Covid-19: ¿es seguro besar durante esta Navidad? Es un riesgo, dicen los científicos

Puede que Boris Johnson haya aprobado las fiestas navideñas y las representaciones del nacimiento, pero una ministra del Gobierno puso a la ciencia de su lado cuando advirtió sobre el peligro de los besos festivos esta Navidad.

En su participación en el programa Peston de la ITV, la secretaria de Trabajo y Pensiones, Thérèse Coffey, dijo: “Todos deberíamos intentar disfrutar la Navidad que tenemos por delante” pero, “por si sirve de algo, no creo que deban darse muchos besos bajo la decoración navideña”.

Los expertos coinciden en que esto sería un asunto arriesgado, y no el único.

“Es probable que los besos supongan un riesgo, ya que inevitablemente se produce un contacto muy estrecho entre ambas personas”, señaló Catherine Noakes, profesora de ingeniería ambiental para edificios en la Universidad de Leeds y miembro del Grupo Asesor Científico para Emergencias del Reino Unido, SAGE.

“Sin embargo, compartir el mismo aire e interactuar juntos en una sala poco ventilada con varias personas constituye probablemente un riesgo mayor, ya que en la mayoría de los casos esto ocurre con mucha más frecuencia que el contacto muy estrecho”, indicó.

“La inhalación del virus es un riesgo clave, por lo que tomar medidas para reducir el número de personas en un espacio y asegurarse de que está bien ventilado probablemente resulte más beneficioso”.

La profesora Susan Michie, directora del Centro de Cambio de Conducta de la UCL y miembro del grupo asesor de ciencias de la conducta Spi-B, también recalcó el papel de las diminutas partículas virales en aerosol en la transmisión del Covid-19, advirtiendo que estas pueden permanecer en el aire durante muchas horas.

“El mayor peligro en las fiestas navideñas es, por tanto, que la gente hable en voz alta, cante y se ría, y esto puede provenir de personas contagiadas asintomáticas”, señaló.

El Dr. Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading, coincidió en que la charla navideña no es el único riesgo a considerar. Bailar también es un problema debido a la fuerte respiración.

“Es una buena idea mantener, en la medida de lo posible, el espacio personal y una buena higiene de manos y cara. Es necesario recordar que el virus se transmite con mucha facilidad de persona a persona en cualquier situación de contacto cercano”, dijo Clarke. “Los cubrebocas pueden ayudar, siempre y cuando estén bien colocados y limpios, sin embargo, la gente no debería esperar que sean una especie de barrera invencible”.

“No se trata de ser la policía de la diversión”, añadió. “Es igual de fácil contagiarse de Covid-19 en un velorio muy concurrido que en una fiesta”.