Síguenos

 

Moda

Crece el uso de corsés bajo la influencia de la serie ‘Bridgerton’

Rihanna, Beyoncé y Lizzo los usan casualmente, mientras que los diseñadores crean corsés para hombres.

Modelo en el show de alta costura de Pyer Moss colección otoño/invierno 2021/2022 en Irvington, Nueva York. Foto: Cindi Ord/Wirelmage

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Rompe ese corpiño y empieza de nuevo: los corsés están regresando pero no como los recordamos. Siguiendo la influencia de la serie Bridgerton, el corsé ha sido reinventado.

En los giros de la posmodernidad, Pyer Moss presentó un corsé de helado en su reciente desfile de alta costura, y Lizzo decoró el suyo con su rostro superpuesto sobre la parte superior de la Mona Lisa. Rihanna, Beyoncé y Bella Hadid han utilizado los suyos de forma casual, como un top. Y Billie Eilish centró toda su reinvención pin-up de los 50 en torno a un corsé en la portada de British Vogue.

Phoebe Dyvenor en ‘Bridgerton’. Foto: Liam Daniel/Netflix

Para Angela McRobbie, profesora de comunicación en el colegio Goldsmiths de la Universidad de Londres, los corsés son la prenda más apropiada para representar el “salir, salir” después de la pandemia. “La moda siempre significa esperanza, así que el repentino protagonismo del corsé como una prenda exterior insinúa un deseo social más amplio de trascender la ropa interior en los tiempos de confinamiento del Covid-19”, dice. “El objetivo de una prenda tan elegante es que se pueda usar en lugares elegantes y urbanos… bares de cocteles (y) clubes sudados. Es un significante de la economía nocturna”.

Pero, ¿existe una desconexión para aquellos que ven el corsé como un símbolo histórico de la subyugación femenina que ahora se usa para indicar feminismo?

Rihanna y A$AP Rocky en el Bronx, en Nueva York. Foto: Raymond Hall/GC Images

“Para parafrasear a la historiadora de moda Valerie Steele, la práctica de vestir un corsé significó diferentes cosas para los usuarios del corsé en ese tiempo”, dice Lorraine Smith, investigadora en el Museo Underpinnings, quien analiza la historia de la lencería. “Y por ello enmarcar el corsé como inherentemente malo, o un símbolo de control patriarcal, es ver únicamente una parte de la imagen”.

Smith dice que las perspectivas sobre los corsés ahora son más emancipadoras y con más validación. “Varias personas ven los corsés como una forma de verse y sentirse bien: proyectando la confianza de alguien con buena postura que está usando lo que quiere usar, en lugar de algo que alguien más le ha dicho que use”.

Kate Donald, cofundadora de Crease Studios, que fabrica corsés desde 2016, dice que ella y su socia comercial, Rosemary Lambert, se inspiraron en Vivienne Westwood, quien reinventó la prenda en la década de los 80 y 90. “En sus desfiles, (Westwood) nos recordó que los corsés no solo eran para la mujeres”, dice Smith.

Corsé masculino de Zdenek Lusk. Foto: Ollie Thompson

De hecho, el giro final del 2021 sobre la prenda es que también se está fabricando para los hombres. “Sabía que quería explorar lo que significa ser un hombre”, cuenta Zdenek Lusk, un estudiante de moda en la Universidad Nottingham Trent, quien ha creado el corsé masculino. “Actualmente hay un gran foco sobre la salud mental de los hombres”, dice, y agrega que los hombres luchan por ser emocionalmente abiertos y honestos. “El corsé era un símbolo de esto y, al mismo tiempo, representaba la idea de una jaula en la que el hombre se encierra”.

Lusk puede ver que sus corsés “se usan en cenas o encajan con la ropa de calle con chamarras y pantalones de mezclilla”.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Entretenimiento

La segunda temporada, que está en producción, contará la búsqueda del amor de Lord Anthony Bridgerton (Jonathan Bailey).

Opinión

Vivimos en un mundo de contrastes y un acosador como Roemer, debe pagar las consecuencias de su abuso de poder.

Publicidad