Cómo el tarot se convirtió en un fenómeno de autocuidado
Jessica Dore organiza las cartas del tarot en su casa en Pensilvania. 'El tarot es un conjunto de metáforas que pueden ayudar a alguien a entender algo'. Foto: Caroline Gutman/The Guardian

Mientras Jessica Dore crecía, su madre tenía una baraja de tarot de la que sacaba cartas, para mayor mortificación de su hija. De niña, Dore le seguía la corriente como una diversión de adivinación. Pero “en la adolescencia, era algo así como ‘métete en tus asuntos'”, dice irónicamente.

Eso significaba que Dore estaba al menos familiarizada con el tarot. La baraja de 78 cartas, dividida entre los arcanos mayores y los arcanos menores (“mayores” y “menores secretos”), se utiliza con mayor o menor sinceridad para adivinar el pasado, el presente y el futuro. “Pero nunca tuve la sensación de que pudiera ser algo que resultara valioso en mi vida“, comenta Dore.

Entonces, una década después, Dore organizó una cena a la que dos amigos llevaron una baraja de tarot. Le hicieron una lectura “increíble”, cuenta, que arrojó nueva luz sobre un momento difícil por el que estaba pasando.

Las cartas me hicieron sentir vista y comprendida de una manera a la que no estaba acostumbrada“. La experiencia le abrió la mente al potencial del tarot para cambiar las perspectivas e iluminar las posibilidades. Se compró una baraja y comenzó a sacar las cartas después del trabajo cada noche.

Jessica Dore sostiene las cartas del tarot en su casa en Pensilvania. ‘No estás prediciendo el futuro, en realidad solo estás explorando’. Foto: Caroline Gutman/The Guardian

Por aquel entonces, Dore tenía poco más de 20 años, era una poeta titulada en comunicación que trabajaba como publicista en una editorial de libros de autoayuda y psicología. Se sorprendió de cómo la investigación que encontró en su trabajo podía ayudar a las personas a obtener una nueva perspectiva de sus pensamientos, sentimientos y conductas, si solo supieran buscarla.

El tarot, pensó, podría ser un conducto similar para la comprensión y la introspección. Estas dos vertientes, las barreras de la autoayuda y el tarot como camino hacia ella, viajaron juntas en la mente de Dore, culminando en un “extraño e improbable matrimonio”: se convirtió en trabajadora social titulada y lectora del tarot de tiempo completo.

En Twitter, más de 130 mil personas (junto con 52 mil en Instagram) siguen la lectura diaria de una carta por parte de Dore, que posteriormente relaciona con conceptos psicológicos, leyendas, mitos y otros temas como un estímulo para la introspección.

Por ejemplo, relaciona el cinco de copas con el entrenamiento de la flexibilidad cognitiva, proponiendo la expansión del pensamiento personal como un camino para alejarse de los pensamientos desencadenantes; mientras que la carta del sol podría iluminar las respuestas saludables al rechazo.

Ahora Dore ha ampliado su escritura intelectual sobre “la experiencia humana a través del tarot” en un libro, Tarot For Change: Using the Cards for Self-Care, Acceptance and Growth. Con esta guía práctica y cuidadosamente referenciada, Dore une lo científico y lo arcano, dos esferas que durante mucho tiempo se creyeron antitéticas, pero que cada vez lo son menos.

El tarot forma parte de una serie de prácticas místicas que han experimentado un resurgimiento en los últimos años. La más obvia es la astrología, ahora casi adyacente al psicoanálisis en nuestro léxico compartido, pero también hay psíquicos, reencarnación, energías espirituales de apoyo (como con las manifestaciones), e incluso la brujería.

En 2018, el Pew Research Centre descubrió que seis de cada 10 estadounidenses (tanto con afiliaciones religiosas como sin ellas) poseían al menos una creencia de la nueva era. Entre las explicaciones que dieron se incluyen la conexión de subculturas y personas con puntos de vista alternativos en internet, las firmas de moda que sacan a relucir su imaginería y el declive del cristianismo y la comunidad en Occidente.

Por encima de todo, este amanecer de la nueva era ha sido enmarcado como una respuesta a la ansiedad generalizada y a la inestabilidad sociopolítica; como un intento para encontrar significado en un mundo insensible y caótico.

Ahora es posible reservar citas de lectura de tarot directamente a través de Instagram, @thehoodwitch Bri Luna (que tiene 470 mil seguidores) y @thelionnessoracle Alejandra Luisa León cada una cobran alrededor de 140 dólares la hora, o bien aprender por ti mismo a leer las cartas, con recursos gratuitos como la comunidad @biddytarot de Brigit Esselmont, o la escuela y aplicación online Labyrinthos.

Jessica Dore: ‘Las cartas me hicieron sentirme vista y comprendida de una manera en que no estaba acostumbrada’.
Foto: Caroline Gutman/The Guardian

En TikTok, los algoritmos arrojan las cartas del tarot. Incluso el periódico The Sun publicó recientemente su propia guía de los arcanos mayores y menores, una señal segura de que el tráfico de búsqueda en internet es constante para la orientación espiritual.

Pero el tarot, como lo practica Dore, no proporciona muchas respuestas, sino que genera más preguntas. “No estás prediciendo el futuro; en realidad solo estás explorando, mirando las imágenes y activando la imaginación“, dice por Zoom desde su casa en Filadelfia.

Dore compara la tirada de cartas con el yoga: una disciplina diaria de autocuidado, que contiene “información espiritual profunda” que se debe experimentar en lugar de intelectualizar. “Llegué al tarot con la necesidad de descubrir cómo cuidar mejor de mí misma, cómo examinarme a mí misma, para mostrarme a mí misma”, explica. (De hecho, Dore practica dos horas de yoga Ashtanga todas las mañanas, después de 45 minutos de escribir. Si no vale la pena vivir la vida sin analizar, la suya se la ha ganado con esfuerzo).

Cuando comenzó su ritual nocturno de sacar cartas, Dore descubrió que lo que surgía daba forma a sus pensamientos y sentimientos de la misma manera en que podría hacerlo la escritura. Por ejemplo, el ocho de espadas, que comunica una sensación de victimismo o de estar atrapado, puede hacer que Dore reflexione si estaba evitando alguna emoción difícil.

Además de servir como estímulo para la introspección, el pasado de las cartas hizo que Dore pensara en que la historia se repite, en las narraciones circulares y en las imágenes reflejadas en la literatura, el folclore y las leyendas.

“Me pareció muy nutritivo, simplemente ser como: ‘Alguien dibujó esta ilustración; alguien creó estas diversas interpretaciones, eso significa que no estoy sola’“.

Desde este punto de vista, el tarot tiene más puntos en común con la terapia de lo que uno podría pensar. Como señala Dore, Carl Jung estudió los arquetipos, los símbolos y la sincronicidad para intentar comprender la psique humana.

Hoy, la terapia cognitivo-conductual que se utiliza ampliamente como tratamiento para la depresión y la ansiedad, se centra en cambiar tu forma de pensar para favorecer tu bienestar. Y otros modelos basados en la evidencia se apoyan en gran medida en las metáforas para provocar el cambio (terapia de aceptación y compromiso).

Como un conjunto de imágenes e ideas derivadas de la sabiduría antigua, el tarot tiene un potencial similar de transformación y crecimiento, señala Dore. Se remite a la definición del psicólogo estadounidense James Hillman de “psicologizar: siempre que la reflexión ocurre en términos distintos a los presentados”.

Dore tiene claros los límites: el tarot no es una terapia, al igual que ella no es terapeuta (aunque recibió formación clínica como parte de su maestría). Pero eso no quiere decir que no haya beneficios terapéuticos en proyectar nuestra vida interior en una carta.

“El lenguaje puede bloquearte, y puede desbloquearte”, comenta Dore. “El tarot es un conjunto de metáforas que pueden ayudar a alguien a entender algo: yo podría simplemente decírtelo, o tú podrías ver una imagen y realmente podría encajar”.

Varias obras de arte y antiguas botellas de vidrio en la casa de Jessica Dore. Foto: Caroline Gutman/The Guardian

Después de casi 100 años de trabajo para fundamentar la psicología en evidencias y estudios empíricos, podríamos considerar que estas influencias idiosincrásicas quedan fuera del ámbito científico. Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad, la espiritualidad se ha incorporado a los conceptos de salud mental y bienestar, aunque no necesariamente de forma reductora.

Uno de los resultados de la aceptación del “bienestar” en el siglo XXI es el aumento de la concienciación y la aceptación de los beneficios reales de las prácticas no clínicas, como la meditación, el yoga, pasar tiempo en la naturaleza, escribir un diario y las drogas que alteran la mente.

Según Dore, el tarot podría considerarse del mismo modo, como una intervención basada en una tradición mística, como el mindfulness. Es posible aceptar “otras formas de conocimiento”, sugiere, sin negar o socavar la ciencia.

Ciertamente, el cuidado y el palpable sentido de la responsabilidad con el que Dore aborda su trabajo podría sorprender a aquellos que consideran el tarot como algo esencialmente explotador, el pasatiempo de los cretinos y los crédulos. La desestimación del tarot, al igual que el de la astrología, otro interés popular entre las mujeres jóvenes, a menudo sugiere qué sufrimiento se toma en serio.

Dore no se considera a sí misma como una persona que trabaja en un contexto explícitamente feminista. Pero sugiere que las personas que no se sienten representadas en los paradigmas aceptados, o incluidas en los entornos clínicos, podrían beneficiarse en mayor medida de los enfoques alternativos de curación. (Dore completó un año de prácticas en una clínica de trastornos alimenticios, donde se utilizaron las tarjetas con un efecto “sorprendente”).

“Para aquellas personas que no se sienten aludidas por algunas de las intervenciones basadas en la evidencia, el tarot abre una puerta para que la gente se presente y diga: ‘Esto es lo que necesito‘, en lugar de decirles: ‘Esto es lo que necesitas'”, comenta.

El objetivo no es desechar los hechos, la verdad o la ciencia, explica Dore, sino dar cabida a la magia, durante mucho tiempo “relegada a los márgenes”. Su definición preferida es la del autor cristiano anónimo de Los arcanos mayores del Tarot: meditaciones, utilizar lo sutil para influir en lo denso.

En términos psicológicos, eso podría significar simplemente una mayor concienciación de cómo nuestros pensamientos y emociones (lo sutil) moldean nuestras acciones y conductas (lo denso).

En un mundo que no trazara una línea tan marcada entre la ciencia y la espiritualidad, sugiere Dore, “tal vez entenderíamos mejor nuestras conductas como consumidores, como activistas; los trabajos que elegimos, las cosas a las que dedicamos nuestro tiempo. ¿Para qué sirven estas cosas? ¿Qué altares estamos adorando? Parece muy idealista, pero así es como pienso al respecto”.

Cartas del tarot, parte de una baraja de 78. Foto: Caroline Gutman/The Guardian

Así pues, la tendencia actual del tarot ha sido absorbida y reempaquetada por las fuerzas absurdas del capitalismo que pretende contrarrestar. Donde Pamela Colman Smith, la ilustradora de la popular baraja del tarot Rider-Waite, murió sin dinero y sin reconocimiento, ahora existen barajas del tarot temáticas de todo tipo, desde gatos hasta villanos de Disney.

Urban Outfitters vende un libro para colorear sobre el tarot (o un “viaje de crecimiento personal a través del coloreado”), y un juego de cócteles “espiritualmente edificantes”, con “significados inspirados en el tequila para las 78 cartas”. En el extremo superior, Dior estrenó “vestidos de tarot” para su línea de alta costura de primavera 2021. Incluso te pueden leer las cartas en el Selfridges de Londres.

Como escribió el filósofo alemán Theodor Adorno en 1953, sobre la popularidad de la astrología “el tipo de retroceso muy característico de las personas que ya no se sienten sujetos autodeterminantes de su destino, es simultáneo a una actitud fetichista hacia las mismas condiciones que tienden a deshumanizarlas”.

Dore también escribe sobre la carta del carro y los límites de la fuerza de voluntad: “El capitalismo no está diseñado para enseñar a encontrar el camino; está diseñado para enseñar a cumplir con un camino preestablecido”. Pero sugiere que el tarot podría revelar otro camino, como siempre lo han hecho las historias y los símbolos, al margen de cualquier pregunta sobre si se basan en hechos.

“Los retaría a considerar que este conjunto de imágenes, que provienen directamente de la mitología y los cuentos populares y de hadas en muchos casos, e incluso de la religión y la espiritualidad, también podrían tener un significado, si son capaces de salir de la rigidez de su mentalidad“.

Incluso si la magia es un salto demasiado grande, al “recuperar la imaginación de las garras de la duda y el racionalismo”, el tarot puede al menos permitirnos imaginar un mundo mejor: el primer paso para crearlo.

Uno de los ideales del tarot es experimentar la “totalidad de las cosas”, comenta Dore: donde nada es blanco o negro, incluso los aparentes opuestos son idénticos en la naturaleza, y “todas las cosas, sin importar lo aparentemente conflictivas que son, pueden existir juntas”. Esto se asemeja mucho a muchas cosmovisiones indígenas, que cada vez son más reconocidas como fundamentales en la lucha contra la crisis climática.

La cofundadora de The Extinction Rebellion, Gail Bradbrook, y la académica feminista Angela Davis también han hablado de algo parecido a la definición de magia de Dore en su activismo: la posibilidad de lograr lo que ahora parece imposible.

El tarot simplemente pide que nos mantengamos abiertos a él, comenta Dore. “Lo maravilloso del tarot es que te encontrarás con la carta en el punto en el que estás preparado para ir.