Las 30 mejores canciones de Britney Spears
Britney Spears en 2016. Foto: Denise Truscello/BSLV
30

Hold It Against Me (2011)

Spears ya había coqueteado con el dubstep en Blackout, de 2007, pero fue Hold It Against Me la que llevó la entonces música de baile underground a la corriente principal. Una década más tarde sigue pareciendo igual de audaz e innovadora.

29

Radar (2007)

Incluida en los álbumes Blackout y Circus debido a una obligación contractual que forzaba a que fuera un single, Radar se ha convertido en un meme entre los fans de Spears. Pero esta delgada confección electro-pop tiene cierto encanto, con la voz de Spears elevada a niveles de artificialidad casi de ardilla.

28

Till the World Ends (2011)

El séptimo álbum de Spears, Femme Fatale, coproducido por su viejo amigo Max Martin, lideró la carga mientras el pop inspirado en Eurodance se estrellaba en las listas de éxitos. Pero Spears, ahora una veterana de la pista de baile, añadió un poco de sabor a lo que fue una era genérica de pop, un ejemplo excelente es este eufórico pero apocalíptico tema.

27

Me Against the Music (feat Madonna) (2003)

Después de besarse en los MTV VMAs de 2003, era inevitable una colaboración entre Madonna y Britney. Que fuera buena no era tan seguro. Pero Me Against the Music, con sus ritmos chasqueantes y su ajetreada guitarra acústica, es una extraña pero embriagadora pieza de dance pop frenético que es más que digna de la potencia estelar de sus protagonistas.

26

Quicksand (2008)

Criminalmente relegada a un bonus track del sexto álbum de Spears, Circus, esta canción desgarradora, escrita por Lady Gaga sobre el final de una relación, es un excelente ejemplo del tipo de terreno sonoro melancólico en el que Spears debería jugar más.

25

Make Me (feat G-Eazy) (2016)

Después de lanzar unos cuantos fiascos, mucho dependía de la calidad del noveno álbum de Spears, Glory. Sin embargo, cumplió satisfactoriamente, con el single principal Make Me que ejemplifica el lugar en el que aterrizó artísticamente. Construida a partir de exuberantes y mullidos sintetizadores y cálidas guitarras eléctricas, Spears suena más comprometida y relajada que en años anteriores. Eso sí, no menciones el horrible rap de G-Eazy.

24

Get Naked (I Got a Plan) (2007)

Aunque hay momentos más innovadores en el quinto álbum de Spears, Blackout (Freakshow incorporó el dubstep incluso antes que Hold It Against Me), esta canción es la que mejor refleja la lúbrica oscuridad del álbum, los cánticos endemoniados de Danja y los sintetizadores desquiciados se fusionan con la voz de Spears en algo monstruoso y emocionante.

23

3 (2009)

Grabada específicamente para el segundo álbum de grandes éxitos de Spears, The Singles Collection, esta rareza ridículamente sexual sobre un menage a trois es tan azucarada que te picará los dientes y es la única canción sobre tríos que hace referencia al grupo folclórico estadounidense Peter, Paul and Mary.

YouTube video
22

Lucky (2000)

Existe una serie de canciones que condimentan la discografía de Spears y que son inquietantemente proféticas. Su versión de My Prerogative es un buen ejemplo, al igual que Lucky. Vestida como una chispeante versión de doo-wop de principios de los 2000, es una inquietante pero empalagosa reflexión sobre la amargura de ser famosa que explora cómo el prestigio y la fama ofuscan el aislamiento y el miedo.

21

Slumber Party (2016)

El último single que Spears lanzó antes de la ahora infame “pausa laboral indefinida”, Slumber Party está repleto de sus características insinuaciones y referencias. Se perciben ecos de Hotline Bling de Drake en los sintetizadores y la producción de lujo, que fluye alrededor de la voz sexy y grave de Spears hasta una explosión de trompetas durante el acto final de la canción.

20

And Then We Kiss (Junkie XL remix) (2003)

Inicialmente pensada para el cuarto álbum de Spears, In the Zone, nunca se ha publicado oficialmente la versión original de esta canción (se encuentra circulando en internet). Este remix, sin embargo, le da a esta curiosa y melancólica canción una calidad cinematográfica; los ritmos acuáticos, las guitarras al estilo de Ray of Light y las cuerdas anhelantes enfatizan la lujuria en la voz de Spears.

19

Breathe on Me (2003)

Este tema del álbum In the Zone es la canción más sexy de la discografía de Spears, una inmersión en el voyeurismo y el sexo tántrico que se complementa con un bajo palpitante, ritmos con influencias tecno y sus gemidos jadeantes y su voz digna de ASMR. “We don’t need to touch, just breathe“, susurra al final de un coro tan vaporoso que empañará la ventana de tu habitación.

18

Break the Ice (2007)

Coescrita por Keri Hilson y producida por el protegido de Timbaland, Danja, quien dirigió la mayor parte del quinto álbum de Spears, Blackout, esta explosiva pieza de electro-R&B futurista es tan segura que Spears puede incluso presumir de la letra: “I’m gonna hit defrost on ya / let’s get it blazing“.

17

Unusual You (2008)

Escondida en su álbum Circus, Unusual You es una electrobalada experimental que recuerda el trabajo colaborativo entre Imogen Heap y Guy Sigsworth. Los productores Bloodshy & Avant logran sacar las inseguridades y la delicadeza de su voz, al tiempo que mantienen la afición de la cantante por la robotización posterior a 2007, dando como resultado algo inquietante y sorprendentemente tierno.

16

Work Bitch (2013)

Go call the po-lice / go call the governuh“, suelta Spears con un extraño acento de LA-cockney-Chelsea en este implacable ridicu-banger de EDM, extraído de su mal recibido octavo álbum, Britney Jean. Es una glorificación satírica de la sociedad capitalista o un sueño febril consumista: en cualquier caso, cuando Spears exige “you better work, bitch“, es difícil no obedecer.

15

Womanizer (2008)

Calificado como el “regreso” por aquellos que acompañaron a Spears después de una época caótica y problemática en su vida, Womanizer está diseñado para ser un éxito. Construido alrededor de un coro increíblemente repetitivo (“Womanizer, woman-womanizer, you’re a womanizer…”), es un éxito hábil, casi molesto y pegadizo del tipo de dance-pop que Spears domina.

14

How I Roll (2011)

En casi todos los álbumes de Spears se encuentran curiosidades experimentales, pero la elasticidad chiclosa de How I Roll de Femme Fatale es, por mucho, la más interesante. Las melodías cantadas y cambiadas de tono se emparejan con la producción efervescente de Bloodyshy & Avant, que se siente muy proto-PC Music.

13

Man on the Moon (2016)

Recordando el dolor que con frecuencia se esconde bajo la jovialidad de la obra de Lesley “It’s My Party” Gore, este caprichoso pero melancólico tema del álbum Glory oscurece su corazón dolido y las punzadas de soledad detrás de alegres marimbas y una guitarra eléctrica vibrante. Sin embargo, la tristeza de Spears se abre paso cuando suspira: “I can’t compete with the stars in the sky / I’m invisible“.

12

(You Drive Me) Crazy (The Stop! remix) (1999)

La continuación de… Baby One More Time probablemente requería un enfoque de “todo se vale”, por lo que este tema es grandilocuente. Complementado con cencerros, ritmos industriales, ritmos orquestales de fin de milenio, un gran coro de himno y Spears ronroneando como si su vida dependiera de ello, es una clase magistral gigantesca de indulgencia desvergonzada.

11

Born to Make You Happy (1999)

Esta canción a medio tempo puede incluir algunas letras cuestionables y anticuadas que oscilan entre la devoción y lo servil, pero también alberga una de las mejores y más vulnerables interpretaciones vocales de Spears. La producción acuosa le da a todo una calidad melancólica y soñadora, mientras que el dolor y la desesperación se filtran en cada línea que canta, que se intensifica hasta el cambio de tono culminante de la canción.

YouTube video
10

¡Oops! … I Did It Again (2000)

I’m not that innocent“, declara Spears en el coro de Oops!…, que destroza el melancólico susurro de su hermano mayor… Baby One More Time y lo sustituye por una coquetería dominante. La percusión similar a la de un pistón y el golpeteo del bajo no hacen más que reforzar el sonido de alguien que acaba de llegar a su poder como estrella del pop.

9

Touch of My Hand (2003)

Aparentemente la primera canción que se escribió para In the Zone, Touch of My Hand en realidad debió haber sido un single, aunque los temas de autoplacer sexual de la canción nunca hubieran llegado a la radio en el Estados Unidos de George W. Bush. No obstante, es una de las canciones más sensuales e introspectivas de Spears, y una de las mejores odas del pop a la masturbación.

8

Everytime (2003)

Spears no es una maestra de la balada, aunque Everytime es la excepción. Una canción de cuna sencilla y delicada es un momento raro de vulnerabilidad aplastante para la princesa del pop que traza la devastación del desamor y la búsqueda de la absolución de los errores del pasado. No hay una resolución ordenada, simplemente Spears busca desesperadamente el perdón.

7

Gimme More (2007)

It’s Britney, bitch!” es una de las líneas iniciales más brillantes de la historia de la música pop extraída de uno de los discos que definen el siglo XXI, el quinto álbum de Spears, Blackout. Crujiente e hipnótica, Gimme More es una canción que evoca los tubos de las strippers y los suelos pegajosos de las discotecas. Cuando Spears pronuncia: “I just can’t control myself“, le crees completamente.

6

I’m a Slave 4 U (2001)

Neptunes contribuyeron a la evolución de Spears, que pasó de ser una estrella del pop meloso a convertirse en una sexy adulta. Ellos se encargaron de la sudorosa y sensorial producción de I’m a Slave 4 U. Los sintetizadores disonantes y exóticos convergen con los susurros de la voz de Spears, que se mezclan para que parezca que está gimiendo directamente en tu oído.

5

Overprotected (2001)

My life has been so overprotected“, se lamenta Spears en esta maravilla extrañamente premonitoria producida por Max Martin, con su voz cargada de frustración y cansancio. Incluyendo todos los elementos sonoros de los éxitos anteriores (guitarras funky, efectos orquestales y progresiones de acordes acumulados) y más ganchos de lo que parece posible, es una coda épica de su asociación inicial con Martin, con quien no volvería a colaborar durante casi una década.

4

Toxic (2003)

En el momento en que el ejemplo de las cuerdas de Bollywood entra en escena, Toxic te agarra por el cuello y te arrastra en un viaje perversamente extraño. Spears ofrece una voz muy aguda, llena de consonantes graves y ásperas entrecortadas, mientras que el ritmo vertiginoso te deja tan delirante que apenas notas la adición de una guitarra surf o el crujiente desglose metálico a mitad de camino. Este es el sonido de Spears en la cima de su poder.

3

…Baby One More Time (1998)

El primer single de Spears no solo la convirtió en una superestrella, sino que marcó el comienzo de una nueva era del pop que daría forma al mundo de la música durante las dos décadas siguientes. Junto con su riff de piano, que se reconoce al instante, su singular voz está impregnada de anhelo, melodrama y las ardientes hormonas de la adolescencia. Podría decirse que es el mejor single debut de todos los tiempos.

2

Piece of Me (2007)

Las canciones de Spears con frecuencia abordan su relación con la fama, pero la estimulante Piece of Me es la única pista que entra en detalles, aunque con un gruñido y una risa. “I’m Miss American Dream since I was 17“, escupe sobre sintetizadores y ritmos metálicos, con una voz tan procesada que entra en el valle de lo insólito. Un análisis mordaz de la fama moderna.

YouTube video
1

Stronger (2000)

Cualquier canción que comience con una sirena de niebla debe ser aplaudida. Contundente y punzante, esta es la canción de Spears más confrontativa (“Hush just stop, there’s nothing you can do or say”, she sneers), un estimulante paseo junto a alguien que finalmente reclama su autonomía. Los ritmos y los gritos de la cantante resultan combativos, mientras que el middle-eight se sienten como si alguien se preparara para la batalla. Es una postura pertinente cuando se considera en el contexto de la vida de Spears en este momento, pero la suya es una historia de desafío y fortaleza. “My loneliness ain’t killing me no more“, afirma autorreferencialmente. “I’m stronger than yesterday”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales