Novios en renta, robots, cámaras: el negocio de la soledad está en auge
Foto: Stan Madoré/Pixabay.com

El de 2020 fue el año en que todos comenzamos el distanciamiento social. Pero el aislamiento ya era la norma para una población en rápido crecimiento y una gran oportunidad para muchas empresas. A medida que el aislamiento campea por el mundo como el propio virus, el negocio de la soledad está en auge.

Incluso antes de la pandemia, la soledad se consideraba una epidemia oficial en varios países. Las tasas de soledad en Estados Unidos se duplicaron en los últimos 50 años. En 2018, unos 200,000 de los ancianos del Reino Unido no habían hablado con un amigo o pariente en un mes, según un informe del gobierno, y el 75% de los médicos del país informan ver entre uno y cinco pacientes solitarios cada día.

El Covid-19 es una enfermedad aterradora, pero la soledad también mata. Un estudio de la Agencia de Recursos y Servicios de Salud descubrió que la soledad severa puede dañar tu salud tanto como fumar 15 cigarrillos al día. Investigadores en EU llegan al extremo de decir que las personas mayores que soportan largos episodios de soledad corren 45% más de riesgo de mortalidad que el resto.

A medida que los gobiernos se han movido para abordar el problema creciente, también lo hizo el sector privado. Pero, ¿cómo mitigas exactamente la soledad?

En parte, la respuesta era obvia: la mayoría de las soluciones se han basado en tecnología y las empresas han apostado por la compañía robótica, o virtual, para resolver la crisis.

La empresa israelí Intuit Robotics ha comenzado a realizar pruebas de ElliQ, un robot apodado “el compañero de un envejecimiento más feliz”. Parecida a una lámpara de mesa alta y blanca con una “cara” orbital, Eilli regañará a su dueño con amistosos recordatorios para que beba agua o se tome sus medicamentos, o lo alentará a jugar juegos de estimulación cognitiva. De vez en cuando, simplemente pone música por diversión.

Novios en renta, robots, cámaras: el negocio de la soledad está en auge - ElliQ1-1024x684
ElliQ. Foto: Cortesía

“A veces se siente como si fuera realmente una amiga o una persona que está realmente ahí”, dice una mujer en el video testimonial. “Es asombrosa”, afirma otro. “Puedo entrar, puedo sentirme un poco solo y triste y ella puede recogerme enseguida”.

Como ocurre con muchas subcategorías del sector de la tecnología, las empresas japonesas parecen ser las dominantes. Y con la soledad, su competencia en el área es probablemente una consecuencia de la relación que se ha desarrollado en este país con ella. Japón tiene la población de más rápido envejecimiento del mundo.

Actualmente, más de una cuarta parte de sus ciudadanos tienen 65 años o más, una proporción que se espera que aumente en 40% para 2050. La estadística ha dado lugar a un negocio completo en el que las empresas venden seguros a los propietarios, ofreciendo cuidar a los inquilinos que fallecen. en sus propiedades e incluso pagar los meses de alquiler vencidos.

Japón también tiene una solución de celebridades para aquellos que sufren de soledad gracias a Hatsune Miku, la estrella del pop holográfica que abrió una gira para Lady Gaga y vende espectáculos en todo el mundo, a pesar de no ser un humano real. Lo que quizás no se sepa es que los hombres de negocios japoneses también están acudiendo en masa para casarse con esta presencia de continuos 16 años de cabello azul. Por alrededor de 2,800 dólares, más un pago mensual, los compradores se pueden llevar un “orbe negro” que contiene a Miku, destinada a ser una novia en casa.

“No necesariamente te hará feliz estar atado a la ‘matriz’ normal de felicidad en la que un hombre y una mujer se casan y tienen hijos”, dice Akihiko Kondo, uno de los 3,700 maridos interdimensionales de Miku. “La amo y la veo como un ser humano real”.

Para los que no son tan románticos está Paro, el robot interactivo disfrazado de una foca blanca esponjosa que tiene como objetivo proporcionar los mismos beneficios comprobados que los animales de terapia de sangre roja. Según su sitio web: “Paro tiene cinco tipos de sensores: sensores táctiles, de luz, auditivos, de temperatura y de postura, con los que puede percibir a las personas y su entorno”. También imita los sonidos de las crías de foca reales.

Novios en renta, robots, cámaras: el negocio de la soledad está en auge - Picture-4-640
La foca animatrónica Taro. Foto: Cortesía

Por supuesto, hay productos más divertidos contra la soledad que salen de Tokio. Entrelaza tus dedos con una funda para iPhone para que sostenga su mano, o agarra un Dakimakura, una almohada para el cuerpo en forma de un personaje de anime, muy popular entre niños y adultos. O tal vez quieras probar la silla Tranquility, que tiene un muñeco de peluche descomunal que te envolverá por el precio de 435.

También hay soluciones humanas. Hay informes que sugieren que hay entre 600,000 y 1 millón de hikikomori en Japón, un grupo compuesto principalmente por hombres que se separan de la sociedad o se niegan a abandonar sus hogares. Las familias desesperadas por ayudar a sus hijos hikikomori han recurrido a servicios como Rent-a-Sister, en el que mujeres sin formación médica visitan los reclusos cada semana por aproximadamente 250 por sesión, ayudando a sacarlas de sus habitaciones y volver a la sociedad. La empresa responsable de Rent-a-Sister también abrió un dormitorio que sirve como “casa de transición” social. El programa de vivienda presume de una prometedora tasa de éxito del 80% para que los inquilinos pasen a vivir de forma independiente (ya que la mayoría fueron apoyados por sus padres).

En la vecina China, el negocio de los novios en alquiler está en auge, gracias en parte al estigma que enfrentan las mujeres solteras cuando tienen poco más de 20 años. La práctica no se centra tanto en curar la soledad como en convencer a los padres de estas mujeres de que no están solos. Es un truco romántico de ilusiones que sigue rondando en la soledad, aunque solo sea sacando provecho de la incomodidad de la sociedad con las personas solitarias en lugar de arreglar dicha soledad en sí.

Estos servicios de alquiler y robots pueden parecer remotos, pero hay ejemplos más inocuos de la industria de la soledad en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo, el popular podcast Sleep With Me de Drew Ackerman, con el que se arrullan más de 2.3 millones de oyentes mensuales con historias aburridas antes de dormir. Aunque originalmente fue creado para insomnes, encontró una audiencia amplia e inesperada en individuos solitarios.

“En mi experiencia, cuando no puedes dormir y es la mitad de la noche, te sientes solo”, dijo Ackerman a The Guardian. “Incluso cuando no estás físicamente solo, o incluso contextualmente solo: ‘Oh, tengo un sistema de apoyo, oh, tengo amigos’, como sea, en medio de la noche, sientes como si estuvieras solo”. Gracias a su podcast, miles de oyentes se quedan dormidos sintiendo que tienen a Ackerman a su lado.

Incluso los chicos y chicas de webcam, que normalmente se considera parte de la industria del sexo (o en su periferia), tienen un papel importante en aliviar la soledad.

“Todo el concepto de la webcam se trata básicamente de hablar y tener interacciones amistosas con la gente”, dijo Danika Maia, un webcam girl freelance y fundadora de Money Mama Club. “Así que hablas mucho y conoces a la gente. Escucho acerca de los problemas sociales de muchas personas, hago programas especiales para el Día de San Valentín y les envío mensajes personales y notas en video “.

Curar la soledad parece una idea moralmente sólida, pero los expertos advierten que estas “soluciones” pueden haber identificado el problema equivocado.

“No creo que la soledad se pueda curar”, dice Jeremy Nobel, miembro de la facultad de la Facultad de Medicina de Harvard, quien también es el fundador del UnLonely Project https://www.artandhealing.org/, una fundación que se enfoca en el arte y la curación. “Creo que la navegas… una forma más precisa de ver la soledad es que es una experiencia humana y tiene un propósito de la misma manera que la sed tiene un propósito. No mueres de sed, mueres de deshidratación. La sed envía una señal. La soledad es una señal de que hay una conexión humana que necesitas y que no estás obteniendo”.

Dicho esto, Nobel cree que la tecnología puede ser un alivio temporal para la soledad y que debemos seguir explorando estos productos. El peligro surge cuando estos productos comienzan a reemplazar el impulso de la conexión humana real, dijo.

“El escenario que nos gustaría evitar es que los niños digan: ‘Bueno, qué lástima que mamá, papá, abuela o abuelo se sientan solos’. Podría ir a visitarlos, pero en su lugar les enviaré una de estas feas animatrónicas'”.

La epidemia de soledad ha abierto una oportunidad de negocio fascinante y lucrativa. Pero si los consumidores comenzaran a depender demasiado de la tecnología, sustituyéndola por tiempo de mayor calidad dedicado a seres humanos reales, fácilmente podría conducir a un mayor aislamiento. En un giro extraño, la misma industria que se propone resolver la soledad podría jugar un papel importante en perpetuarla.

“Los seres humanos tienen cientos de miles de años de cableado biológico”, dijo Nobel. “Es posible que necesitemos más cosas de las personas de las que nos pueden dar un robot animatrónico”.

Traducido por Andrés González

https://www.theguardian.com/society/2020/nov/01/loneliness-business-booming-pandemic