Síguenos

 

Medio Ambiente

‘La fiebre del oro’ en las profundidades: denuncian planes secretos para explotar el fondo marino

Un informe de Greenpeace advierte sobre la concesión de permisos para una industria “profundamente destructiva” con poca supervisión. Exhorta a formar un tratado global sobre los océanos.

Uno de los riesgos es la destrucción de hábitats para los pulpos Dumbo, pangolines de mar y otras especies. Fotografía: NOAA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Por Jonathan Watts

Empresas privadas de minería y compañías de armamento ejercen a escondidas una nociva influencia sobre el destino del fondo marino, de acuerdo con un nuevo informe que resalta las amenazas que enfrenta el ecosistema intacto más grande del mundo.

Una investigación de Greenpeace encontró que un puñado de corporaciones europeas y estadounidenses dominan los contratos de exploración en búsqueda de cobalto y níquel, y han llegado a ocupar el sitio de representantes de gobiernos en juntas con el grupo que las supervisa: la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos (ISA), subdivisión de la ONU.

Greenpeace reportó que esto perjudica el manejo efectivo del medio ambiente y la distribución justa de riesgos y recompensas del fondo marino, que algunos estados y compañías quieren abrir para la explotación el próximo año.

Lee también: La Semarnat niega consulta pública a habitantes de Cabo del Este

Dados los riesgos potenciales de alterar los bancos de peces, contaminar el agua y el sonido, y la destrucción de hábitats para los pulpos Dumbo, pangolines de mar y otras especies, la organización consideró que no deberían aprobarse nuevas licencias. Indicó que, en su lugar, los gobiernos deberían implementar un tratado de los océanos, para asegurarse de que existan las protecciones adecuadas.

El mar como oportunidad

Las empresas mineras ven al fondo del mar como la última frontera para el boom de la extracción de minerales. Ya superaron los obstáculos tecnológicos, y el nuevo secretario general de la ISA, Michael Lodge, del Reino Unido, quiere que los estados miembros acuerden un nuevo reglamento para el próximo año, que fije estándares para las prácticas y permita el comienzo de la minería comercial.

El nuevo informe de Greenpeace, publicado el miércoles, sugiere que esto sería prematuro, porque la industria es secretiva y no cuenta con las regulaciones adecuadas. Algunos de sus descubrimientos son:

  • La explotación de los fondos marinos es profundamente destructiva. La excavación de los nodos minerales, por ejemplo, se lleva a cabo con tractores gigantes que devastan el lecho.
  • La organización supervisora (ISA) no cuenta con un grupo de evaluación científico o ambiental. En su lugar, una comisión técnica integrada principalmente por abogados y geólogos examina todas las solicitudes. Sólo tres de los 30 miembros de la comisión son biólogos o especialistas ambientales.
  • La ISA no rechazó ninguna de las 30 solicitudes de exploración que recibieron. Y tiene un posible conflicto de interés porque recibe casi 1 millón de pesos por cada permiso.
  • Se supone que los recursos del fondo marino son un beneficio para toda la humanidad, y promueven el desarrollo sustentable, pero sólo tres compañías de naciones acaudaladas poseen ocho de los nueve contratos para buscar minerales en la zona de la Fractura Clarion-Clipperton en el Pacífico que se han concedido desde 2010: DeepGreen de Canadá, Dredging Environmental and Marine Engineering NV (Deme) de Bélgica, y la subsidiaria en Reino Unido de Lockheed Martin, compañía estadounidense productora de armamento.
  • El papel de estas compañías es poco claro. Ninguna de ellas está en la lista de contratistas de la ISA. Muchas operan a través de subsidiarias o se asocian con empresas de pequeñas islas estado, a menudo en cooperación con los gobiernos nacionales. Esto incrementa las preocupaciones sobre las responsabilidades en caso de un accidente, las subsidiarias suelen ser pequeñas, lo que puede resultar en países pobres con deudas enormes.
  • La influencia corporativa en algunos gobiernos es tan grande para la ISA que los directivos de DeepGreen ocuparon temporalmente el puesto de los delegados de Narau en la sesión del consejo de ISA de febrero de 2019, donde los ejecutivos de Deme también hablaron en nombre de Bélgica.
  • Los vínculos entre el gobierno del Reino Unido y la industria también son peligrosamente estrechos. Funcionarios del gabinete llegan a trabajar con Lockheed Martin después de retirarse. El antiguo primer ministro, David Cameron, utilizó los cálculos de Lockheed Martin sobre el valor potencial de la industria minera en el fondo marino, en lugar de estudios independientes.

Evidencia del peligro

Los peligros del sistema se manifestaron en 2019, cuando Nautilus, empresa explotadora del fondo marino, se declaró en bancarrota y dejó a su estado de origen, Papúa Nueva Guinea, gastos sustanciosas para limpiar los desastres.

Papúa Nueva Guinea está entre un creciente grupo de naciones que solicita la suspensión de la industria, junto con conservacionistas ambientales como David Attenborough y Chris Packham.

Pero los permisos de exploración para los lechos internacionales cubren un área equivalente al tamaño de Francia y Alemania combinados, y esa zona se expande con velocidad, a pesar de los riesgos para la biodiversidad y los depósitos de carbono del océano.

Greenpeace explicó que el problema más grande es la falta de transparencia y supervisión. “Necesitamos llamar la atención sobre la industria durante esta especie de ‘fiebre del oro’ porque la mayoría de las personas no saben qué está pasando“, detalló la autora del informe, Louisa Casson, de la campaña Protect the Oceans.

Dijo que en lugar de abrir un nuevo campo para la extracción de recursos, las naciones deben de enfocarse en el reciclaje de las reservas existentes de minerales.

“Creemos que el fondo marino debería estar fuera del alcance porque no es posible tener buenos reglamentos ambientales, en especial ahora que los científicos advierten sobre daños irreversibles y hasta potenciales extinciones. La ISA debería proteger a los océanos y no está haciendo su trabajo”.

La respuesta a Greenpeace

En respuesta a Greenpeace, DeepGreen Metals Inc dijo que la explotación del fondo marino podría proporcionar “metales críticos para el abandono global de los combustibles fósiles por una fracción de los costos ambientales y sociales asociados con la producción de metales de yacimientos convencionales”.

Y añadió: “Sin la inversión en esta industria por parte de compañías del sector privado como la nuestra, las islas del Pacífico como Nauru, Kiribati y el Reino de Tonga no tendrían la oportunidad de obtener los beneficios de esta nueva fuente de recursos, para diversificar y desarrollar sus economías. Hasta hace poco, la exploración del fondo marino era exclusiva para los países ricos e industrializados, lo que sólo aumentaba la desigualdad de riquezas global”.

Peter Ruddock, director de UK Seabed Resources LTD y director ejecutivo de Lockheed Martin UK, respondió en un comunicado: “UK Seabed Resources es, y siempre será, completamente transparente con Greenpeace, otras organizaciones y la comunidad de accionistas, la ISA y el público sobre su estructura y relaciones con el gobierno del Reino Unido y Ocean Minerals Singapore (OMS), así como con nuestros socios y accionistas”.

Los minerales del fondo marino tienen un papel potencialmente crítico en la descarbonización del planeta, pues significan una vital y confiable fuente alternativa de minerales para, entre otras cosas, la producción de energías limpias, incluyendo tecnología de baterías. Tenemos la intención de continuar con nuestro trabajo hacia la realización de esta potencial oportunidad con nuestros apreciados accionistas y socios“.

En una carta a Greenpeace, Deme dijo: “20 países están activamente comprometidos con la exploración de la minería en el fondo marino. Todos están interesados en el establecimiento de un régimen regulatorio claro para controlar la explotación, así como lo está la especie humana entera“.

Traducido por Andrés González.

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Medio Ambiente

Más de 20 organizaciones piden reducir las inversiones en este sector y establecer un plan para alcanzar la transición energética.

Ciudad de México

Solo el 24% de los habitantes de la ciudades mexicanas cuentan con un área verde a menos de 500 metros de su domicilio, dice...

Medio Ambiente

Una investigación revela que 'los residuos plásticos que llegan de Reino Unido a Turquía son una amenaza medioambiental, no una oportunidad económica'.

Actualidad

Aunque todavía no se cuenta con la Norma Oficial Mexicana (NOM) que lo detalla, las compañías ya están obligadas a dar compensaciones a los...

Publicidad