Nuevo libro revela que Trump le dijo a Putin: actuaré con dureza contigo… para las cámaras
Trump con Putin en la cumbre del G20 en Osaka en junio de 2019. Grisham relata que escuchó que Trump dijo: 'Es para las cámaras, y después de que se vayan, hablaremos. Tú entiendes'. Foto: Kevin Lamarque/Reuters

Donald Trump le dijo a Vladimir Putin que tenía que actuar con dureza junto al presidente ruso para las cámaras, según la exsecretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham.

“Bien, voy a actuar un poco más duro contigo durante unos minutos”, relata Grisham quien escuchó a Trump decirle a su homólogo ruso en Osaka en 2019. “Pero es para las cámaras, y después de que se vayan, hablaremos. Tú entiendes”.

Grisham realiza la afirmación en su nuevo libro, I’ll Take Your Questions Now, que se publicará la próxima semana. The Washington Post obtuvo una copia.

La presidencia de Trump se vio marcada por su relación con Putin, el foco de la investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia electoral rusa y los vínculos entre Trump y Moscú.

Mueller no estableció una conspiración, pero recalcó que no exoneró a Trump de buscar obstruir la justicia. Las especulaciones sobre la relación de los dos mandatarios continuaron siendo constantes, sobre todo a causa de una reunión a solas, salvo por los intérpretes, en Helsinki en 2018.

Ante los medios de comunicación en la cumbre del G20 en Osaka en 2019, con Grisham sentada cerca, Trump bromeó con Putin sobre que ambos deberían “deshacerse” de los periodistas que publicaban “noticias falsas”, diciendo: “No tienen este problema en Rusia“.

Putin respondió: “Sí, sí, nosotros también, tenemos lo mismo“.

Más tarde, Trump sonrió, señaló a Putin y dijo: “No te metas en las elecciones“.

Grisham fue la tercera secretaria de prensa de Trump, un reinado infeliz en el que no realizó ni una sola sesión informativa en la Casa Blanca. Se ha seguido ampliamente su libro, con fragmentos que incluyen una comparación de Melania Trump con María Antonieta.

Una vocera de Donald Trump ha calificado el libro como “otro lamentable intento de aprovecharse de la fuerza del presidente y vender mentiras sobre la familia Trump“.

Melania Trump también desestimó el libro. Grisham trabajaba para la primera dama cuando renunció el 6 de enero de este año, el día del ataque letal en el Capitolio de Estados Unidos por parte de los partidarios de Trump.

De acuerdo con el Post, Grisham dice que Donald Trump “estaba demasiado enfrascado en su propio ego y en sus propios delirios sobre lo invencible que era” como para afrontar adecuadamente la pandemia de coronavirus.

Hablando de eventos notorios como el “Sharpiegate“, que involucra un mapa de huracanes burdamente alterado, y la afirmación de la estrella pornográfica Stormy Daniels de que el pene de Trump era pequeño y tenía forma de hongo, Grisham escribe sobre la incompetencia de la Casa Blanca, que se extiende a cómo el personal le mintió a Trump para evitar que perdiera la compostura.

Uno de esos casos, comenta Grisham, ocurrió en 2018, cuando el Air Force One se puso a disposición para llevar el féretro y el perro de servicio del expresidente George HW Bush, el patriarca fallecido de una familia que Trump detestaba.

Grisham escribe: “Sabíamos que no le parecería bien, ni siquiera para un viaje breve. Los cadáveres, la muerte, la enfermedad… esas cosas parecían asustarlo de verdad”.

Grisham critica duramente a Melania Trump, de quien dice que comenzó a romper la relación con su esposo por el asunto de Stormy Daniels.

Escribiendo sobre las críticas que recibió Melania por no estar junto a su esposo la noche de las elecciones, tal como lo hizo Jill Biden con Joe Biden, Grisham relata que Melania dijo: “No me pongo a su lado porque no necesito sostenerlo como ella lo hace. ¿Te imaginas?”

“Eso me hizo reír”, admite Grisham.