Síguenos

 

Arte

La Real Academia de las Artes se disculpa con Jess de Wahls en disputa por transfobia

El trabajo de la artista se retiró de la tienda de regalos por comentarios sobre sexo y género que se hicieron en 2019.

Jess de Wahls en su estudio en el sur de Londres. Foto: Tolga Akmen / AFP / Getty Images

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

La Real Academia de las Artes se disculpó con una artista cuyo trabajo retiró de su tienda de regalos porque calificó de transfóbicas sus opiniones en las redes sociales y señaló que su decisión inicial “traiciona” su compromiso con la libertad de expresión.

Jess de Wahls, una artista del bordado que vive en Londres, se convirtió en el punto central de la disputa después de que la Real Academia decidió no vender su trabajo a causa de una publicación en un blog, en el que expresaba sus opiniones sobre identidad de género, y que consideró transfóbica.

En un comunicado, la Real Academia dijo que había manejado mal la situación y que su comunicación interna había fallado, lo que hizo que De Wahls se enterara de que estaban retirando su trabajo por medio de las redes sociales.

El comunicado decía: “Una cosa nos queda clara: teníamos que haber manejado mejor la situación. Nos disculpamos con Jess de Wahls por la forma en que la tratamos y ahora lo hacemos públicamente. No teníamos derecho a juzgar sus puntos de vista en nuestras redes sociales. Con esto traicionamos nuestro valor más importante: la protección de la libertad de expresión.

Por si te lo perdiste: Una artista evalúa demandar a la Real Academia de las Artes porque la acusó de ‘transfobia’

La pluralidad de las voces, la tolerancia y el libre pensamiento están en el centro de lo que nosotros representamos y buscamos proteger. Estos eventos dan lugar a algunos temas fundamentales. La libertad de expresión puede abrir un debate, crear empatía o respeto por la diferencia, en ocasiones, puede lastimar o provocar enojo. Esto nos ha confirmado nuestro compromiso con la libertad de expresión y para enfrentar asuntos complejos por medio del compromiso y el debate”.

La Real Academia aseguró que revisará sus procesos internos para “navegar mejor en el futuro”.

De Wahls dijo a The Guardian que su trabajo volverá a venderse. Ella aceptó la disculpa y espera que siente precedente para que otras instituciones consideren la libertad de expresión antes de actuar.

“Creo que es importante que una institución como esa quede fuera de estas situaciones”, exclamó. “Espero que todas las otras instituciones vean, y aprendan una lección. Espero que esto regrese las cosas a un lugar en donde los desacuerdos se den sin asumir que hay odio”.

El secretario de Cultura, Oliver Dowden, elogió la disculpa. “La libertad de expresión es central en las artes y la cultura y siempre debe protegerse”, dijo.

Los comentarios de De Wahls de 2019 fueron la razón de las acusaciones de transfobia, lo cual niega la artista. En una publicación en su sitio, escribió: “no tengo problemas con alguien que se siente más cómodo expresándose como alguien de otro sexo, en cualquier forma que lo hagan”.

“Sin embargo, no puedo aceptar afirmaciones sin fundamentos de que son de hecho del sexo opuesto del que nacieron y que merecen recibir los mismos derechos como si hubieran nacido así”.

Cuando se destacó la publicación, el trabajo de bordado de De Wahls se retiró de la tienda de regalos de la Real Academia de las Artes y la artista dijo que la contactaron funcionarios de la organización que le dijeron que estaban investigando.

Te puede interesar: Fabián Cháirez: arte para levantar la voz

La Real Academia de las Artes publicó un mensaje en Instagram diciendo: “Gracias a todos los que llamaron nuestra atención hacia un artículo de la tienda de la RA de una artista que expresa su punto de vista transfóbico”.

En respuesta a los comentarios de De Wahls, el activista Peter Tatchell de los derechos de la comunidad LGBT+ dijo a The Guardian esta semana: “Las mujeres trans son diferentes de otras mujeres pero ser de otra forma es totalmente válido y no se justifica que se niegue su identidad.

“Si un artista niega la identidad de la gente judía, negra o gay, la mayoría de la gente diría que la Real Academia de las Artes estaría en lo correcto por retirar sus trabajos de la tienda de regalos. Pero cuando Jess negó la identidad de la gente trans, ella y otros críticos dijeron que es su derecho de expresión y que no debería ser penalizada. Esto huele a doble moral.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

Viktor Orbán ha utilizado una nueva ley para equiparar a los homosexuales con los pedófilos. No es el primero en usar esta táctica.

Arte

El trabajo de Jess de Wahls ya no está disponible en la tienda de regalos de la Real Academia luego de que las opiniones...

México

Kenya Cuevas, directora general de Casa de Muñecas Tiresias, fue discriminada por un conductor de Uber que se negó a llevarla por ser trans.

Publicidad