Los esfuerzos de un exmarino por rescatar a 200 perros y gatos de Kabul vuelven a tener esperanza
Paul 'Pen' Farthing, el fundador de la organización benéfica de rescate de animales Nowzad en Kabul, con un perro rescatado. Foto: Nowzad/PA

Un exmarino real que ha estado realizando una campaña para que docenas de personas y cientos de animales de su santuario sean evacuados de Afganistán, vio un rayo de esperanza después de que el secretario de Defensa comentó que los funcionarios de Reino Unido ayudarán.

Paul Farthing, conocido como Pen, ya había recibido autorización para sacar a su gente, pero continuó trabajando con sus partidarios para asegurar el traslado seguro de 140 perros y 60 gatos que cuidaban en el refugio Nowzad que fundó en Kabul después de servir al ejército británico en Afganistán.

“Ahora que el personal de Pen Farthing ha sido autorizado para presentarse en virtud de (“permiso al margen de las normas”), he autorizado al Ministerio de Defensa a facilitar su trámite junto con el resto del personal elegible en (el aeropuerto de Kabul). En ese momento, si llega con sus animales, buscaremos un espacio en su avión“, tuiteó Ben Wallace en la madrugada del miércoles.

“Si no lleva a sus animales, él y su personal pueden abordar un vuelo de la Real Fuerza Aérea británica. He sido coherente todo el tiempo, asegurando que se tramite primero a las personas que corren mayor riesgo y que el factor limitante sea el flujo hacia la zona de operaciones y no la capacidad de los aviones”.

Dos días antes, un jubiloso Farthing anunció que el gobierno de Reino Unido otorgó visas a todo su personal y sus dependientes, en total 68 personas. Pero la evacuación de los animales del refugio, un plan que denominó como Operación Arca, seguía siendo un asunto complicado.

Wallace había insistido en que los animales tendrían que esperar más tiempo, ya que Reino Unido priorizaría la evacuación de las personas a bordo de los aviones de la Real Fuerza Aérea británica desde Kabul.

Los partidarios de Nowzad anunciaron el martes que un avión A330 alquilado de forma privada, financiado con donaciones, estaba en espera para volar a Kabul para rescatar a los trabajadores y animales del grupo.

Pero Wallace comentó que esto todavía no era una “varita mágica”. Afirmando que el mayor problema con las evacuaciones en Kabul era el de transportar a las personas al aeropuerto y a través del mismo, mencionó que el avión rentado simplemente “bloquearía el aeródromo” y “esperaría ahí vacío” ya que se daría prioridad al trámite de miles de personas que tratan de salir de Kabul sobre el transporte aéreo de los animales.

Farthing comentó previamente que se transportaría a los animales en la bodega del avión y que, una vez que su personal estuviera acomodado, cualquier asiento libre en el avión sería ocupado por las personas autorizadas para ser trasladas por parte de las autoridades de Reino Unido, puesto que el avión tiene capacidad para transportar a 250 pasajeros en total.

Anteriormente, un partidario de Nowzad en Reino Unido, el veterinario Iain McGill señaló que la gente estaba dispuesta a albergar a los animales una vez que estuvieran en Gran Bretaña.

McGill señaló que después de los animales y el personal de la organización benéfica, los 130 asientos restantes en el avión serían ocupados por afganos en situación de peligro.