¿Qué sabemos de C.1.2, la nueva variante de Covid-19 en Sudáfrica? ¿Deberíamos preocuparnos?
Personas formadas frente a un centro de vacunación contra el coronavirus en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Se ha detectado la nueva variante C.1.2 de Covid-19 en todas las provincias, pero en un índice bajo. Foto: Mike Hutchings/Reuters


Una nueva variante de Covid-19 detectada en Sudáfrica ha sido noticia en todo el mundo.

El lunes, el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica emitió una alerta sobre el “linaje C.1.2“, en la que informó que se había detectado en todas las provincias del país, pero en un porcentaje relativamente bajo.

Según la alerta, el linaje C.1.2 se detectó por primera vez en mayo, pero la variante Delta sigue siendo la que más se propaga en Sudáfrica y en el mundo.

Un artículo, previo a la impresión y no revisado por pares, sobre la variante informa que la C.1.2 “se ha detectado en la mayoría de las provincias de Sudáfrica y en otros siete países que abarcan África, Europa, Asia y Oceanía“.

El linaje C.1.2 ha llamado la atención de los científicos porque, a pesar de su bajo índice en la población, posee mutaciones dentro de su genoma que son similares a las observadas en las variantes de interés y variantes de preocupación, como la Delta, así como algunas mutaciones adicionales.

Entonces, ¿qué sabemos de la nueva variante y hasta qué punto debería preocuparnos?

¿La Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha catalogado como una variante de interés o de alta preocupación?

Todavía no. El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles sigue monitoreando la frecuencia de la variante C.1.2 y examinando su comportamiento. Todavía se están realizando pruebas para evaluar el impacto de las mutaciones que posee en su capacidad de contagio y su resistencia a las vacunas. Hasta ahora, el virus no ha cumplido los criterios de la OMS para ser calificado como “variante de preocupación” o “variante de interés”.

Las variantes de alta preocupación, como la Delta, son las que muestran un aumento en su capacidad de transmisión, virulencia o un cambio en la enfermedad clínica, y una menor eficacia de las medidas sociales y de salud pública.

Las variantes de interés son aquellas que han demostrado causar una transmisión comunitaria en múltiples grupos, y que se han detectado en varios países, pero que aún no han demostrado ser necesariamente más virulentas o transmisibles.

Entonces, ¿por qué se emitió una alerta?

La Dra. Megan Steain, viróloga y profesora de inmunología y enfermedades infecciosas en la Facultad Clínica Central de la Universidad de Sydney, comentó que se debe a las mutaciones particulares que contiene la variante C.1.2.

Contiene bastantes mutaciones clave que observamos en otras variantes que se han convertido en variantes de interés o de alta preocupación“, explicó Steain. “Cada vez que vemos que aparecen esas mutaciones en particular, nos interesa vigilar la variante para ver cómo actuará. Estas mutaciones pueden afectar aspectos como si evade la respuesta inmunitaria o si se transmite más rápido”.

Los científicos tardarán algún tiempo en realizar las pruebas de laboratorio para determinar si el virus efectivamente es más apto, comentó.

“Si bien podemos decir que presenta algunas mutaciones clave que han llevado a otras variantes a ser más infecciosas, a menudo lo que observamos es que las mutaciones trabajan de forma conjunta en sinergia, lo que puede conducir en general a un virus más apto, potencialmente, o a un virus más débil”.

“Todos estos estudios en el laboratorio requieren bastante tiempo. Hay mucho trabajo por hacer”.

¿Existe la posibilidad de que esta variante se extinga?

Sí. Todo el tiempo surgen variantes de Covid-19 y muchas de ellas desaparecen antes de que puedan convertirse en un verdadero problema. Muchas variantes del virus son muy frágiles.

Las variantes clave son las que sobreviven a los cambios y continúan, y empiezan a superar a las variantes anteriores, que fue lo que observamos con la variante Delta.

“C.1.2 tendría que ser muy fuerte, muy resistente y muy rápida para superar a la variante Delta en esta etapa”, comentó Steain. “Creo que todavía estamos en un punto en el que podría desaparecer, ya que la prevalencia es realmente baja”.

“Lo observamos con la variante Beta, y otras variantes de alta preocupación, en las que parecía que podía haber un problema, incluso hubo zonas en las que se transmitieron y propagaron con bastante facilidad. Pero con el tiempo no se arraigaron realmente, y fueron superadas por otras variantes de alta preocupación que son capaces de transmitirse más rápido. Y por lo tanto, básicamente se extinguen”.

“Eso podría suceder fácilmente todavía con C.1.2”.

¿A qué se refieren los científicos cuando hablan de una variante “más apta”?

Utilizando como ejemplo a la variante Delta, significa que ha ganado algunas mutaciones que le permiten replicarse más rápidamente y entrar en las células de forma más eficaz.

“Nos referimos a ello como la ‘afinidad’; la capacidad mediante la cual es capaz de aferrarse y adherirse a los receptores de la célula huésped que permiten que las partículas del virus entren en las células”, detalló Steain. “Está mejor preparada y lista para adherirse a las células y entrar e iniciar una infección en primer lugar. Además, parece que se replica con mayor rapidez, por lo que genera más partículas de virus en un periodo de tiempo más corto”.

¿Sabemos si las vacunas serán eficaces contra la variante C.1.2?

Podemos hacer una conjetura basada en algunas de las mutaciones que tiene, en el sentido de que es similar a lo que hemos observado en otras variantes como la Beta, así como la variante Delta”, comentó Steain.

“Pensamos que, tal vez, el suero no la neutralizará tan bien como lo haría contra una cepa ancestral. Pero hasta que no hagamos los experimentos correspondientes, es una simple especulación. Debemos tener en cuenta que la vacuna, hasta ahora, parece que se mantiene muy, muy bien en términos de prevención de contagios graves y hospitalizaciones y muertes por las variantes. Son realmente efectivas a la hora de prevenirlas”.

Dijo que no había necesidad de entrar en pánico.

“Es importante, sin embargo, vigilar las otras variantes que están ahí afuera y simplemente observar y ver cómo evolucionan”.

El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles de Sudáfrica informó: “Estamos siendo cautelosos respecto a las implicaciones, mientras recopilamos más datos para entender los virus de este linaje”.

“Basándonos en nuestro conocimiento de las mutaciones de esta variante, sospechamos que podría ser capaz de evadir relativamente la respuesta inmunitaria, pero a pesar de ello, las vacunas seguirán ofreciendo altos niveles de protección contra la hospitalización y la muerte”, enfatizó el instituto.