‘Mi madre no me protegió de los abusos sexuales cuando era niña’
'Cuando trabajes con todas tus experiencias y sentimientos y los valides, es posible que te traiga algo de paz'. Foto: Alamy

La pregunta: Varias veces durante mi infancia sufrí abusos sexuales por parte de diferentes hombres, desde los seis años. Crecí como la hija mayor de una madre soltera que muchas veces tenía problemas para salir adelante. Después de criar a mis hijos por mi cuenta, ambos ya son adultos, comprendo los retos y el agotamiento de ser madre soltera. Sin embargo, no comprendo una serie de decisiones negligentes que tomó, como la de dejarnos a uno o a todos al cuidado de adultos desconocidos o, peor aún, de adultos sospechosos de comportamiento abusivo, durante las noches.

Comprender que mi mamá es emocionalmente vulnerable ha hecho que mis hermanos y yo no le mencionemos estas cuestiones con el fin de mantener la paz. Aun así, en los últimos años mi mamá se ha acostumbrado a sacar el tema de mis abusos de forma imprevista, para explicar que no fue una mala madre. O saca a relucir una conversación sobre cómo fue una buena madre, y después menciona un incidente traumático que insiste en que no fue culpa suya.

Me diagnosticaron TEPT (Trastorno de Estrés Postraumático) debido a los abusos. No puedo ver ninguna otra opción que no sea cortar comunicación con mi mamá para manejar la angustia que su comportamiento me causa y estoy en el proceso de buscar terapia. Se siente como una medida drástica, pero me quedé sin ideas por completo después de años de intentos fallidos de mantener la armonía familiar.

Respuesta de Philippa: Lamento que todo esto te ocurriera y que sigas viviendo con las consecuencias de ello.
Es posible que los padres no sean conscientes de cómo pueden seguir afectando a sus hijos adultos. Odias que saque el tema de tus abusos, pero me pregunto qué significaría para ti, escuchar a tu madre decir algo como: “Cometí errores terribles cuando eras una niña. No debería haberte dejado con gente que te hizo daño y te hizo cosas que nadie debió haberte hecho. Lamento no haber podido hacerlo mejor. Lo lamento profundamente. Me gustaría poder sacarlo de tu vida. Lamento que te haya causado tanto dolor”. ¿Y entonces cómo sería para ti si ella nunca más lo mencionara, a menos que tú tocaras el tema? ¿Eso sería suficiente para que fuera tolerable estar con ella?

Me imagino que a tu madre le puede resultar agonizante admitir que sus acciones tuvieron malas consecuencias con las que aún vives. O que ella tuvo la oportunidad de decidir sobre ellas. Imagino que siente que la vergüenza, la humillación y la culpa de decir que se equivocó sería devastador para ella porque podría sentir que perdería esa identidad de “buena madre” que creó para sí misma. No quiere sentirse borrada, así que quiere tener razón. Personalmente, creo que la verdad la liberaría, pero probablemente ella no lo siente así.

Si le concedes esa etiqueta de “buena madre”, ¿qué pasa con tu experiencia? ¿Sería como negar la experiencia que tuviste?

Los apelativos de “buena” o “mala” madre nunca son útiles. Nadie es puramente una de ellas, sino más bien una mezcla de ambas, y si nos aferramos a la etiqueta de “buena” madre, esto puede obstaculizar la reparación de nuestros errores del pasado.

En ocasiones, lo único que podemos hacer es pedir lo que queremos. Probablemente hubo momentos en los que sí sentiste su amor, pero hubo otros momentos que te dejaron con continuos recuerdos. Si ella pudiera reconocer que este es su legado y que se arrepiente de las decisiones que condujeron a ello, entonces espero que ambas puedan beneficiarse.

No hay ninguna garantía de que sea capaz de decir lo que necesitas escuchar, o de que deje de querer esa etiqueta de “buena madre”. Lo que está en tu mano para poder cambiar, es lo que has emprendido. Estás buscando terapia y cuando trabajes con todas tus experiencias y sentimientos y los valides, es posible que te traiga algo de paz. Tal vez, cuando hayas pasado por este proceso, te sentirás lo suficientemente fuerte como para dejar que tu mamá regrese a tu vida, bajo tus términos y con tus límites, si es que aún sigue viva. Sin embargo, los adultos suelen alejarse de sus padres cuando consideran que su presencia es demasiado dolorosa. Tuviste un pasado peligroso y difícil, y los recuerdos de ello se vuelven intolerables. Leyendo entre líneas tu correo electrónico me pregunto si tu madre siempre intenta que todo gire en torno a ella y considera a sus hijos y a los demás como algo menos importante, en lugar de tener la misma importancia. Si este es el caso, tal vez ni siquiera el reconocimiento y la disculpa funcionen, ya que tal vez no te parezcan sinceros.

Si la apartas o no de tu vida dependerá de si crees que te costará más mantener contacto con ella que si estuvieras distanciada de ella en el momento de su muerte. Eso solo tú lo puedes saber.

Tal vez mostrarle tu correo electrónico e incluso esta respuesta podría ayudarla a elegir entre insistir en que fue una “buena madre” o asumir el resultado que sus decisiones tuvieron en ti. Si ella no hace que ese intercambio se centre en ella, y si nunca menciona los abusos a menos que tú toques el tema, existe la posibilidad de que no tengas que apartarla de tu vida.

Para recibir orientación sobre terapias para superar traumas, contacte a emdrassociation.org.uk
Si tiene alguna pregunta, envíe un breve correo electrónico a [email protected]