Un abogado advierte que la decisión de la FIA sobre el GP de Abu Dabi podría ser anulada en los tribunales
Lewis Hamilton sigue el auto de seguridad en el Circuito de Yas Marina antes de la polémica vuelta final. Foto: Giuseppe Cacace/AFP/Getty Images

La gestión de la FIA del controvertido final del Gran Premio de Abu Dabi fue duramente criticada por un destacado abogado especializado en arbitraje internacional, que considera que el deporte “está cometiendo favoritismo”.

Duncan Bagshaw considera que Mercedes tendría argumentos sólidos para que las decisiones, que le costaron a Lewis Hamilton una victoria casi segura y el campeonato mundial de Fórmula 1, quedaran anuladas.

Max Verstappen, de Red Bull, fue coronado como campeón del mundo tras conseguir una dramática victoria en la última vuelta en el circuito de Yas Marina, sin embargo, se confirmó el resultado solo después de horas de deliberación y dos protestas rechazadas de Mercedes tras una discutida intervención durante las últimas vueltas del director de carrera de la FIA, Michael Masi.

Bagshaw, un abogado de Howard Kennedy especializado en arbitraje y litigios internacionales, se mostró despectivo respecto al proceso y señaló que Mercedes estaría en una posición sólida para emprender acciones legales.

“Anoche se presentó una impugnación ante la FIA que quedó resuelta muy rápidamente”, dijo en el programa Today de la BBC. “La FIA, cometiendo favoritismo, tal vez sin sorprender, dijo que mantenía la decisión del director de carrera Michael Masi. Mercedes puede presentar un caso y creo que es bastante probable que lo lleven a un tribunal de arbitraje, porque tanto depende del resultado de estas carreras que pueden sentir que realmente no tienen otra opción”.

Hamilton parecía tener el control y estar a punto de ganar cuando a cinco vueltas del final se activó el safety car después de que Nicholas Latifi chocó su Williams. Verstappen entró al pit para conseguir neumáticos nuevos con los cuales atacar a Hamilton, mientras que Mercedes mantuvo a su hombre fuera para mantener su posición en la pista.

Con tan pocas vueltas restantes, lo normal hubiera sido que la carrera concluyera con el safety car. Sin embargo, pareció que la FIA quiso garantizar que se terminara con una vuelta de carrera. Mercedes cree que se produjo una intervención injusta por parte de la FIA para asegurarse de que Verstappen estuviera justo detrás de Hamilton en esa última vuelta de carrera.

El director del equipo de Red Bull, Christian Horner, pidió al director de carrera de la FIA, Michael Masi, que permitiera que los autos que se encontraban rezagados entre Verstappen y Hamilton se desdoblaran, dejando a los protagonistas del título más parejos para la crucial vuelta final. Inicialmente se dijo que no se les permitiría hacerlo, pero después se anunció que esos cinco carros específicamente se podían desdoblar.

Cuando se reanudó la carrera, Hamilton era un blanco fácil con unos neumáticos mucho más viejos y Verstappen lo rebasó rápidamente para llevarse la victoria y el título. Mercedes protestó por el manejo de los procedimientos del safety car, pero sus protestas fueron rechazadas.

Mercedes pretende apelar las decisiones que rechazan sus protestas, pero podrían recurrir incluso a más medidas. Pueden llevar su caso al procedimiento de resolución de disputas según el Acuerdo de la Concordia de la F1, el contrato entre los equipos, la FIA y el titular de los derechos comerciales, y también lo podrían presentar ante el tribunal de arbitraje deportivo de Suiza. Considerando su interpretación de lo que ocurrió, Bagshaw estaba convencido de que Mercedes tenía un buen caso para hacerlo.

“Esta decisión la tomó el propio director de carrera aplicando una norma del reglamento que es, yo diría, muy clara y bastante explícita sobre lo que tiene que ocurrir en esta situación”.

Todo el mundo quería que la carrera terminara en óptimas condiciones, sin embargo, el reglamento deja muy en claro que cualquier auto que fuera rebasado por el líder tiene que poder pasar a los autos líderes y al safety car antes de que se reinicie la carrera, y él no permitió que eso sucediera”.

“Para Mercedes es muy importante transmitir el mensaje de que las carreras son lo más importante para este deporte y que respetan el resultado de la carrera en la pista, pero también deben aceptar el hecho de que comercialmente este es un deporte que gira en torno al dinero”.

“Tienen obligaciones con Lewis Hamilton, su equipo, sus patrocinadores y muchas otras personas. Tal vez no sea tanto que quieran impugnar esta decisión, que quieran que el comité de árbitros decida esta temporada, sino simplemente que no tienen otra opción”.