Trump testificará en la demanda interpuesta por manifestantes que dicen que un guardia los agredió en 2015
Donald Trump en Washington DC en enero. Foto: Gerald Herbert/AP

Una jueza de Nueva York ordenó que Donald Trump preste declaración el lunes en una demanda presentada por un grupo de manifestantes que dijeron que su guardia de seguridad los agredió durante una manifestación en 2015 frente a la Torre Trump.

La jueza Doris González, del tribunal supremo del Bronx, ordenó que la declaración se realice el lunes en la Torre Trump, en Manhattan. Se grabará en video y posteriormente se reproducirá cuando el caso vaya a juicio.

La demanda se centra en una disputa entre un grupo de manifestantes y los guardias de seguridad de Trump durante una protesta frente a la Torre Trump en septiembre de 2015.

El grupo protestaba contra la retórica antimexicana y antiinmigrante de Trump y señaló en la demanda que les preocupaba “la posibilidad de que estos comentarios inciten a la violencia contra la comunidad de inmigrantes mexicanos“.

Durante la manifestación, el entonces jefe de seguridad de Trump, Keith Schiller, le arrancó al grupo dos carteles de protesta en los que se leía: “Trump: haz que América vuelva a ser racista“.

Uno de los manifestantes, Efraín Galicia, intentó recuperar uno de los carteles y entonces Schiller lo golpeó en la cabeza, según muestra un video.

Los abogados buscan que Trump preste declaración para analizar si es responsable de la conducta de Schiller.

“Después de que los demandados pasaron años luchando sin éxito para evitar que Donald Trump testificara bajo juramento, el lunes tomaremos su testimonio sobre este caso”, señaló Benjamin N Dictor, abogado de los demandantes. “Esperamos presentar este caso, junto con el testimonio en video del señor Trump, al jurado en su juicio”.

El grupo se manifestó frente a la Torre Trump en dos ocasiones anteriores a la manifestación de septiembre. En ambas ocasiones los guardias de seguridad de la organización Trump informaron al grupo que no podían protestar en la banqueta. Un agente del departamento de policía de Nueva York corrigió a los guardias y señaló que el grupo tenía derecho a manifestarse en el espacio público, según la demanda.

Como presidente, los abogados de Trump dijeron que la inmunidad presidencial lo protegía de varias demandas civiles y penales presentadas en su contra. Los tribunales rechazaron dicho argumento, pero consiguió retrasar los litigios, que se han convertido en una parte central de su vida después de la presidencia.

Otro juez de Nueva York ordenó a Trump prestar declaración este año en una demanda por difamación interpuesta por Summer Zervos, una exconcursante del reality show The Apprentice. Zervos acusó a Trump de difamarla al negar sus acusaciones de que la agredió sexualmente en 2007.