Funcionario del Talibán invita a mujeres a sumarse al gobierno de Afganistán
Los talibanes tomaron el domingo el control de Kabul después de que sus combatientes entraran en la capital de Afganistán sin encontrar resistencia. Foto: EFE.

El Talibán anunció una ‘amnistía’  en Afganistán e invitó a las mujeres a colaborar en el gobierno. La declaración fue dada por Enamullah Samangani, miembro de la comisión cultural de los talibanes, en la televisión estatal del país árabe.

“El Emirato Islámico no quiere que las mujeres sean víctimas (…) Deben estar en la estructura del Gobierno de acuerdo con la sharia”, declaró. 

Samangani no abundó sobre la supuesta amnistía, pero invitó a los trabajadores públicos a retornar a sus actividades.

“La estructura del gobierno no está todavía del todo clara, pero según la experiencia debería haber un liderazgo totalmente islámico y todas las partes deberían unirse”, agregó.

A la par, dijo que no forzarán a la población a integrarse al Islam.

“Nuestro pueblo es musulmán y no estamos aquí para forzarlo al Islam”, aseguró.

Durante 1996 y 2001, los talibanes en el gobierno impusieron una visión ultraortodoxa de la ley islámica que impedía a las mujeres estudiar o trabajar, salir de casa si no era acompañadas de un miembro masculino de su familia y les obligaba a llevar el burka (velo integral) en público.

Las flagelaciones y ejecuciones, incluso la lapidación por adulterio, eran prácticas habituales en las plazas y estadios de las ciudades. 

Sin embargo, la situación, sobre todo en las zonas rurales, no mejoró sustancialmente para las mujeres con la marcha de los talibanes en 2001. 

mujeres Afganistán
Afganos en calles de Kabul. Foto: EFE.

Este 16 de agosto, mujeres de todo el mundo se sumaron a un manifiesto e instaron a la comunidad internacional a a “abrir las puertas a Afganistán y las afganas”.

El manifiesto pide a la comunidad internacional que “exija al poder talibán mantener abiertas las fronteras para que todas las personas que deseen abandonar Afganistán huyendo de un poder fanático impuesto por la fuerza de las armas puedan hacerlo en unas mínimas condiciones de seguridad”.

Reclama también que se “respete los deberes elementales de solidaridad y compasión humana admitiendo en los vuelos y convoyes de repatriación de extranjeros al mayor número posible de afganos y especialmente afganas en peligro inminente, hayan estado o no al servicio de Estados o instituciones que los talibanes consideran enemigos”.

A su vez, pide atención “a las mujeres en especial situación de riesgo, sea por haber desempeñado tareas profesionales prohibidas por los talibanes, asistido a escuelas y universidades, conducido su vida al margen de una moral fanática o cualesquiera otros motivos”.

-Con información de AFP y EFE.