Síguenos

 

Actualidad

La violencia sexual a lo largo de un oleoducto sigue la ruta que marcan las advertencias de mujeres indígenas

El oleoducto de la Línea 3 de 2.9 mil millones de dólares atrajo a miles de trabajadores a Minnesota, en donde un centro de crisis ha recibido más de 40 informes de acoso y abuso.

El oleoducto de la Línea 3 reemplaza un oleoducto corroído y con fugas, y aumenta su capacidad de 390,000 a 760,000 barriles por día. Los grupos indígenas y los ambientalistas están intentando detener el proyecto. Foto: Jim Mone / AP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El 15 de mayo, una mujer conoció a un trabajador de un oleoducto en un bar de Minnesota y accedió a ir a su casa, pero cuando llegaron, había otras cuatro personas allí y se sintió incómoda.

“Quería irse, trató de irse”, dijo Amy Johnson, directora ejecutiva del Proyecto de Intervención de Violencia (VIP, por sus siglas en inglés) en Thief River Falls, quien habló con la mujer por teléfono. “Fue muy aterrador estar con esos otros hombres allí. Ella dijo que él la mantuvo en el dormitorio y que no podía irse”. La mujer finalmente pudo salir de la casa.

La empresa canadiense Enbridge construye el oleoducto de la Línea 3 a través de Minnesota, un proyecto de 2,900 millones de dólares que reemplaza un oleoducto corroído y con fugas, mientras aumenta la capacidad de 390,000 a 760,000 barriles por día. El proyecto ha traído una afluencia de miles de trabajadores que se alojan en hoteles, campamentos y viviendas de alquiler a lo largo de la ruta del oleoducto, a menudo en pueblos pequeños como Thief River Falls y, o, cerca de reservas nativas.

Antes de que Minnesota aprobara el oleoducto, los defensores de prevención de la violencia advirtieron a los funcionarios estatales sobre el vínculo comprobado entre los empleados que trabajan en las industrias extractivas y el aumento de la violencia sexual. Ahora, sus advertencias se volvieron reales: dos trabajadores contratados de la Línea 3 fueron acusados ​​de tráfico sexual y los centros de crisis le dijeron a The Guardian que están atendiendo informes de acoso y asalto por parte de los trabajadores de la Línea 3. Johnson dijo que VIP, un centro de crisis para sobrevivientes de violencia, ha recibido más de 40 informes sobre trabajadores de la Línea 3 que acosaban y agredían a mujeres y niñas que viven en el noroeste de Minnesota.

Michael Barnes, un portavoz de Enbridge, dijo que la compañía tiene “tolerancia cero para el comportamiento ilegal de cualquier persona asociada con nuestra empresa o sus proyectos”, y dijo que cualquier persona detenida o bajo arresto sería despedida. Barnes dijo que los dos trabajadores que enfrentan cargos de tráfico fueron despedidos por el contratista. También dijo que antes de que comenzara la construcción, la compañía trabajó para crear conciencia sobre la trata de personas en alianza con contratistas, tribus, funcionarios locales y la organización Truckers Against Trafficking, que combate la trata de personas.

Después de una pausa en la construcción debido a las condiciones fangosas de la primavera, los trabajadores ahora están regresando a Minnesota. El CEO de Enbridge, Al Monaco, dijo que la Línea 3 podría completarse para fin de año, pero los grupos indígenas y ambientalistas pretenden detener el proyecto a través de protestas pacíficas, campañas de desinversión y acciones judiciales.

Los defensores advirtieron sobre la violencia

En 2018, la Comisión de Servicios Públicos (PUC, por sus siglas en inglés) del estado celebró audiencias para decidir si aprueba los permisos de la Línea 3. Sheila Lamb, concejal de Cloquet en la ciudad de Ojibwe-Cherokee y miembro del Grupo de Trabajo de Mujeres Indígenas Desaparecidas y Asesinadas del estado, testificó que las industrias extractivas están vinculadas a la trata de personas y la violencia desproporcionada contra las mujeres indígenas.

“No hay forma de que Enbridge o los sindicatos puedan monitorear a estos trabajadores 24 horas al día, 7 días a la semana y tomarlos de la mano”, dijo.

Antes de que la PUC aprobara el oleoducto reconoció en su declaración de impacto ambiental que “la incorporación de una fuerza laboral temporal rica en efectivo aumenta la probabilidad de que ocurran actos de tráfico o abuso sexual. Además, las áreas rurales a menudo no cuentan con los recursos necesarios para detectar y prevenir estas actividades”. La PUC aprobó los permisos con la condición de que la empresa creara un fondo de garantía pública para que los centros de crisis puedan solicitar fondos para responder a la violencia anticipada.

No te pierdas: Ciberataque obliga a la mayor red de oleoductos de EU a suspender operaciones

Miles de trabajadores llegaron a Minnesota a finales de noviembre de 2020. Gabrielle Congrave, visitador regional del noroeste de Support Within Reach, que ayuda a las sobrevivientes de agresión sexual, dijo que mujeres en la pequeña ciudad de Gonvick, condado de Clearwater, le dijeron que una oleada de trabajadores de los ductos había llegado a la ciudad y que las acosaban sexualmente y las seguían en vehículos. Congrave dijo que se estaba “creando un aura de intimidación hacia las mujeres”.

La policía de Clearbrook-Gonvick y el sheriff del condado de Clearwater, Darin Halverson, dijeron que la policía no había recibido ningún informe de acoso o de acecho este año.

Johnson dijo que VIP había escuchado informes que varían en severidad, desde trabajadores de oleoductos “agarrando nalgas y pechos”, acosando a mujeres que trabajan en bares de hoteles y siguiendo a mujeres, hasta incidentes más violentos. VIP atiende a cinco condados del noroeste de Minnesota. Los alguaciles de los condados de Red Lake y Kittson dijeron que no habían recibido informes de violencia relacionada con la Línea 3; los otros condados no respondieron a las solicitudes de comentarios.

En febrero, VIP solicitó el reembolso de los fondos de la cuenta de Enbridge después de responder a tres asaltos de los trabajadores de Line 3, según los registros que Johnson compartió con The Guardian. En un caso, Johnson dijo que un trabajador de un oleoducto había atacado a su pareja, quien había viajado con él a Minnesota desde otro estado. En otros incidentes, los trabajadores de la Línea 3 agredieron sexualmente a varias mujeres en hoteles, dijo Johnson.

El reembolso fue por el costo de transporte y habitaciones de hotel para llevar a las mujeres a un lugar seguro. Sin embargo, la solicitud de reembolso también dice: “Tenemos desafíos para encontrar habitaciones de hotel seguras para los clientes porque casi todos nuestros hoteles están llenos de trabajadores del gasoducto”.

Johnson dijo que VIP había respondido a otros incidentes de agresión doméstica y agresión sexual por parte de trabajadores de oleoductos. Compartió un recibo de hotel seguro por una de esas agresiones domésticas que se produjeron el 14 de abril. En otro caso, dijo que el centro ayudó a una mujer que terminó en el hospital luego de ser agredida sexualmente en una fiesta en un hotel a la que asistieron trabajadores de la Línea 3.

Los registros de VIP también indican que las hijas jóvenes del personal de esta organización habían recibido “mensajes de texto sexualmente explícitos” cuando estaban en una estación de servicio cerca del campamento de Enbridge en Thief River Falls. Johnson dijo que las niñas eran menores de edad y que en mensajes de texto les preguntaban si les gustaban los hombres mayores y las invitaban a una fiesta en una casa rodante.

En febrero, la policía organizó una operación encubierta dirigida a clientes involucrados en comercio sexual. Las autoridades acusaron a siete personas después de que los sospechosos respondieron a los anuncios y hablaron con una oficial encubierta que se hacía pasar por una niña de 16 años, según el Duluth News Tribune. Dos de los acusados ​​eran trabajadores de la Línea 3 de Missouri y Texas empleados por Precision Pipeline, un subcontratista de Enbridge.

Susan Barney, una mujer de la etnia ojibwe de Fond Du Lac Band, en Lake Superior Chippewa, trabaja para Precision Pipeline y dijo que la fuerza laboral era mayoritariamente masculina. Afirmó que la mayoría de sus compañeros de trabajo la trataban “como de la familia”, pero un compañero de Florida repetidamente le hizo “comentarios vulgares e inapropiados”.

Jason Goward, quien también es de Fond Du Lac y solía trabajar con Barney, confirmó su historia. “Ella dijo, ‘él es realmente espeluznante, pero si me paro a tu lado, él no lo hace tanto’”, dijo Goward.

Te recomendamos: The Economist, sobrevivientes de feminicidio y violencia electoral: #LosTemasDeLaSemana con Ixchel Cisnero

Barney denunció el acoso a sus gerentes y ellos le dijeron que había reportes previos sobre el trabajador “por hacer comentarios groseros hacia las mujeres”. Dijo que la gerencia resolvió el problema rápidamente y que el acoso terminó.

Personas de otros géneros también informan haber experimentado violencia. Un hombre, que no quiso ser identificado, dijo que fue agredido por un trabajador de la Línea 3 en un bar de Bemidji en febrero. Dijo que ambos estaban intoxicados y participaron en una acalorada conversación que se intensificó cuando el trabajador del ducto lo golpeó. “Me golpeó, me atacó”, dijo. “Me golpeó una y otra vez, aunque yo no estaba haciendo nada para devolverle el golpe”. Dijo que le dolió la cabeza y las costillas durante semanas y que se sintió angustiado emocionalmente.

“He trabajado en la industria antes, no estoy tratando de demonizar a nadie por trabajar y mantener a su familia, pero la violencia no solicitada no es buena”, dijo.

Preparándose para más informes

Las organizaciones de Minnesota 180 Degrees, The Link, Support Within Reach y VIP recibieron fondos de la cuenta de Enbridge para prepararse para actos de violencia y la trata relacionados con la Línea 3, según los registros obtenidos por The Guardian.

Algunos expresaron su malestar al solicitar un reembolso. “Se siente como si estuvieran haciendo un prepago por traficar con nuestra gente”, dijo Lauren Rimestad, directora de comunicaciones de la Coalición contra la Agresión Sexual de Minnesota. Johnson, de VIP, se sintió indecisa en cuanto a solicitar reembolsos, pero dijo que VIP finalmente decidió: que “sería como dejar dinero sobre la mesa”.

El portavoz de Enbridge, Barnes, dijo que la explotación y la trata de personas tienen una larga historia en las comunidades de Minnesota. Varias organizaciones contra la trata de personas se hicieron eco de esa declaración, pero dijeron que la afluencia de trabajadores agrava el problema.

“Ciertamente hay conexiones entre cómo tratamos la tierra y cómo tratamos a las mujeres”, dijo Nicole Matthews, directora ejecutiva de la Coalición de Agresión Sexual de Mujeres Indígenas de Minnesota.

Dijo que la dinámica se conecta con la epidemia de mujeres indígenas desaparecidas y asesinadas; más de 5,700 mujeres nativo-americanas han desaparecido en Estados Unidos y miles más han sido asesinadas o desaparecidas en Canadá. Matthews dijo que la crisis se agrava por el hecho de que las tribus no tienen jurisdicción para enjuiciar a los delincuentes no nativos en tierras tribales.

The Link y 180 Degrees dijeron que no habían respondido al tema de la trata vinculado con la Línea 3, pero esperan recibir llamadas en el futuro. “Nos estamos preparando para eso”, dijo Beth Holger, jefa de The Link. Richard Coffey, director de programa de 180 Degrees, explicó que quienes pagan por sexo suelen ser hombres blancos adinerados que están fuera de casa, y los traficantes se dirigen a esos compradores, ya sea en el Super Bowl o en obras en proceso.

A Johnson le preocupa que las estudiantes no vayan a la escuela y tengan trabajos de hotelería, incluso en hoteles frecuentados por trabajadores de oleoductos. “Estaremos en una rueda de hámster que todo el tiempo resuena con las cosas que escuchamos sobre el tema”, afirmó.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Entretenimiento

La actriz Vanesa Restrepo participa en 'La muchacha que limpia', interpreta a una mujer que investiga la desaparición de su hermana menor.

México

Saúl Huerta es acusado de violación equiparada, y Mauricio Toledo, de enriquecimiento ilícito. La Sección Instructora dio luz verde al desafuero.

Medio Ambiente

Activistas han viajado desde todo Estados Unidos para protestar contra la construcción de la Línea 3, un enorme oleoducto que atraviesa tierras indígenas.

Mundo

Valérie Bacot fue violada desde los 12 años por su padrastro, que luego se convirtió en su marido, que la golpeaba y obligaba a...

Publicidad