Madonna presenta <em>Madame X</em>, su nuevo documental, en Nueva York
Madonna en la alfombra previa al estreno mundial de 'Madame X'. Foto: Jamie McCarthy/Getty Images para Ketel One Vodka

Inquieta vive la cabeza que lleva la corona, y aparentemente frágil fue la corona sobre la cabeza de la reina del pop anoche en el estreno especial en Nueva York de la película del concierto Madame X de Madonna en el Club Paradise en la cima del hotel Times Square Edition.

Su Madgesty salió de la lluvia torrencial luciendo una tiara brillante ligeramente arqueada por encima de sus trenzas rubias que llevaban con audacia una frase profana demasiado común en las calles de la Gran Manzana: “Fuck you“. La estrella del pop, de 63 años, también llevaba lo que se ha convertido en su distintivo a lo largo de sus cuatro décadas de carrera, medias de rejilla y corsé, además de lentes de sol blancos envolventes y un collar con una placa brillante en la que se leía “Trust No Bitch“.

Filmada en Lisboa, Portugal, donde Madonna reside desde 2017 para apoyar la carrera futbolística de su hijo David, la película, que se estrena 30 años después de su definitorio documental Truth or Dare, presenta imágenes de la gira 2019-2020 de la cantante que se vio interrumpida por el brote de la pandemia. La gira tomó su nombre del decimocuarto álbum de estudio de la cantante, que debutó en el número 1 de la lista Billboard 200 en 2019; Madame X fue el personaje de agente secreto viajero que adoptó para la gira y que lucha por la libertad y contra las injusticias.

YouTube video

Lo que distingue a esta gira y a la película de concierto de otras es que su escala es más pequeña, que se compone exclusivamente de salas de teatro en lugar de estadios o arenas. Y esa intimidad puede no necesariamente traducirse en la película, dijo Madonna a The Guardian.

Hay muchos momentos en los que hablo con el público, pero tuvimos que recortar muchos de ellos por cuestiones de tiempo“, comentó la cantante, de voz sorprendentemente suave, en la alfombra roja. “Me encanta que la gente me interrumpe o me grita, me encanta hablar con ellos sobre lo que estaba pasando en el mundo, ya sea Donald Trump o un desastre natural. Me encantaba tener ese intercambio de opiniones. Lo capturamos hasta cierto punto, pero no completamente”. A la acogedora sensación del espectáculo se sumó el hecho de que cuatro de sus seis hijos participaron, tanto en segmentos grabados como en actuaciones en vivo.

Inspirado por las numerosas influencias culturales de Lisboa, el álbum recorre idiomas y estilos musicales, desde el fado hasta la música gnawa marroquí y la tradición batuque de Cabo Verde, y el espectáculo cuenta con la orquesta de mujeres de Lisboa Orquestra Batukadeiras, entre otros intérpretes de todo el mundo. “En Lisboa tuve la oportunidad de conocer y compartir el gran arte de todos estos músicos en mi espectáculo, y fue una experiencia maravillosa para mí”, comentó.

El fotógrafo portugués Ricardo Gomes conoció a Madonna mientras grababa el álbum en Lisboa y fue contratado para grabar imágenes detrás de las escenas para Instagram y finalmente dirigir la película Madame X.

El Covid-19 nos canceló al final: íbamos a filmar más espectáculos“, dijo. “El desafío era que teníamos que encontrar la inspiración e ir más allá del espectáculo para conectar elementos y hacer que el mensaje fuera aún más relevante”. Incluso antes de la pandemia, la gira estuvo repleta de lesiones, un hecho que podría no ser evidente para los espectadores de la película, comentó Gomes. “En toda la gira estuvo muy lesionada, pero en realidad no podemos ver eso, se ve increíble y asombrosa“. Otro dato que puede sorprender a los espectadores: Madonna fue una estudiante sobresaliente, señaló Erin Cressida Wilson, la secretaria guionista que ha trabajado arduamente en la película biográfica de Madonna, que la estrella va a dirigir.

Una multitud de aproximadamente 75 personas depositó sus teléfonos en bolsas cerradas con llave (una costumbre que también se aplicó durante la gira de Madame X) antes de entrar en el antiguo espacio de cabaret Paradise Club, tenuemente iluminado, que se transformó en un acogedor teatro para esa noche.

Los invitados, entre los que se encontraban Drew Barrymore, la estrella de Queer Eye Antoni Porowski y el hijo de Madonna Rocco Ritchie, bebieron martinis sucios y espresso martinis de Madame X antes de que la mujer de la noche presentara su película al estilo inimitable de Madonna: “Los artistas están aquí para perturbar la paz“, dijo, citando a James Baldwin. Luego: “Cállense de una maldita vez y disfruten“.

Madame X se estrenará en Paramount+ el 8 de octubre en Estados Unidos.