¿Quieres Pfizer con tu orden? Los neozelandeses podrían vacunarse en KFC, Pizza Hut y Taco Bell
Los neozelandeses podrían recibir las vacunas contra Covid-19 mientras esperan su comida rápida. Foto: Phil Walter/Getty Images

A los neozelandeses que buscan comida rápida pronto se les podría preguntar si les gustaría recibir una vacuna con su ración. El país pretende vacunar a mínimo 90% de su población y el gobierno ahora está en conversaciones con el gigante de la comida rápida KFC para que le ayude a alcanzar ese objetivo.

“Queremos llegar hasta donde se encuentra la gente”, señaló el viceprimer ministro Grant Robertson a RNZ.

Los neozelandeses adoran la comida rápida. El país tiene una de las mayores distribuciones per cápita de establecimientos KFC y McDonald’s del mundo. Cuando se levantó el confinamiento en Auckland el martes por la noche, la gente se apresuró a formarse para comprar comida, y justo un día antes, dos asociados de una pandilla fueron sorprendidos intentando pasar de contrabando una maleta llena de KFC y 100 mil dólares en efectivo a Auckland, a pesar de los estrictos controles fronterizos.

“Considerando el nivel 3, sabemos que muchos habitantes de Auckland van a estar muy entusiasmados por conseguir su ración de comida para llevar y ¿podríamos aprovechar esa posibilidad?”, comentó Roberston.

Asegurar que la gente espere 20 minutos después de su dosis de la vacuna podría ser un reto si también están esperando en un autoservicio para comer, dijo Robertson y añadió que este tipo de logística necesitará algunas modificaciones antes de que el plan pueda seguir adelante.

Comentó que el gobierno está analizando las opciones, incluyendo la búsqueda de otros lugares a los que la gente suele acudir, no solo los locales de comida rápida.

El lunes, una consejera de Auckland, Jo Bartley, sugirió por primera vez la idea a Restaurant Brands, que opera KFC, Pizza Hut y Taco Bell en Nueva Zelanda. El miércoles publicó en las redes sociales que Restaurant Brands le informó que el gobierno lo había contactado “para discutir el potencial de este concepto”.

El gobierno está utilizando “todos los instrumentos disponibles” para vacunar a la población, lo cual, destacó, constituirá la mejor oportunidad para que el país pueda volver a vivir una vida libre de confinamientos.

La semana pasada comenzó su despliegue de autobuses de vacunación itinerantes “al estilo de Mr. Whippy”.

Robertson se mostró indeciso respecto a ofrecer incentivos para que la gente se vacune, argumentando que los ejemplos internacionales mostraron efectos diversos, y que ello plantea cuestiones éticas para quienes ya están vacunados. Sin embargo, señaló que algunos comercios particulares ofrecían sándwiches o cafés para alentar a la gente a vacunarse, algo que él apoya.

El jueves, la primera ministra Jacinda Ardern informó que, en los últimos 18 meses, Nueva Zelanda ha tenido una de las tasas de hospitalización y defunción más bajas del mundo y un mayor número de días sin restricciones que casi cualquier otro país.

Ardern instó al país a liderar el camino de las tasas de vacunación.

Ahora tenemos la oportunidad de ser uno de los países más vacunados del mundo… depende de todos y cada uno de nosotros. Tenemos el suministro de vacunas que necesitamos; tenemos el personal preparado para realizar esta labor”, comentó.

Hasta la fecha, el 72% de la población elegible en Nueva Zelanda recibió una dosis de la vacuna. Poco más del 38% de la población elegible está completamente vacunada.

Los modelos del centro de investigación Te Pūnaha Matatini indican que alcanzar un 90% de vacunación o más, junto con el uso de cubrebocas, el rastreo de contactos y las pruebas rápidas, es la única forma de minimizar los estrictos confinamientos actuales. Revela que si solo se vacuna al 80% de la población, un brote comunitario del virus aún podría provocar 7 mil muertes y 60 mil hospitalizaciones.

Nueva Zelanda anunció el jueves 15 nuevos casos de coronavirus en la comunidad, de los cuales tres estaban pendientes de ser vinculados a los casos existentes del brote actual. Actualmente existen mil 123 casos de este brote, de los cuales 861 ya se recuperaron. Quince personas están hospitalizadas y tres están en cuidados intensivos.