Síguenos

 

Mundo

Un “salario de hambre” pero mucha vocación en un hospital de Venezuela

En el Hospital Clínico Universitario de Caracas, los trabajadores ganan el salario mínimo de 2.2 dólares mensuales. “Uno no puede comer con eso”, dice un camillero.

Foto: Pedro Mattey / AFP)

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

AFP.- Johany Pérez ha trabajado en un hospital caraqueño desde que tiene 16 años. Hoy, 14 años después, gana “un salario de hambre“, el mínimo de 2.2 dólares mensuales, en medio de una severa crisis económica que arrasó con el poder adquisitivo en Venezuela.

Se niega a renunciar, como muchos trabajadores comprometidos con el Hospital Clínico Universitario de Caracas, uno de los centros más importantes para la formación de médicos en el país sudamericano.

“Amo mi hospital”, pero “tenemos un salario de hambre, que llaman mínimo y que se ha convertido en más mínimo porque uno no puede comer con eso”, dice este camillero. “Estamos trabajándole gratis al Estado“, añade con disgusto.

Lee también: ‘Zona de guerra’: miles huyen mientras tropas de Venezuela y rebeldes de Colombia chocan

El sueldo más alto de un profesional en la administración pública no llega a 10 dólares, incluso tras un aumento decretado por el presidente Nicolás Maduro de casi 300%, diluido desde el inicio por la hiperinflación y la depreciación de la moneda.

Se paga con devaluados bolívares, desplazados ahora por los dólares,que imperan en cualquier transacción. “No alcanza para nada“, explica Matilde Lozada, enfermera de 54 años, 25 en servicio. “Ni para venir a trabajar”. Su sueldo equivale a seis días de lo que gasta en transporte público.

Matilde, sin embargo, no deja de ir. Tampoco el médico que no quiere “abandonar el barco”, el limpiador que camina los pasillos con una cubeta y un trapeador o la señora que todos los días reparte la misma pasta sin sal para la cena de los pacientes hospitalizados.

Venimos por vocación“, señala una enfermera instrumentista que pide reservar su nombre, que se apoya con servicios a domicilio que cobra a 15 o 20 dólares por visita.

Lee también: Estilista, francotiradora y ‘dispuesta a dar la vida’ por Venezuela

Nadie puede vivir con un salario mínimo, insuficiente para comprar un kilo de carne, en este país con una masa laboral de 14 millones de personas, casi la mitad de la población.

Es tan bajo que dejó de ser referencia en el sector privado, donde el sueldo promedio ronda los 50 dólares mensuales. Solo los 3.3 millones de trabajadores de la administración pública se rigen por este pobre salario, que los obliga a complementar ingresos en la economía informal.

“Somos como MacGyver”

Este hospital es una joya arquitectónica en el complejo de la Universidad Central de Venezuela (UCV), declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero sus pasillos son testigos de años de abandono y falta de inversión: paredes sucias, pisos rotos o elevadores fuera de servicio. 

Médicos y enfermeras cuentan que traen de casa el cloro para limpiar las instalaciones y que no tienen sutura, guantes o tapabocas. Funcionan dos de ocho quirófanos. “Todo lo conseguimos por donaciones”, dijo un doctor bajo anonimato por temor a represalias. “Es un hospital destruido“.

Una paciente dos veces sobreviviente de cáncer murió de una infección urinaria porque no había antibióticos. El gobierno vincula la crisis con las sanciones internacionales contra el país, aunque esta comenzó mucho antes de las imposición de las medidas.

Lee también: Inflación en Venezuela cerró 2020 en casi 3.000%, según su propio Banco Central

La deserción de estudiantes de posgrado subió con la pandemia de Covid-19, pues los residentes reciben también sueldo mínimo y dependen de sus padres para subsistir, sobre todo quienes llegan de la provincia. “Esos chamos (jóvenes) no comen“, sostiene el médico, que recibe 25 centavos de dólar al mes por su trabajo docente. Vive de consultas privadas.

Entre todo el personal reúnen dinero para nuevas cerraduras o reparaciones de equipos. “Somos como MacGyver, parapeteando (remendando) todo”, bromea el doctor en relación al personaje televisivo, famoso por su inventiva.

Dolarización negada

El sindicato ha pedido dolarizar sueldos en el Hospital Clínico Universitario, pero la posibilidad es lejana. “Hemos entregado comunicaciones al Estado, a las Naciones Unidas, hemos ido a muchos entes”, dice Chaira Moreno, sindicalista y administrativa. 

En el oscuro sótano donde queda su oficina, colgó hojas escritas con marcador exigiendo mejores condiciones, pero el director del hospital, Jairo Silva, le dijo en una reunión que “ya había agotado todos sus recursos” y que “ya no dependía de él”.

Trabajadores con más de 10 años de servicio vieron su salario reducirse al absurdo. “Yo construí mi casa con lo que ganaba… y comía en la calle. Hace ocho años que no sé lo que es eso“, asegura una trabajadora en la cocina.

Se apoya alquilando dos habitaciones en su casa, por 20 dólares mensuales cada una, y con su sueldo como conserje en un colegio privado. El día anterior pudo finalmente darse un gusto: compró un sostén. “Me costó cinco dólares, que todavía me estoy sudando”, dice risueña mientras nuestra una de las tiras del sujetador por debajo del uniforme.

También te puede interesar

Mundo

Jua Guaidó afirmó que los policías no se identificaron y que no fue llevado ante la presencia de vecinos y la prensa.

México

La Corte rechazó suspender para el Inegi la aplicación de la ley que obliga a que los funcionarios públicos ganen menos que el presidente.

Cultura

La librería en la Zona Rosa de la CDMX es la más grande de Latinoamérica y ofrece más de 20 mil títulos de voces...

Mundo

El país se encuentra en un 'punto de inflexión' que podría afectar a una región más amplia, advierten los expertos; en tanto, la 'fatiga...

Publicidad