El Supremo de EU mantiene el programa “Quédate en México” contra migrantes
México rechazó que no se suspendiera la aplicación del programa de EU. Foto: EFE

El Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó este martes un pedido del gobierno del presidente Joe Biden de suspender la aplicación de la orden de un juez federal que restableció el programa “Quédate en México”, el cual obliga a los migrantes solicitantes de asilo a permanecer en ese país mientras se resuelve su caso en territorio estadounidense; la medida ya causó el rechazo del gobierno mexicano,

En una orden no firmada, el Supremo denegó la petición, al señalar que los solicitantes no lograron demostrar que el memorando que rescindió el programa puesto en marcha durante la Administración del ahora expresidente Donald Trump (2017-2021) no fue “arbitrario y caprichoso”.

Los magistrados Stephen Breyer, Sonia Sotomayor, Elena Kagan, considerados liberales, aclararon que hubiesen concedido la solicitud del gobierno de Biden, sin que entraran en detalles.

El Gobierno de Biden deberá ahora cumplir con el fallo del juez federal de Texas. Sin embargo, el caso pasará a un tribunal de apelaciones y puede volver al Supremo, donde seis de sus nueve integrantes son de tendencia conservadora.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) -que tiene a cargo el sistema de inmigración estadounidense- expresó en un comunicado que está “respetuosamente en desacuerdo” con la decisión del tribunal del distrito y lamentó que el Supremo “se haya negado a emitir una suspensión”.

Roberto Velasco Álvarez, jefe de la Unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), informó que el gobierno de EU ya se acercó y calificó la medida como “unilateral”,

“México no es parte del proceso judicial, el cual trata sobre una medida unilateral estadounidense”, escribió en un tuit el funcionario mexicano que agregó que este miércoles intercambiará información para definir las medidas que se tomarán.

En todo caso, señaló que mientras el proceso de apelación continúa, cumplirá la orden “de buena fe” y apuntó que ha comenzado a participar, junto con socios interinstitucionales, en las discusiones diplomáticas con el gobierno de México en torno a este programa.

Biden suspendió en su primer día en la Casa Blanca las inscripciones en ese programa, impulsado en enero de 2019 por Trump y por el que Estados Unidos envió a más de 60,000 indocumentados que cruzaron la frontera a esperar durante meses en México sus citas ante jueces migratorios.

En febrero, el Gobierno de Biden empezó a permitir la entrada en Estados Unidos de migrantes con casos activos bajo el MPP y en junio, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) puso fin definitivamente al programa, muy criticado por organizaciones de derechos humanos.

El pasado 13 de agosto, el juez federal Matthew Kacsmaryk, nominado por Trump para su cargo en una corte de Texas, dio la razón a los fiscales generales de Texas y Misuri, que habían demandado a la actual Administración en abril por su decisión de acabar con el programa.

El fiscal general de Texas, Ken Paxton, celebró este martes en Twitter la decisión del Supremo como una victoria suya, e indicó que ese programa, denominado Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, en inglés), debe ser reinstaurado “ahora”.

Por su parte, Omar Jadwat, de la Unión de Libertades Civiles de EU (ACLU, en inglés), señaló que la Administración de Biden “tuvo razón al rescindir” esa política, pero indicó que ahora debe ” tomar todas las medidas disponibles para poner fin por completo a este programa ilegal, incluso rescindirlo con una explicación más completa”.

Con información de EFE