<i>Rumbo al infierno</i>: el festival de muerte surcoreano que arrasa con <i>El juego del calamar</i>
Morir con fuerza… Rumbo al infierno. Foto: Netflix

Lo más fácil del mundo sería llamar a la serie Rumbo al infierno el nuevo El juego del calamar. Después de todo, ambos son dramas surcoreanos, ambos tratan sobre muertes violentas y ambos son éxitos rotundos en Netflix. Esta semana se informó que Rumbo al infierno había superado los índices de audiencia en 80 países diferentes en las primeras 24 horas de su estreno, y que había superado a El juego del calamar como el programa más visto de la plataforma.

Por supuesto, las comparaciones son válidas. El juego del calamar fue un hito tan grande, no solo por situar firmemente los dramas coreanos en la corriente principal, sino por destacar la popularidad de las series que no están en inglés, que siempre iba a engullir lo siguiente que apareciera. ¿Recuerdas cómo todas las comedias protagonizadas por mujeres fueron llamadas “la nueva Fleabag” durante años después de su estreno? Este caso es similar, solo que con coreanos gritando y muriendo de formas inimaginablemente horribles.

Sin embargo, espero desesperadamente que Rumbo al infierno pueda deshacerse de esas fáciles comparaciones. No solo merece defenderse por sí misma, sino que además es buena. Como, increíblemente buena. Mejor que El juego del calamar. Mejor que la mayoría de las cosas, incluso. Si no has visto Rumbo al infierno, deja todo en este momento y vela.

Su premisa es simplemente maravillosa. De la nada, la gente recibe la visita de un rostro espeluznante que se materializa frente a ellos, y les dice la hora y la fecha de su inminente muerte. Y entonces, como un reloj, tres enormes monstruos CGI irrumpen desde otra dimensión y pulverizan a esa persona en una paliza que termina con la incineración de todo su cuerpo.

foto de una escena de rumbo al infierno serie de netflix
Se acabó el tiempo… los demonios descienden en Rumbo al infierno. Foto: Netflix

Muchos otros trabajos lo dejarían ahí, de hecho, las palizas demoníacas tienen un ligero aire sub-Marvel, pero el punto en el que Rumbo al infierno prospera es en su voluntad de mostrarnos lo que ocurre alrededor de sus límites. El conocimiento repentino de que alguna fuerza está eligiendo deliberadamente a ciertas personas para que sean asesinadas por seres sobrenaturales reconfigura instantáneamente toda la sociedad tal y como la conocemos. Los individuos que afirman tener una idea de la causa alcanzan un estatus mesiánico. Millones de personas se apoderan de vastas y desagradables teorías conspirativas. La población mundial se ve envuelta en una maraña de miedo y confusión. En poco tiempo, los mismos demonios quedan reducidos a un espectáculo secundario.

En ese sentido, Rumbo al infierno evoca más a dos series más tranquilas e intelectuales. Aunque el argumento de “este es el momento en que morirás” está tomado directamente de El Aro, el tono tiene mucho más en común con The Leftovers y The Returned; series que iluminan la fragilidad de la experiencia humana, que nos recuerdan que no se necesita mucho para que todo se derrumbe por completo. Uno no lanza comparaciones con The Leftovers a la ligera, pero Rumbo al infierno se lo merece.

Por esta razón, no creo que Rumbo al infierno le robe definitivamente la corona a El juego del calamar. El juego del calamar fue una serie que, en retrospectiva, se realizó con un ojo puesto en internet.

Los trajes, las máscaras y los coros seguramente se diseñaron para alimentar los memes (como así fue), y se basó en el tipo de nostalgia sencilla que mantiene a tus padres en Facebook. El juego del calamar fue grande, amplio y episódico, hasta el punto de que mi hijo de seis años ha desarrollado una comprensión bastante buena de la misma, basada únicamente en el contenido periférico de internet.

Sin embargo, la serie Rumbo al infierno es un asunto mucho más oscuro y complicado. Hay referencias a la cultura de internet, sobre todo en Arrowhead, un grupo parecido a QAnon que aparece con frecuencia para gritar tonterías histéricas y frenéticas directamente en una transmisión en vivo, pero son presentados de forma más condenatoria que como una obertura. Los personajes aquí no son solo números sin rostro en ropa deportiva, sino que cada uno tiene su propia historia personal. Con cada giro brusco que se produce, y hay muchos, te ves obligado a sentir todo el peso de cada consecuencia. Es mucho menos divertido que El juego del calamar y mucho más difícil de digerir.

Precisamente por eso vale tanto la pena. Rumbo al infierno es un drama verdaderamente excepcional envuelto en la más ligera de las emociones del género. Puede que en la actualidad se vea arrastrada por la estela de El juego del calamar, pero les garantizo que, de las dos, es la serie de la que se seguirá hablando dentro de una década.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales