Sin el Inai, bienvenidos al reino de la opacidad

El Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Inai) atraviesa la situación más crítica desde su creación en junio de 2002, pues se encuentra inoperante al tener sólo cuatro de siete comisionados, por lo que no puede ordenar a ninguna dependencia entregar información que se le solicita.

Morena y sus aliados en el Senado de la República se negaron hasta el último día de sesión a hacer los nombramientos de comisionados que llevan pendientes más de un año. 

De acuerdo con especialistas consultados por La-Lista esta inoperancia a la que entró el Inai, hasta al menos septiembre de este año – si es que no se llama a un periodo extraordinario en el Senado para hacer los nombramientos – afectará en el derecho constitucional de ciudadanas y ciudadanos de acceder a la información pública. 

Jacqueline Peschard, expresidenta del Ifai, señaló que sin el Inai, “perdemos el ejercicio de un derecho que está establecido en la Constitución… pero sobre todo lo que perdemos es el conocimiento sobre cómo se está gastando el recurso público“.

Como exintegrante del Ifai, nunca se imaginó que el instituto viviría una situación como la actual, lo cual atribuyó a una instrucción desde el gobierno federal.

Sin el Inai, bienvenidos al reino de la opacidad - 870074_Seminario-Los-Desafios-de-la-Democracia-Mesa-1-7_web-1280x850
Foto: Daniel Augusto / Cuartoscuro

“Lo que revela el gobierno con esta instrucción que les ha dado a los senadores de no nombrar a los comisionados faltantes, lo que revela claramente es que no quieren dar información, la opacidad es su mejor protección frente a la renuencia que tiene el gobierno de transparentar el ejercicio de los recursos”, consideró Peschard en entrevista para La-Lista.

Al respecto, Fernanda Avendaño, coordinadora de Administración Pública en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), alertó que el Inai actualmente ya no puede resolver los recursos de revisión que interponen las y los ciudadanos ante dicho organismo cuando alguna institución pública les niega algún tipo de información. 

“Todo ese proceso en el que el Inai resuelve y analiza cada una de las situaciones de falta de información es lo que realiza el Pleno del Inai y que en este momento no puede realizar porque no está el quórum legal. Entonces se acumulan los recursos de revisión que cada una de las personas han metido por falta de información”, señaló. 

En ese sentido, Eduardo Bohórquez, director ejecutivo de Transparencia Mexicana, enfatizó que algunos de los recursos de revisión que no podrán resolverse en este periodo de inoperancia del Inai son los relacionados a gastos en megaproyectos de la actual administración. 

“No hay que olvidar que es solo cuando el gobierno le niega la información al ciudadano, que el Inai ordena al gobierno, transparentarla”, dijo a La-Lista.

En caso de que la inoperancia del pleno del Inai se prolongue hasta septiembre de este año, o incluso más, Fernanda Avendaño advirtió que podría derivar en mayores riesgos como que las dependencias públicas se nieguen a transparentar la información que les solicitan, como ya denunciaron algunas comisionadas. 

“El primero tiene que ver con esta bola de nieve, como lo reportaron las comisionadas y comisionados del Inai, que las instituciones públicas no están respondiendo las solicitudes de información porque unieron que la falta de sesión y la falta de quórum del Inai se relaciona con no responder las solicitudes. Las instituciones públicas se están rehusando, en mayor media, a contestar la información que cada una de las personas solicita”, apuntó. 

“Ese riesgo puede crecer, que ya no solamente sea una falta de sesión del Inai, sino una falta total y absoluta del cumplimiento del derecho de acceso a la información”, remarcó. 

“En segundo lugar, y que también está relacionado con todo lo que ha pasado en estos últimos meses contra el Inai, es que se está fortaleciendo esta idea de que el Inai no cumple con su trabajo y que, por lo tanto, no debería seguir operando y eso es sumamente riesgoso, porque a pesar de que el Inai tiene muchas áreas de oportunidad es una institución fundamental para la transparencia, para la lucha contra la corrupción y el fortalecimiento democrático”, remarcó.

El martes pasado, la comisionada del Inai, Norma Julieta del Río, reveló que desde que el instituto se quedó sin quórum legal para sesionar, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, ha presionado a unidades de transparencia para que no se le dé respuesta a solicitudes de información que se le hacen a la dependencia a su cargo.

De acuerdo con una persona de una unidad de transparencia, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) ha dado la orden de no entregar ningún tipo de información aunque se les solicite.

“Una persona de una unidad de transparencia se acercó y me dijo: ‘¿Comisionada qué hacemos para que, como unidades de transparencia, nos generen la información las áreas administrativas porque nos dicen que ya no van a entregar nada?’”, reveló la comisionada del Inai.

 “Yo le pregunté ¿Quién les ha dicho? Y me respondió: ‘No puedo decirle, pero es así como el segundo de a bordo’. Entonces yo vi el organigrama y dije que el segundo de a bordo debe de ser el secretario de Gobernación”, abundó.

La comisionada del Inai detalló que, pese a que el pleno no puede sesionar legalmente, es obligación de las dependencias darles respuesta a estas solicitudes de información.

Para Jacqueline Peschard es notorio que al presidente Andrés Manuel López Obrador no le gusta la transparencia:

“Desde que era jefe de Gobierno, él (AMLO) quiso desaparecer el instituto de transparencia del entonces Distrito Federal, justamente porque no le gustaba la transparencia, nunca le ha gustado, siempre le ha incomodado, no confía en ella, y es muy fácil decir: no confío en ella porque yo soy un gobierno honesto, el problema es que más allá de que se hagan investigaciones sobre qué tan honesto es este gobierno, el derecho de saber y de conocer cómo se gastan los recursos es un derecho fundamental”, anotó.

Intento de desaparecer al Inai, una decisión desacertada 

Sin el Inai, bienvenidos al reino de la opacidad - inai_transparencia
Foto: Rogelio Morales/ Cuartoscuro

Los tres especialistas consultados por La-Lista reprocharon la intención de Morena de desaparecer al Instituto Nacional de Transparencia y trasladar sus funciones a alguna dependencia de gobierno, situación que, consideraron, convertiría a dicho organismo en un ente irrelevante. 

Eduardo Bohórquez, de Transparencia Mexicana, apuntó que “el Inai es un organismo constitucional autónomo. Si se reforma la Constitución sería para quitarle su independencia y subordinarlo a un órgano de gobierno. Se convertiría en una oficina más de la administración pública federal, perdería fuerza y se volvería irrelevante para el ciudadano”.

“(Si el Inai desaparece) De ser una de las sociedades con un mayor derecho a la información, regresaríamos a ser una nación donde el gobierno decide qué quiere que sepamos y qué no. Regresaríamos a la era de la propaganda gubernamental”, sentenció. 

Jacqueline Peschard anotó que “pensar que pudiera pasara a la Secretaría de la Función Pública es una regresión terrible, es que fuera el gobierno juez y parte, es que no pudiera vigilar lo que hacen otros poderes y organismos autónomos y mucho menos lo que hacen gobiernos en los estados, no puede ser”. Tampoco la Auditoría Superior de la Federación, pues “no está hecha para dar información, está hecha para auditar cuenta pública, entonces son funciones muy distintas que tienen las distintas entidades”.

Por su parte, Fernanda Avendaño resaltó que la lucha contra la corrupción depende de varias instituciones que realizan funciones distintas y no sólo es una responsabilidad del Inai. 

“Lo que realiza el Inai en materia de transparencia no es lo que realiza la Auditoría Superior de la Federación al fiscalizar el gasto o la Secretaría de la Función Pública al monitorear el comportamiento de las instituciones públicas. Cuando pretendes que una absorba las funciones de la otra pierdes por completo esta complejidad del fenómeno y coordinación para combatir la corrupción”, atajó. 

“Ese es el precedente de no identificar el valor del Inai, no querer aceptar el valor del Inai (…) es una falta de entendimiento y de asumir que es un problema difícil (la corrupción) que no se soluciona con una sola institución, pero que tampoco se soluciona con querer quitarle facultades a las institucionas que son incómodas o buscan ser incómodas al poder”, abundó. 

Peschard agregó que será la Corte la que tenga posiblemente la última palabra, al resolver sobre el tema ya sea para que los senadores cumplan con los nombramientos, o para que el instituto pueda sesionar con cuatro comisionados.

“La opacidad es la mejor manera de ocultar la información y de impedir que nosotros podamos ejercer ese derecho.

“El hecho de que no haya manera de que el Inai revise las respuestas que dan las distintas dependencias y entidades tanto del gobierno como de los otros poderes, nos deja a los ciudadanos en un estado de indefensión en el ejercicio de derechos fundamentales. Y esto es gravísimo, no solamente porque no podemos vigilar al gobierno, a los gobiernos, cómo gastan los recursos públicos, sino nosotros mismos tampoco podemos asegurar que nuestros datos personales estén utilizándose de manera adecuada”, lamentó.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales