No quiero que termine mi primera relación poliamorosa
La compañía de tres: 'No quiero desperdiciar lo que teníamos'. Foto: Getty Images

Desde hace 18 meses he tenido una relación con otros dos hombres. Ellos ya eran pareja desde hace cinco años. Hicimos que funcionara y nos mudamos juntos. Todos tenemos alrededor de 30 años. Nunca tuve una relación que durara más de unas pocas semanas antes de esto.

La atracción era igual de intensa para ambos al principio, pero, con el paso del tiempo, desarrollé más una conexión sexual con ‘B’, siendo muchas veces muy espontánea solo entre los dos, siempre con casi una “sensación de engaño”. También hicimos tríos.

‘A’ es cariñoso y atento y también me encanta vivir con él. Ellos aportaban la estabilidad, el cariño y el cuidado; yo aportaba la excitación, la llama en la cama y ampliaba su vida social.

A se ofendió al descubrir que ‘B’ y yo tuvimos relaciones sexuales durante un período en el que los tres no habíamos dormido juntos durante un mes, por lo que fue razonable que se sintiera apartado. Dijo que sentía que debíamos ser más amigos que pareja. Desde entonces los tres vivimos juntos como amigos, seguimos saliendo todos juntos, pero no tengo sexo con ellos, aunque ellos siguen compartiendo habitación.

Todo iba bien hasta que hace una semana sentí que no quería desperdiciar lo que teníamos y quise intentar solucionar las cosas como pareja sexual. Dijeron que era mejor seguir siendo amigos, lo cual me duele. Creo que es mejor que me vaya y siga adelante, aunque no quiero hacerlo.

Respuesta de Philippa

Una relación sexual con frecuencia puede girar en torno al estatus de alguna manera u otra. Lo que quiero decir es que una relación puede caer en un ciclo destructivo y convertirse en algo más relacionado con quién tiene el poder que con la reciprocidad, el apoyo y el placer. Si no somos cuidadosos, lo que era una relación estrecha puede descender a “quién es mejor” de alguna forma. Muchas veces no se habla de estas cuestiones ni se reconocen, a no ser que tengas una mentalidad psicológica, e incluso en una pareja puede ser muy complejo. En una relación poliamorosa, el juego de estatus puede ser aún más complejo.

Con frecuencia puede surgir un “thrupple” como el tuyo, con una pareja establecida a la que se une un tercero. Puede ser difícil manejar el hecho de no estar en una especie de orden jerárquico. A veces, para aumentar el nivel de poder, uno de los miembros de la pareja oculta información al otro. En una relación de tres personas, dos miembros podrían ocultar información al tercero. Tú y ‘B’ se encontraban en esta situación con ‘A’. Pudo ser tentador crear secretos para que no te sintieras en la parte inferior de la pirámide. Y te dio un poco de emoción, pero al final fue destructivo. Ahora que ‘A’ y ‘B’ están juntos de nuevo, puede que sientas que perdiste tu posición y que fuiste relegado al estatus de amigo y no de pareja, y eso es devastador. Y no estoy segura de si se trata de la sensación de haber sido desplazado y de haber perdido tu estatus en el grupo, lo que resulta tan difícil de manejar. O de extrañar la emoción de “engañar” a ‘A’, o de extrañar el sexo con ambos.

Con frecuencia es necesario trabajar en los límites que necesita cada persona en una relación y en los que es necesario establecer compromisos para que ambas personas se sientan bien. En una relación poliamorosa a largo plazo puede necesitarse incluso más cuidado. ‘A’ estableció sus límites. ¿Cuáles son los límites de ‘B’? ¿Y los tuyos?

Lo que puedes hacer es hablar de ello entre todos. Podrías decir que si pudieras volver a entrar, no tendrías secretos que harían que alguno de los tres se sintiera mal. Quién sabe, tal vez encuentren una forma de estar juntos sexualmente que sí funcione para los tres. Pero, ¿te parecería igual de excitante si no hubiera secretos y, por tanto, juego de poder?

Observo que has asignado un papel a cada miembro del grupo. ‘A’ es el cuidador, ‘B’ parece ser el sexy y tú eres el organizador de la vida social. Ten cuidado con asignar roles a las personas. Creo que es un intento de hacer que la gente se sienta en igualdad, pero, personalmente, si me pusieran en el papel de cuidadora, no me gustaría.

Todos pueden ser atentos, sexys y responsables de su vida social. Los roles pueden ayudar a que todos se sientan valorados, pero pueden ser limitantes.

No sé cómo fue tu infancia, pero me pregunto si tuviste a uno de tus padres para ti solo y el otro quedó excluido. Y este arreglo en el que has estado durante los últimos 18 meses se sintió como una química increíble porque al ganarle ‘B’ a ‘A’ hasta cierto punto se sintió como volver a casa a una dinámica familiar.

Me pregunto si el confinamiento fue lo que hizo que esta fuera tu primera relación a largo plazo o si fue la dinámica la que te pareció lo suficientemente excitante como para querer comprometerte con ella. Puede que te duela porque ha sido la primera vez que has experimentado una relación más duradera. O puede que te molesten algunos problemas iniciales que tienes sin resolver. O, por supuesto, puede ser que simplemente extrañes el sexo y la intimidad que alguna vez tuviste: a veces un cigarro es solo un cigarro. Espero que las preguntas que te planteé te ayuden a aclararte. Siento que te duela y deseo que sanes.