¿Quién es Gabriel Boric? El líder estudiantil radical que será el próximo presidente de Chile
Gabriel Boric reacciona antes de dar su discurso a sus partidarios después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Santiago, Chile. Foto: Marcelo Hernández/Getty Images

Hace cuatro meses, Gabriel Boric, de 35 años, sorprendió a las urnas al proclamarse vencedor en las primarias presidenciales en las que apenas tenía la edad suficiente para competir. Sin embargo, el 11 de marzo del próximo año tomará posesión como el presidente más joven de la historia de Chile – después de acumular más votos que cualquier otro candidato presidencial de la historia.

Boric es el motor del abrupto cambio de guardia en Chile. Pertenece a una generación radical de líderes estudiantiles que están sombríamente decididos a enterrar de una vez por todas el amargo legado del dictador Augusto Pinochet.

“¡Chile fue la cuna del neoliberalismo y también será su tumba!”, gritó desde un escenario la noche de su victoria en las primarias, con su tatuaje en el antebrazo asomándose por debajo de una manga recogida.

La brutal dictadura del general Pinochet confirió a Chile su modelo económico extremo, y Boric y su influyente grupo de líderes estudiantiles se han encargado de deshacerse de él.

“Sé que la historia no comienza con nosotros”, declaró en el escenario en la noche del domingo como presidente electo ante una multitud vociferante.

“Me siento como un heredero de la larga trayectoria de quienes, desde distintos lugares, han buscado incansablemente la justicia social”.

Boric nació en Punta Arenas en 1986 y se siente fuertemente orgulloso de su región natal, Magallanes, situada al pie de los campos de hielo patagónicos.

En 2011, al iniciar el último año de su carrera en Derecho, Boric fue uno de los líderes de las protestas por la educación que paralizaron a Chile y que llevaron a varios jóvenes líderes – los cuales, todos, formaron parte de la campaña presidencial de Boric – a participar en la política.

No terminó su carrera, sino que ganó la elección al Congreso de Chile en 2013 y fue diputado durante dos períodos, convirtiéndose en uno de los primeros congresistas que no pertenecían a las dos coaliciones tradicionales de Chile en ese proceso.

Sin embargo, desde que perdió por poco la primera vuelta presidencial ante José Antonio Kast, un partidario de extrema derecha del general Pinochet, moderó su programa de forma notoria, apelando a los votantes centristas que ahora lo impulsaron a La Moneda.

A diferencia de sus días incendiarios al frente de las marchas, Boric se muestra ahora cuidadosamente arreglado, humilde y serio – a la vez que suele vestir un elegante saco que cubre sus tatuajes. Su novia, Irina Karamanos, lo acompañó en el escenario en la noche del domingo después de los resultados.

Se comprometió a descentralizar Chile, implementar un estado de bienestar, aumentar el gasto público e incluir a las mujeres, a los chilenos no binarios y a los pueblos indígenas como nunca antes. No obstante, el objetivo final de Boric es liberar al país de las ataduras de la dictadura de Pinochet, lo cual definirá su legado.

En los próximos cuatro años se verá el inicio de este proceso, ya que la generación de estudiantes de 2011, liderada por Boric, asumirá un papel aún más importante que antes.