Las marcas de moda firman un nuevo acuerdo sobre la seguridad de los trabajadores en Bangladesh
Una fábrica de confección en Dhaka, Bangladesh. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Los activistas elogiaron el nuevo acuerdo diseñado para proteger a los trabajadores de la industria de la confección en Bangladesh, firmado por empresas como H&M e Inditex, propietaria de Zara y Bershka.

El acuerdo sustituye a otro firmado por más de 200 empresas internacionales de moda después del incendio de la fábrica Rana Plaza en 2013, en el que murieron más de mil 100 personas. Por primera vez, estas empresas se enfrentaban a acciones legales si sus estándares de salud y seguridad eran deficientes o si no resolvían los problemas en un periodo de tiempo acordado. Desde 2013 se han realizado más de 38 mil inspecciones, y casi 200 fábricas han perdido sus contratos debido a sus deficientes normas de seguridad.

Ese acuerdo expirará a finales de agosto y las negociaciones para el nuevo se prolongaron. A los líderes sindicales les preocupaba que los elementos jurídicamente vinculantes se vieran amenazados y que las mejoras logradas en las condiciones de trabajo, los salarios y la seguridad desde 2013 se vieran perjudicadas, junto con las campañas para mejorar la seguridad en las fábricas de confección más allá de Bangladesh.

El nuevo acuerdo, gestionado por el Ready-Made Garments Sustainability Council (RSC), es válido hasta octubre de 2023. Las empresas firmantes se comprometen a ampliar la seguridad y la salud general de los trabajadores más allá de la seguridad contra incendios y de los edificios, así como a la debida diligencia en materia de derechos humanos a lo largo de las cadenas de suministro, y a asumir el mismo compromiso con los trabajadores de la industria de la confección en al menos otro país. Las firmantes han acordado reunirse dentro de seis meses para debatir qué países, con el objetivo de efectuar los cambios en un plazo de dos años.

Los activistas y líderes sindicales elogiaron el acuerdo. Ayesha Barenblat, directora ejecutiva del grupo de defensa de la moda ética Remake, comentó a Business of Fashion: “Esto, creo, es realmente un modelo de reconstrucción mejorada”.

Valter Sanches, secretario general de IndustriALL Global Union, señaló: “Este acuerdo internacional es una importante victoria para que la industria textil y de la confección sea segura y sustentable“.

El 1 de septiembre se dará a conocer la lista completa de las empresas firmantes.

Bangladesh posee la tercera industria más grande de confección después de China y Vietnam. En 2019 se calculó que existían aproximadamente 4 mil fábricas y 4 millones de trabajadores, y que la industria representaba el 16% del PIB del país, con exportaciones valoradas en 34 mil millones de dólares.

La pandemia ha repercutido en la industria. En marzo de 2020 se informó que se habían cancelado o suspendido pedidos por un valor de 2 mil 800 millones de dólares. De acuerdo con una encuesta realizada por el Centro para los Derechos de los Trabajadores Globales de la Universidad Estatal de Pensilvania entre los empleadores de las fábricas, la mayoría de las marcas internacionales no contribuyeron a los salarios de los trabajadores y más del 80% de los trabajadores fueron enviados a casa sin pago.