La-Lista de los 10 mejores álbumes globales de 2020
Gemas ... Lord Kitchener, Nabihah Iqbal y Hailu Mergia. Composición: Ian CG White, Getty

  1.  Varios artistas – London Is the Place for Me 7  & 8

    Esta extática e iluminadora celebración de la generación musical Windrush recopilada por el sello Honest Jon’s Records abarca todo desde las canciones patois navideñas de Louise Bennett-Coverley, hasta el quejumbroso jazz de Marie Bryant de Mississippi, y las historias de asimilación migratoria en los 1950s del rey calypso Lord Kitchener. Igual que la vibrante examinación de la generación Windrush en la pantalla chica de Steve McQueen con Small Axe, London Is the Place for Me impulsa la apreciación necesaria por la presencia innegable de las culturas del oeste de India y el oeste de África en la cultura británica moderna.

  2. DJ Diaki – Balani Fou

    En su álbum debut, el DJ maliense entrega una demostración electrónica y llena de adrenalina de los percusivos y cromáticos sonidos del balafón, instrumento similar a la marimba que se utiliza en el oeste de África. Con un ritmo abrumador e implacable, sus diez canciones acumulan ritmo sobre ritmo, asimilando la sensación de mover los piés con sintetizadores arpegiados y tambores electrónicos para crear nuevos afrobeats de triples velocidades. Balani Fou es una joya en el catálogo del sello discográfico de Uganda Nyege Nyege Tapes, que constantemente desestabiliza la percepción europea y norteamericana como las fortalezas de la música para bailar.

  3. SPAZA – Uprize!

    El soundtrack salvaje e improvisado del colectivo de free jazz sudafricano para un documental sobre los Disturbios de Soweto de 1976 suena como un catártico y desafortunado espejo de las tensiones raciales en 2020. El grupo entreteje ritmos oscuros y propulsivos con el esperanzador falsete de la vocalista Nonku Phiri, creando una conmovedora obra de testimonio histórico y un sorprendentemente profético paquete de música ambiental.

  4. Babe, Terror – Horizogon

    El drone discordante que retumba en Horizogon, el álbum del productor brasileño Claudio Szynkier, se siente como la metáfora perfecta para la constante sensación de ansiedad que nos acompañó en 2020. Escrito durante un periodo de aislamiento voluntario en São Paulo en 2019, Horizogon es un logro distinguible de narrativa sin palabras, sus secuencias de tiempos distorsionados evocan la esperanza atravesada por el miedo.

  5. Tenderlonious – Ragas from Lahore

    Ed Cawthorne, el emprendedor londinense del jazz, sigue los pasos de sus ancestros espirituales del género John Coltrane y Yusef Lateef en esta expansiva muestra de ragas indios clásicos, junto con el grupo pakistaní de improvisación Jaubi. Con la disrupción de la instrumentación acústica clásica con los sintetizadores de Marek Pędziwiatr, Cawthorne inicia un diálogo entre las tradiciones del jazz y el raga, lo que presenta nuevas alternativas para la interpretación.

  6. Varios artistas – Chalo

    El productor Jitwam y su sello Jazz Diaries ponen la luz sobre los variados y subestimados estilos musicales de la diáspora del sur de Asia en la primera de una potencialmente interminable serie de recopilaciones. Entre las 28 canciones del álbum hay emotivas piezas de cuerdas del compositor clásico VS Narasimhan, electrónica frenética de Ahadadream y una muestra de guitarras ambientales de Nabihah Iqbal.

    Te puede interesar: La-Lista de las leyendas urbanas de la música

  7. Varios artistas – Keleketla!

    Coldcut, fundadores de Ninja Tune, presentan esta colaboración entre artistas africanos y británicos, junto con Mushroom Hour Half Hour, el sello discográfico del colectivo de Johannesburgo Spaza. Keleketla significa “respuesta” en Sepedi, y el álbum tiene la forma de un diálogo entre los electrónicos de Coldcut, las tornamesas de DeeJay Random, las distinguibles percusiones Afrobeat de Tony Allen y el rapeo del colectivo de hip-hop Soundz of the South. Es una cautivadora conversación intercultural.

  8. Tony Allen y Hugh Masekela – Rejoice

    La muerte del baterista Tony Allen en abril fue una gran pérdida. Este álbum con el trompetista Hugh Masekela fue grabado en 2010, antes de la muerte del segundo en 2018, y más tarde Allen repitió sus partes. Es un tributo adecuado para dos gigantes de la música africana: una hermosa combinación de swing y Afrobeat, que demuestra el dominio absoluto de ambos músicos sobre sus instrumentos.

  9. Hailu Mergia – Yene Mircha

    El multiinstrumentista etíope de jazz Hailu Mergi tiene un talento para convertir algo que parece una colección kitsch de sintetizadores brillantes, acordeones retumbantes y percusiones electrónicas en una movida y alegre escuchada. En su segundo álbum solitario, deambula a través del soul y referencias a Stevie Wonder, el dub y el organ funk en sólo 35 minutos.

  10. Aquiles Navarro y Tcheser Holmes – Heritage of the Invisible II

    Este álbum es pesado en todo sentido. Los sintetizadores de Aquiles Navarro son tan guturales que sacuden los dientes de la audiencia, mientras que los ritmos de Tcheser Holmes son a veces texturizados y a veces demoledores. La combinación resulta en un grito catártico de jazz afrocaribeño y latino improvisado. Un sonido inmersivo que limpiará tu mente.