La medallista de oro olímpica Sunisa Lee dice que le rociaron gas pimienta en un ataque racista
La gimnasta estadounidense Sunisa Lee compite en los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio, Japón. Foto: Robert Gauthier/Los Angeles Times/REX/Shutterstock

La gimnasta olímpica estadounidense Sunisa Lee reveló que le rociaron gas pimienta en un ataque racista desde un vehículo, semanas después de ganar el oro en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Lee, de 18 años, se encontraba esperando un Uber en Los Ángeles tras salir una noche con un grupo de amigos, todos ellos de ascendencia asiática. Un carro pasó a toda velocidad y sus pasajeros comenzaron a gritar insultos antiasiáticos y les dijeron a Lee y a sus amigos que “se fueran al lugar de donde vinieron”. Uno de los pasajeros le roció el brazo con un spray de gas pimienta mientras el carro se alejaba, contó Lee, quien se convirtió en la primera atleta olímpica de origen hmong y en la primera mujer asiático-americana en ganar una medalla de oro en la competencia completa de gimnasia este año.

“Estaba muy enojada, pero no había nada que pudiera hacer o controlar porque hulleron”, reveló Lee en una reciente entrevista con PopSugar. “No les hice nada, y tener esta fama es tan difícil porque no quería hacer nada que pudiera meterme en problemas. Simplemente dejé que sucediera”, añadió.

El ataque ocurrió en octubre mientras Lee se encontraba en Los Ángeles para grabar Dancing with the Stars.

Lee creció en una comunidad Hmong muy unida en St Paul, Minnesota. Sus padres emigraron de Laos antes de que ella naciera y se establecieron en la ciudad, que alberga la mayor comunidad hmong en Estados Unidos.

Los hmong son un grupo étnico desplazado del sudeste asiático que se alió a Estados Unidos durante la guerra de Vietnam. Tras la guerra, los hmong que permanecieron en Laos fueron perseguidos, reclutados para realizar trabajos forzados y llevados a campos de concentración.

Como resultado, muchos, incluida la familia de Lee, huyeron del país.

Desde que se informó por primera vez sobre la existencia del coronavirus en China, los miembros de las comunidades asiático-americanas y de las islas del Pacífico de todo Estados Unidos se han enfrentado a la intolerancia y el racismo en forma de acoso verbal y ataques físicos. Muchos culpan a Donald Trump de contribuir a avivar el sentimiento antiasiático al utilizar términos racistas al referirse al coronavirus, como “virus chino” y “kung gripa”.

Desde el pasado mes de marzo se han registrado más de 9 mil incidentes antiasiáticos. De acuerdo con Stop AAPI Hate, una coalición nacional que rastrea y responde a los delitos con motivación racial hacia los asiático-americanos e isleños del Pacífico, en 2020 se produjeron 4 mil 548 delitos de odio y otros 4 mil 522 en 2021.