Síguenos

 

Opinion The Guardian

Hellen Keller: ¿por qué una teoría de la conspiración en TikTok socava su historia?

A pesar de la historia como escritora y activista de Hellen Keller, lo que empezó como una broma gana tracción. Cabe plantear preguntas que vayan más allá de la credulidad de la Generación Z.

Helen Keller conoció al presidente Eisenhower en una visita a la Casa Blanca en noviembre de 1953. Fotografía: AP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cuando internet se llena de teorías de conspiración, puede ser difícil decidirse por cuál preocuparse. Mientras QAnon y Pizzagate probaron tener potencial para polarizar con repercusiones en el mundo real, otras florecen bajo el radar, o más bien pasan desapercibidas por cualquiera de más de 25. Lo que quiero decir es: los adolescentes de TikTok dudan de la existencia de Helen Keller

Ya sé, yo también tuve que leer esa oración unas veces más. ¿Cómo podría debatirse la existencia de Keller? Hay mucho material grabado de la autora activista y defensora de los derechos de las personas con discapacidades, que quedó sordociega después de una enfermedad de la infancia, aprendió a comunicarse con señas con las manos y a entender a otros con el método Tadoma, y aprendió a hablar. Atendió a Harvard, escribió 12 libros y muchos más ensayos y lecturas. Su autobiografía se adaptó al cine y al teatro. Viajó por el mundo, hizo campaña por los derechos civiles, derechos de los trabajadores y sufragio de las mujeres. Su libro de socialismo lo quemaron los Nazis. Murió en 1968. El lugar donde nació ahora es un museo. 

Hellen Keller y su maestra Anne Sullivan. (AP Photo/Courtesy of the Thaxter P. Spencer Collection/Wikicommons

Parece que nada de esto importa. El guionista Daniel Kunka, que descubrió la teoría conspirativa mientras hablaba con sus sobrinos y sobrinas, dijo que ellos y otros no dudan de la existencia de Hellen Keller la mujer, sino del hecho de que fuera sorda y ciega y capaz de escribir libros. Sin pensar por un momento en lo ofensivo de esto, parece que la conspiración comenzó como una broma. Cualquiera que conozca a un miembro de la Gen Z sabe que son criaturas del internet, por lo que tienen una comprensión casi enternecedora de la ironía. Son ejemplos vivientes de lo que se llama “colapso del contexto”. Aún así parece que algunos adolescentes sí dudan de los logros de Keller, o, en algunos casos, que tenía una discapacidad. Algunos de los videos se removieron, TikTok le dijo a Newsweek que cualquier publicación que “deshumanice a otros por una discapacidad es una violación de nuestros lineamientos de la comunidad”. Pero otros siguen disponibles. “¿Viene de nuestras inseguridades?¿Podría ser que una mujer ciega y sorda con más éxito en la vida que todos nosotros sea demasiado para aceptar? Posiblemente”. escribió una mujer joven en Medium, con tanto solipsismo extraordinario que esta corresponsal tuvo que tomarse un momento. 

Obviamente, toda la teoría es terriblemente capacitista, y sirve como ejemplo de los tipos de prejuicios a los que las personas con discapacidades se enfrentan todos los días, particularmente aquellos con discapacidades invisibles, que pueden tener problemas con la gente por usar lugares de estacionamiento o baños para discapacitados cuando ellos “no parecen discapacitados”. Cualquiera con una pizca de sentido sabe que los seres humanos son capaces de lograr cosas extraordinarias, sin importar los obstáculos a los que se enfrenten. Después de que un infarto lo dejó con síndrome de enclaustramiento, Jean-Dominique Bauby escribió La escafandra y la mariposa al parpadear con su párpado izquierdo. Naoki Higashida, con autismo y habilidades limitadas de comunicación verbal, escribió La razón por la que salto con una rejilla de ideogramas. Donna Williams superó muchos abusos y prejuicios para producir su autobiografía en 1992 Nobody Nowhere. Estos solo son pocos ejemplos de un cuerpo entero de literatura que producen autores discapacitados a lo largo de los años. 

Hellen Keller leyendo labios en 1926. Foto: Underwood & Underwood/Wikicommons

Sería fácil decir “¡los adolescentes de hoy!” sobre la teoría de Helen Keller. Tal vez, en algún nivel, esto es lo que la Generación Z quiere. (Sigo medio inclinada a pensar que es una broma gigante, es así de estúpido.) Aun así, culpar a una generación de todo esto ignora el hecho de que estas ideas no salen solas. ¿Quién les enseñó esta actitud hacia los discapacitados después de todo? ¿No son hombres de cierta edad los defensores más entusiastas de, por ejemplo, la noción capacitista, sexista y muy condescendiente hacia la activista de la Generación Z Greta Thunberg?

Hasta que toda la sociedad tome una actitud más matizada hacia la discapacidad, prejuicios como este no dejarán de existir. Todo lo que podemos hacer ahora es tener una conversación con los adolescentes en nuestras vidas sobre Keller y el capacitismo, y como las redes sociales propagan desinformación a tal punto que cualquiera puede declarar que alguien no es real. 

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Cultura

Abrir la puerta a aquello que nos saca de nuestra cotidianidad, liberándonos de los convencionalismos e incluso temores. Con poesía es como Ricardo Arenas...

Cultura

Esa tarifa del 10% le compra a un novelista como yo más que la oportunidad de un gran libro: desde una ayuda con el...

Anónimos Interesantes

Su historia podría ser la de un inmigrante norteamericano más que se instala en México, si no fuera porque atiende una librería en un...

Tecnología

El dueño de la aplicación para compartir videos reporta un aumento de 93% en sus ganancias netas con 19 mil millones de dólares en...

Publicidad