Síguenos

 

Salud

‘Urgente. Se necesita oxígeno’: los nepalíes se movilizan para resolver la crisis del Covid

Los problemas políticos y un sistema de salud rebasado han hecho que los activistas jóvenes busquen la forma de responder a la pandemia.

Los pacientes de Covid-19 reciben oxígeno mientras esperan afuera de un hospital gubernamental debido a la falta de camas en Katmandú, Nepal. Foto: Agencia Anadolu / Getty

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Suena una alarma y: “Se necesita una cama para cuidados intensivos. Por favor es urgente”. Otro timbre: “En donde puedo encontrar Remdesivir. EMERGENCIA”. “Muy urgente se necesita un cilindro de oxígeno, paciente en última etapa”. Los mensajes nunca se acaban. Llegan continuamente publicaciones que piden camas de hospital, oxígeno, plasma y medicina.

No se trata de la línea de ayuda de Nepal sino de un grupo en línea que creó una graduada de salud pública de 24 años.

Cuando Prashikchhya Parajuli y sus amigas vieron el aumento de casos de coronavirus en India, sabían que Nepal sería el siguiente. Crearon un grupo en la aplicación de comunicación Viber para compartir consejos de salud con el público, pero pronto se llenó de mensajes solicitando ayuda. Para responder a cada solicitud desesperada se daban consejos, números de teléfono y tips para encontrar una cama de hospital.

También puedes leer: Nepal registró 19 casos positivos de Covid en el campamento de base del Dhaulagiri

“Tenemos una crisis de salud pública y una crisis política”, dice Parajuli. “La gente está pidiendo ayuda a gritos pero nadie la escucha. El gobierno está preocupado con su propia supervivencia. Así es que todos los que han perdido a un ser querido tratan de ayudar. Se encoge el corazón”.

En Nepal, la batalla en contra de la pandemia la dan no solo los médicos en los hospitales, sino también los voluntarios y los activistas por medio de las redes sociales, los grupos en línea y la organización comunitaria, mientras que a los líderes políticos se les consideran incompetentes e indiferentes.

La semana pasada el primer ministro, KP Sharma Oli, perdió un voto de confianza en el parlamento pero conservó su puesto cuando sus rivales políticos no pudieron formar un nuevo gobierno. El alboroto político comenzó en diciembre después de que Oli disolviera el parlamento y solicitó elecciones tempranas aparentemente con la intención de evitar un acuerdo para compartir el poder. La medida se consideró anticonstitucional, lo que dio lugar a varias semanas de maniobras políticas por parte de los partidos rivales justo cuando los casos de Covid 19 comenzaban a aumentar. 

El frágil sistema de salud del país ya fue rebasado, y el 44% de la gente que se hizo la prueba durante la primera semana de mayo estaba infectada con el virus. De acuerdo con las cifras oficiales, la semana pasada se registraron 183 muertes y más de 8,600 casos nuevos diarios siendo que la primera semana de abril se registraban menos de 200 casos al día. Pero los expertos aseguran que las cifras verdaderas son mucho más altas.

“La situación se estiró al máximo. Eso es muy malo”, dice Anup Bastola, consultor en jefe del Hospital Sukraraj de Enfermedades Tropicales e Infecciosas en Kathmandu. “Recibo llamadas todo el día de personas que buscan ventiladores… Es una época terrible. Le advertí a la gente que habría una segunda ola, pero nunca pensé que sería así”.

No te pierdas: Monte Everest: China y Nepal acuerdan una nueva altura

Elke Wisch, representante de Unicef en el país, dice que son necesarios los donativos en especie para combatir el aumento “alarmante” de casos. “El personal de cuidados está haciendo todo lo que puede, los hospitales y los centros de salud no se dan abasto y no hay suficiente oxígeno para apoyar a la gente que lo necesita y que cada vez son más”.

Por esta razón, los nepalíes recurren a las redes sociales y a ellos mismos para buscar ayuda.

Es la responsabilidad del gobierno tratar con esto, pero si el gobierno no está haciendo lo suficiente, tenemos que hacer algo. Se trata de una crisis”, afirma Luna Ranjit, miembro de Covid Alliance for Nepal, que está buscando una respuesta en diferentes frentes.

La alianza se ha enfocado en los esfuerzos para asegurar las vacunas para el país, en donde solo el 1% de la población ha recibido dos dosis de la vacuna. “La necesidad más urgente es el oxígeno, pero si queremos evitar que estas situaciones se repitan todo el tiempo, necesitamos vacunas”, aconseja Ranjit.

India suspendió la exportación de vacunas, la alianza está negociando con la embajada de Estados Unidos en Nepal y con los legisladores estadounidenses para que envíen a Nepal su excedente de vacunas.

Te recomendamos: OMS urge a países con vacunas excedentes que las donen a naciones con pocas dosis

Ranjit reconoce que hay límites para lo que puede hacer la sociedad. “Parece que la sociedad civil está llevando una gran parte de la carga, pero nuestros esfuerzos no están centralizados por lo que hay muchas acciones que se duplican”, dice. “Es complicado”.

Esto no ha detenido los esfuerzos de decenas de grupos, dentro y fuera de Nepal, en su mayoría formados por jóvenes urbanos que aprendieron a reaccionar tras el terremoto de 2015. Incluyen equipos que fabrican ventiladores y equipo de protección, proporcionan ayuda para alimentos, establecen líneas de ayuda e importan oxígeno.

Samaya Khadka, voluntario de Covid Connect Nepal, cuenta que su equipo lleva trabajando dos semanas sin descanso para encontrar camas de hospital, oxígeno y ventiladores para cientos de familias preocupadas. Cuando se verifican las solicitudes, el equipo empieza a llamar a los hospitales y a los contactos que se tienen para solicitar ayuda.

“Estamos trabajando casi 24 horas al día. Ayer estuvimos levantados hasta las 3 am buscando una cama de hospital”, narra Khadka, de 20 años, que tiene un equipo de más de 150 voluntarios en todo el país. “Si salvamos una sola vida, valdrá la pena”.

También lee: Brote de Covid en el Everest pone en duda la temporada de ascensos

La necesidad es mayor que los recursos que se tienen. El sábado el grupo de Khadka recibió 315 solicitudes de ayuda, pero solo pudieron resolver 19 de ellas. Sin embargo, dice, cuando se les acaba la energía, se encuentran con los mensajes de agradecimiento en las redes sociales.

Timbre: “Con tu ayuda encontramos un ventilador… Ahora su condición está mucho mejor. Gracias, muchas gracias. Me quito el sombrero”. Timbre: “Gracias por todo lo que han hecho en estos momentos de crisis”. Alarma: “Me alegro de tenerlos en esta situación. Mucho amor”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

México

Te presentamos el avance de los contagios, las defunciones y los casos activos de Covid-19 para este miércoles.

Mundo

Las guarderias, hospitales y medios de transporte serán la excepción a las restricciones para evitar contagios por el Covid-19.

Listas

Hugo López-Gatell informó sobre un repunte de casos Covid-19 en seis entidades de la República.

Opinión

López-Gatell también se despide las mañaneras de López Obrador. Con esto cierra las conferencias que ofeció durante la pandemia. ¿Cómo va a ser recordado?

Publicidad