir disculpas, devolver el golpe más fuerte y deshacerse de distracciones constantes. Imitó a los demagogos del pasado al entregar a su familia los principales puestos de trabajo y ridiculizó a los medios de comunicación con epítetos como “noticias falsas” y “enemigos del pueblo”.

Solo en su primer año, Trump firmó una orden ejecutiva para evitar que personas de siete países de mayoría musulmana ingresaran a EU; despidió al director del FBI, James Comey, y a otros funcionarios cuya lealtad era menos que absoluta; anunció la salida de EU del Acuerdo de París; y respondió a la mortal violencia nacionalista blanca en Charlottesville, Virginia, insistiendo en que había participado “gente muy buena en ambos lados”.

A medida que avanzaba su mandato, Trump supervisó una política de “tolerancia cero” en la frontera que separaba a los padres inmigrantes de los niños y eliminaba las regulaciones ambientales. Alentó el movimiento de conspiración QAnon, descrito como una amenaza terrorista nacional por el FBI. En un lenguaje a menudo mezclado con imágenes violentas, hablaba de “dominar a los liberales” e hipnotizar a la base social con su “Haz que EU vuelva a ser grande” en mítines con sabor a culto.

Jim Mattis, un general retirado de la Infantería de Marina de cuatro estrellas que se desempeñó como su primer secretario de defensa, dijo el año pasado: “Donald Trump es el primer presidente en mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, ni siquiera pretende intentarlo. En cambio, trata de dividirnos”.

Sin embargo, durante tres años, su suerte de novato se mantuvo y la reelección parecía posible. Una investigación sobre los vínculos entre la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y la campaña de Trump dio lugar a varias condenas penales, pero terminó en un anticlímax. Fue acusado por la Cámara de Representantes por presionar a Ucrania para obtener favores políticos, pero el Senado lo absolvió cómodamente.

Trump complació a los republicanos al nombrar a tres jueces de la Suprema Corte y a más de 220 jueces federales, lo que le dio al poder judicial una inclinación conservadora duradera, y promulgó los mayores recortes y reformas fiscales en una generación. Invirtió en el ejército y regresó tropas a EU, negoció un nuevo acuerdo comercial con Canadá y México y ayudó a negociar acuerdos entre su aliado Israel y tres estados árabes.

Newt Gingrich, un expresidente de la Cámara de Representantes republicano, dijo: “Fue una ruptura populista notablemente efectiva del antiguo orden. Cambió las regulaciones, reconstruyó las fuerzas armadas de EU, reorientó la política exterior estadounidense a los intereses estadounidenses, renegoció la política comercial en torno a los empleos en EU, comenzó a cambiar fundamentalmente el sistema judicial de regreso a una base constitucional… Y, al mismo tiempo, estaba generando crecimiento económico, por lo que tenía el desempleo entre negros y latinos más bajo en la historia de Estados Unidos”.

Utilizando un término que había llevado a críticas generalizadas a Trump por alimentar el racismo, Gingrich agregó: “Excepto por la enorme intrusión del virus chino, fue un período asombrosamente exitoso”.

Pero el coronavirus lo cambió todo. Desde el principio, Trump minimizó la amenaza y no logró construir una estrategia de pruebas a nivel nacional. Dejó de lado a los funcionarios de salud pública al negarse a abrazar el uso de máscaras y al sugerir tratamientos no probados, incluida la inyección de desinfectante, y finalmente fue hospitalizado con el virus. Las vacunas llegaron a una velocidad histórica, pero su distribución se retrasó y fue descrita por el presidente electo Joe Biden como un “fracaso lamentable”.

El verano trajo otra crisis. Ante las protestas masivas contra la injusticia racial, Trump respondió con fuerza bruta, con una retórica de la ley y el orden y una renovada guerra cultural por las estatuas y los símbolos confederados. El 1 de junio, las fuerzas de seguridad ahuyentaron a manifestantes pacíficos con gases lacrimógenos fuera de la Casa Blanca antes de que el presidente realizara una sesión fotográfica, sosteniendo, torpemente, una Biblia en una iglesia histórica.

Pero para cada acción, hay una reacción igual. La era de Trump también fue la era de #MeToo y Black Lives Matter. Su inauguración fue seguida inmediatamente por marchas de mujeres que incluyeron un récord de 4 millones de personas en Washington. La “resistencia” fue mantenida por activistas, periodistas, políticos, satíricos, perros guardianes, denunciantes y votantes, quienes dieron su veredicto entregando a los demócratas la Cámara, luego la Casa Blanca y luego el Senado.

Al aprovechar la idiosincracia de EU, el presidente, sin darse cuenta, le hizo un favor al sacar a la superficie todas sus tensiones internas e historias atormentadas, haciéndolas mucho más difíciles de negar. Arisha Hatch, vicepresidenta del grupo activista Color of Change, dijo: “Los cuatro años de Trump en el cargo llevaron a un gran grado de sufrimiento, pero también será recordado como una época de ajuste de cuentas racial, una época en la que la justicia racial finalmente se convirtió en una cuestión mayoritaria.

“Trump será recordado por exponer los defectos de nuestra democracia que, durante décadas, nos han impedido alcanzar la equidad racial. Trump fue un síntoma de muchos problemas, no la causa”.

Trump una vez se jactó de que podía disparar contra alguien en la Quinta Avenida de Nueva York y no perder votantes, una idea que se reivindica una y otra vez, incluso cuando aumentó su apoyo de 63 millones de votos en 2016 a 74 millones en 2020, más que cualquier presidente en ejercicio en la historia. Pero su oponente, Biden, obtuvo un récord de 81 millones de votos y ganó 306 a 232 en el colegio electoral. Trump se negó a ceder y lanzó una campaña sucia plagada de demandas, fantasías y propaganda para revertir el resultado.

Pero los funcionarios, los tribunales, la sociedad civil y los medios de comunicación se mantuvieron firmes. Cuando Trump se volvió contra sus aliados más cercanos, incluido el vicepresidente Mike Pence, muchas  semanas de negación electoral y años de retórica incendiaria alcanzaron un clímax ardiente cuando una turba asaltó el Capitolio de EU, haciendo alarde de la bandera confederada y la iconografía de la extrema derecha. Cinco personas murieron y los miembros del Congreso se escondieron temerosos.

Gwenda Blair, una biógrafa de Trump, dijo: “Esa fue quizás la primera vez que me sentí realmente conmocionada y realmente, personalmente, físicamente asustada. He tenido miedo antes, pero esa fue la primera vez que pensé: ‘Realmente podría suceder aquí’. Fue la primera vez que todas las normas y todas las nociones de que eso sólo pasaba en otro lado se esfumaron”.

Blair fue entrevistado por The Guardian en un restaurante de Nueva York en julio de 2015 cuando Trump comenzaba su ascenso político. Al recordar todo lo que ha sucedido desde entonces, reflexionó: “Es una combinación de exactamente lo que esperaba y peor de lo que podría haber imaginado. Es absolutamente consistente con toda su carrera, pero, incluso como alguien que lo ha estado observando durante más de 30 años, es difícil entenderlo”.

Trump, de 74 años, de cantor de carnaval al hombre más poderoso del mundo, deja un legado de división, destrucción y muerte. Aceleró la desconfianza de los estadounidenses en las instituciones y entre sí, librando la guerra contra la verdad misma. Todavía tiene millones de acólitos cuyo divorcio de la realidad de la presidencia de Biden amenaza con una mayor inestabilidad y violencia por parte de terroristas domésticos. En el extranjero, Trump convirtió a EU en objeto de burla, desprecio o lástima mientras se acercaba a varios autócratas extranjeros y alienó a sus aliados de toda la vida.

Leon Panetta, exsecretario de Defensa y director de la CIA, dijo: “Los historiadores del futuro dirán que quizás fue la peor presidencia que ha tenido Estados Unidos por la persona que es Trump y porque tenía poco respeto por los valores asociados con la investidura, no creía que hubiera ninguna regla que lo limitara y, en general, socavaba la fuerza de Estados Unidos en un momento muy crítico, tanto en el país como en el extranjero”.

Pero el miércoles se apagarán las luces de la presidencia de los reality shows cuando Trump salga de la Casa Blanca derrotado y en desgracia, enfrentando otro juicio político en el Senado. Una encuesta del Pew Research Center encontró que su índice de aprobación se ha derrumbado al 29%, el más bajo de su presidencia. Incluso ha sido expulsado de las redes sociales, privándolo del megáfono de Twitter que les daba noches de insomnio a diplomáticos y periodistas.

Biden tomará posesión en una ciudad que se asemeja a una fortaleza y comenzará a limpiar cuatro años de carnicería. La proclamación del expresidente Gerald Ford después de la partida de Richard Nixon (“nuestra larga pesadilla nacional ha terminado”) será muy recordada. Muchos esperarán que Trump haya sido un simple latido en términos históricos, un destello cuando el bastón de mando pasó de Obama a Biden y una advertencia para el futuro: no hagamos eso de nuevo.

Larry Sabato, director del Centro de Política de la Universidad de Virginia, dijo: “Si la historia es honesta, recordará a Donald Trump como, con mucho, el peor presidente de la historia. Nadie más se le acerca. Ni Warren Harding, ni James Buchanan, ni Richard Nixon. Nadie se acerca.

“Y más allá de eso, en mi opinión, es el ser humano más horrible que jamás se haya sentado en la Oficina Oval. Además de ser el peor presidente, es una persona terrible. ¡Qué combinación! Espero haber aprendido esta lección. Esto debería recordarles a todos los estadounidenses lo que sucede cuando cometen un error con su voto”.