Se intensifican preparativos de la Cop26 tras el compromiso sobre negociaciones virtuales
Jean-Yves Le Drian, ministro francés de Europa y Asuntos Exteriores, habla sobre impulsar la acción global contra el cambio climático de cara a la COP26. Fotografía: Prakash Singh / AFP / Getty Images

Los preparativos para las vitales conferencias sobre el cambio climático que se llevarán a cabo este año en Glasgow se intensificarán el próximo mes, pues las naciones llegaron a un acuerdo sobre cómo manejar las negociaciones virtuales antes de la cumbre.

Las conversaciones climáticas, llamadas Cop26, están programadas para noviembre, después de que las pospusieron por un año debido a la pandemia. La cumbre se considera una de las últimas oportunidades para poner al mundo en el camino del cumplimiento del Acuerdo de París de 2015, y de combatir la emergencia climática.

El jueves por la noche, el órgano que toma las decisiones dentro de Cop26, conformado por la ONU, el Reino Unido y representantes de países desarrollados y en vías de desarrollo, decidieron que los gobiernos deberán participar en una reunión virtual de tres semanas entre el 31 de mayo y el 17 de junio, para iniciar las negociaciones y concretar acuerdos sobre los principales aspectos de las conversaciones.

Te recomendamos: El G7 acuerda una ‘agenda financiera verde’ para asegurar éxito de la COP26

Pero los países aún tendrán que esperar para reunirse en persona y hacer oficiales las resoluciones.

La pregunta sobre si las negociaciones formales bajo el Acuerdo de París deben llevarse a cabo en línea es conflictiva, pues la decisión de posponer la Cop26 por un año se tomó en mayo de 2020.

Las reuniones Cop sobre el clima se llevan a cabo todos los años. Cop significa “conference of the parties” (conferencia de las partes), según el marco de la convención sobre el cambio climático de la ONU de 1992, el tratado madre del Acuerdo de París. Muchas de estas reuniones han logrado pocas cosas, pero por la emergencia de la crisis climática, la Cop de este año tomó más importancia.

El Reino Unido, como anfitrión y presidente de la Cop26, busca obtener compromisos esenciales de las economías líderes del mundo para recortar las emisiones en los próximos diez años, lo que determinará si el mundo cumple los objetivos de París para limitar el calentamiento global.

En circunstancias normales, las naciones podrían tener discusiones informales durante todo el año antes de la Cop, pero sólo podrían concretar las decisiones en la sesión de negociaciones formales de dos semanas a principios del verano, ocasionalmente seguirá en caso de ser necesario por otras dos semanas de sesiones formales en el otoño, antes de promulgarlas en la Cop.

La ONU exhorta a llevar a cabo las negociaciones formales en línea este año, para asegurarse de que la Cop26 avance sin problemas. Algunas Cops previas (como la de Copenhague en 2009) se han atascado o desatado un caos por el pobre manejo del proceso de negociación.

La Cop25, organizada en Madrid en 2019, no logró concretar acuerdos sobre problemas clave en torno al comercio de carbono, lo que podría obstaculizar el progreso en la Cop26 a menos que los problemas se resuelvan con antelación.

Pero algunos países en desarrollo están nerviosos por las negociaciones virtuales, pues temen que los países más fuertes utilicen maniobras tramposas, o que les falte la infraestructura para tener reuniones confiables.

Lee también: Greta Thunberg ‘no planea’ asistir a la COP26 por la pandemia y las desigualdades

La ONU buscó ayudar a algunos países al abrir sus oficinas e instalaciones en todo el mundo para las negociaciones del clima, y al organizar reuniones en diferentes zonas horarias para asegurar el acceso justo para todos.

El Reino Unido está dispuesto a que la Cop26 sea un evento presencial, aunque también han considerado otras opciones. Antes de los brotes de Covid-19, se esperaba que el evento llevará 30,000 personas a Glasgow, pero algunos aspectos tendrán que recortarse.

Aubrey Webson, embajador ante la ONU de Antigua y Barbuda, director de Alliance of Small Island States, 39 países en riesgo de inundación si las temperaturas suben más de 1.5ºC, dijo a The Guardian que los países en desarrollo están dispuestos a negociar para participar en las reuniones informales en línea, pero que la Cop en sí misma debe ser presencial.

Dijo: “Lo más importante para nosotros, la línea roja, es que la Cop26 debe ser una conferencia en persona. Una vez que podamos hacer eso, tendremos una Cop exitosa. Pero no será una Cop justa si no tenemos participación absolutamente en persona”.

Greta Thunberg, la activista climática sueca, dijo la semana pasada que no asistirá a la Cop26 a menos que los países en desarrollo tengan acceso a vacunas contra el Covid-19. Dijo que es injusto que la falta de acceso a vacunas en el mundo en vías de desarrollo afecte la participación de los países pobres.

Un portavoz del gobierno británico dijo: “Trabajamos incansablemente para organizar una Cop26 exitosa y segura en Glasgow este noviembre, y queremos que sea un evento presencial. Como anfitriones, reconocemos la urgencia del mundo para unirse y acordar acciones para combatir el cambio climático.

“Trabajamos en conjunto con nuestras autoridades de salud pública, el gobierno escocés, todos nuestros socios y la UNFCCC para explorar maneras de tener un evento presencial y permitir que los delegados relevantes participen equitativamente, mientras que también usamos tecnología para hacer la cumbre tan incluyente como sea posible.