Reino Unido termina la evacuación de 15,000 elementos en Afganistan
Soldados del Reino Unido tras salir de Afganistán. Foto: @BWallaceMP/Twitter.

El Reino Unido concluyó este sábado su operación de evacuación de Afganistán tras la salida de un vuelo con sus últimos soldados en el país  y dijo lamentar no haber podido sacar a cientos de colaboradores afganos.

El ministerio de Defensa tuiteó que “un vuelo final transportando al personal de las Fuerzas Armadas británicas ha dejado Kabul”, mensaje acompañado por una fotografía de unos soldados con aspecto cansado embarcando al avión.

Horas antes, el Reino Unido había enviado un último avión para evacuar civiles de Afganistán, y destinó sus últimos esfuerzos en retirar al personal diplomático y militar restante antes de la fecha límite del 31 de agosto para la retirada de las tropas estadounidenses.

El primer ministro Boris Johnson agradeció a todos los que participaron en la operación y subrayó que en menos de dos semanas se evacuaron 15,000 personas.

“Quiero agradecer a todos aquellos implicados y a los miles que han servido allí las dos últimas décadas”, dijo en un mensaje en redes sociales.

El jefe de las fuerzas armadas del Reino Unido, el general Nick Carter, dijo que la operación de evacuación “salió tan bien como se pudo”, pero que fue “desgarrador” no haber “podido sacar a todos”.

Carter calculó que el número de afganos elegibles que no habían sido evacuados era “de unos cientos”.

El ministro de Defensa, Ben Wallace, estimó anteriormente que entre 800 y 1,100 afganos elegibles para la reubicación bajo el esquema del Reino Unido “no lograron” salir.

Uno de los últimos en retirarse de Kabul fue el director británico de la organización benéfica de animales Nowzad, Paul o “Pen” Farthing, cuya campaña para evacuar a 200 gatos y perros en un avión fletado de forma privada había causado polémica en el Reino Unido.

“Nos alivia confirmar que Pen y los animales de Nowzad dejaron Afganistán por la tarde y están a salvo”, escribió esta organización en Twitter.

La insistencia de Farthing en sacar a sus animales mientras muchos afganos se quedaban atrás, incluidos algunos trabajadores de Nowzad, fue ampliamente criticada en Reino Unido.

El responsable del comité de asuntos exteriores de la Cámara de los Comunes, Tom Tugendhat, explicó a LBC Radio que un traducor afgano que trabajó para el Reino Unido le había preguntado: “¿Por qué mi hijo de cinco años vale menos que un perro?”.