La ciudad de Nueva York establece un mandato de vacunación contra el Covid-19 para todos los empleadores del sector privado
Una persona camina frente a un punto de vacunación anticovid en Brooklyn, Nueva York. Foto: Xinhua/REX/Shutterstock

Todos los empleadores del sector privado de la ciudad de Nueva York tendrán que exigir a sus trabajadores que se vacunen contra el Covid-19, anunció el lunes el alcalde, imponiendo una de las normas de vacunación más estrictas del país.

La medida de Bill de Blasio surge en un momento en que los casos vuelven a aumentar en Estados Unidos y la preocupante variante ómicron adquiere fuerza en Nueva York y otros lugares.

“En la ciudad de Nueva York decidimos dar un golpe preventivo para realizar algo realmente audaz que detenga el posterior aumento del Covid-19 y los peligros que nos está causando a todos”, dijo.

De Blasio, un demócrata al que le quedan pocas semanas en el cargo, indicó que el mandato entrará en vigor el 27 de diciembre.

En su aparición en MSNBC, dijo que la medida tenía como objetivo prevenir un aumento de los contagios durante las reuniones navideñas y cuando el clima frío hace que más personas se queden en casa, donde es más probable que se propague el virus.

Los mandatos de vacunación en los estados y ciudades varían mucho, pues algunos estados se resisten a ellos y otros exigen vacunas para los empleados del gobierno o ciertos sectores que corren un riesgo especialmente alto, como los trabajadores del sector salud.

No obstante, la mayoría de los funcionarios no han anunciado mandatos que lleguen tan lejos en el sector privado, ni mandatos que abarquen a tanta gente.

Joe Biden pretendía imponer un mandato similar a nivel nacional, aplicándolo a las empresas con 100 o más trabajadores, sin embargo, los tribunales federales lo dejaron pendiente antes del plazo del 4 de enero.

De Blasio comentó que esperaba que su nuevo mandato sobreviviera a cualquier desafío legal. Un vocero del alcalde indicó que el mandato abarcaría aproximadamente a 184 mil empresas de la ciudad, que tiene una población de 8.8 millones de habitantes.

Las vacunas ya son obligatorias para los trabajadores de hospitales y asilos y para los empleados de la ciudad, incluidos los maestros, la policía y los bomberos. La semana pasada se anunció un mandato de vacunación para los empleados de escuelas privadas y religiosas.

Además, el alcalde anunció que cualquier persona de 12 años o más que quiera comer en un restaurante, ir a un gimnasio o ver un espectáculo tendrá que presentar una prueba de haber recibido dos dosis de la vacuna, en lugar de la exigencia actual de una dosis. Adicionalmente, se exigirá una prueba de al menos una dosis en el caso de los niños de 5 a 11 años, explicó de Blasio.

De Blasio, quien indicó que podría postularse para gobernador de Nueva York el próximo año, ha procurado presentarse como un líder nacional en la lucha contra el Covid-19.

El mandato entrará en vigor días antes de que otro demócrata, Eric Adams, tome posesión como alcalde. Evan Thies, vocero de Adams, expresó que el alcalde electo “evaluará este mandato y otras estrategias contra el Covid-19 cuando esté en el cargo y tomará decisiones basadas en la ciencia, la eficacia y el consejo de los profesionales del sector salud”.

El representante Lee Zeldin, un republicano de Long Island que busca la nominación por parte del partido GOP para gobernador, calificó el nuevo requisito de vacunación como un “mandato que mata el empleo y suprime las pequeñas empresas”.

Zeldin calificó a De Blasio como “un político incapaz, de extrema izquierda, que es antiempresarial, unidimensional, sin responsabilidad, poco brillante y con una actitud perpetua de ‘yo siempre sé más’… el peor alcalde en Estados Unidos”.