Critican a Exxon por su hipocresía climática al enviar sus “pensamientos y oraciones” a las víctimas de ‘Ida’
Las expresiones de simpatía de las compañías petroleras después del huracán 'Ida' han sido objeto de reproches. Foto: Mark Felix/AFP vía Getty Images

Las principales compañías petroleras están siendo ridiculizadas en las redes sociales por mandar sus “pensamientos y oraciones” a las víctimas del huracán “Ida”, mientras eluden su papel en la catástrofe climática que se está produciendo.

Al menos dos sucursales de ExxonMobil, de Beaumont y Baytown, Texas, tuitearon el mensaje el lunes, utilizando el hashtag #LouisianaStrong. Los usuarios de Twitter no tardaron en criticar a la empresa por su respuesta vacía, señalando que el propio programa de investigación interno de Exxon predijo el catastrófico cambio climático hace décadas.

Además, en los últimos 80 años, Louisiana ha perdido aproximadamente 3 mil kilómetros cuadrados de sus humedales costeros, de acuerdo con el Servicio Geológico de Estados Unidos. Los principales factores que contribuyen al deterioro de la barrera natural contra las tormentas son las plataformas petrolíferas en alta mar, los pozos en tierra y las refinerías que operan en el litoral.

El número de fallecidos por el huracán “Ida” se eleva ya a 50, después de que la tormenta se abrió paso por el sur, el Atlántico medio y el noreste de Estados Unidos.

No es la primera vez que la industria de los combustibles fósiles recibe reproches por enviar sus “pensamientos y oraciones” después de las catástrofes agravadas por el cambio climático. Durante años, a medida que la crisis climática se ha intensificado, las empresas petroleras han difundido en las redes sociales mensajes de simpatía sin abordar el cambio climático y el papel de las emisiones de los combustibles fósiles como la raíz del problema.

La cuenta de Chevron en Houston difundió sus “pensamientos” durante el paso del huracán letal “Laura”, de categoría 4, el pasado mes de agosto. En 2017, durante el paso del huracán “Harvey”, Exxon alentó a Texas y Louisiana a “mantenerse fuertes”. Los científicos señalan que ambos desastres se intensificaron debido a los efectos de un clima cambiante.

Antes del último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, publicado a principios de este mes, y de su alarmante advertencia de que el calentamiento global alcanzará probablemente los 1.5ºC en las próximas dos décadas, las empresas petroleras llenaron sus páginas con promesas de energías renovables, afirmaciones de logros ecológicos y palabras de moda relacionadas con la sustentabilidad.

El usuario promedio de las redes sociales que lea los tuits de BP sobre la energía solar pocos días antes de la publicación del informe podría sorprenderse al conocer que la “P” del nombre de la empresa anteriormente significaba petróleo, y que incluso en el lapso de una década se espera que sus inversiones en energía renovable representen menos de la mitad del total de sus inversiones de capital actuales.

Ofrecer “pensamientos y oraciones” en las redes sociales en respuesta a las tragedias se asocia ahora habitualmente con las reacciones a la violencia por armas de fuego en Estados Unidos, y algunos activistas lo consideran como un pésimo sustituto de las medidas concretas. Exxon actualmente se enfrenta a demandas que lo acusan de “marketing engañoso” y “greenwashing“, es decir, la práctica de comercializar una empresa o un producto como respetuoso con el medio ambiente para ocultar su verdadero historial de emisiones de combustibles fósiles y de contaminación.

Las instalaciones de combustibles fósiles son, en realidad, vulnerables a las condiciones meteorológicas extremas.

Cuando millones de texanos se congelaron tras una fuerte tormenta invernal y un corte de electricidad a principios de este año, las estaciones de generación de energía a partir de combustibles fósiles quedaron fuera de servicio y las refinerías de petróleo, los fabricantes de productos químicos y otras plantas industriales del estado emitieron aproximadamente 3.5 millones de libras en exceso de contaminantes al aire.

Sin embargo, los reguladores del petróleo y el gas se apresuraron a defender la imagen de “confiabilidad” de la industria, de acuerdo con Texas Tribune, y en cambio culparon a la energía eólica, que representa menos del 24% de la energía del estado, y a la izquierda progresista por los cortes de energía.