Los 10 mejores discos del mundo de 2021, según The Guardian
Arpas malienses, ghazales en urdu y un chelo guatemalteco… Toumani Diabete, Arooj Aftab, Mabe Fratti. Foto compuesta: Getty

10. Sarah Haras – Mirage

La productora experimental bahreiní Sarah Haras serpentea entre el ambiente y la agresión en Mirage, deformando las distintivas melodías del oud de la música folclórica khaliji entre gruesas ondas de distorsión y patrones vocales brillantes y abstractos. El resultado encierra al oyente en un baño sonoro de trance que casi llega a la catarsis de la pista de baile.

9. Mdou Moctar – Afrique Victime

El guitarrista tuareg autodidacta Mdou Moctar ha sido comparado con Jimi Hendrix gracias a su capacidad para la distorsión estruendosa. Sin embargo, Afrique Victime lo sitúa a él y a su banda en su propia categoría, construyendo colosales éxitos para replicar la fuerza de sus presentaciones en vivo e impregnando sus letras con una narrativa de protesta contra la explotación postcolonial del continente. Lee la crítica completa.

Los 10 mejores discos del mundo de 2021, según The Guardian - joyous
Alegre celebración… Balimaya Project. Foto: Sin crédito

8. Balimaya Project – Wolo So

Este conjunto de percusión de 16 piezas con sede en Londres es una fuerza que debemos tomar en cuenta. Fusionando los ritmos sincopados de los pueblos mandinga de África occidental con una mentalidad de improvisación jazzística, su disco debut es una alegre celebración del poder intrínseco de la percusión para conmovernos, y para hacernos bailar.

7. Native Soul – Teenage Dreams

En su disco debut, el dúo sudafricano canaliza el amapiano, el último subgénero de la música house del país. Combinando la percusión minimalista con el ímpetu dubby, este dúo de 18 y 19 años personifica el claustrofóbico entorno urbano en el que crean su música en su combinación de oscuridad melódica y ritmos estrepitosos. Lee la crítica completa.

6. Arooj Aftab – Vulture Prince

En Vulture Prince, dedicado a su hermano fallecido, la vocalista y compositora Arooj Aftab utiliza el anhelo existencial de los ghazals en urdu para explorar la dolorosa y aislante experiencia de la pérdida, rehuyendo de la instrumentación tradicional y optando por arpas, cuerdas y teclas. Sin embargo, la delicada voz de Aftab es la estrella en esta obra, alargando las sílabas para contener una emoción inefable.

Los 10 mejores discos del mundo de 2021, según The Guardian - self-assured
Un debut seguro de sí mismo… Jaubi. Foto: Uzma Rao

5. Jaubi – Nafs at Peace

El cuarteto pakistaní de improvisación continuó el LP Ragas From Lahore de 2020 con este disco de debut en grupo, extraordinariamente seguro de sí mismo. Pensado para evocar un viaje coránico del yo, incorpora la guitarra y los sintetizadores junto con la tabla y el sarangui en una fusión intuitiva. Alcanza su cúspide en la canción principal, ya que los miembros de la banda tocan en solitario referencias clásicas indias y de jazz espiritual. Lee la crítica completa.

4. Arushi Jain – Under the Lilac Sky

La compositora indio-estadounidense, que reformula los ragas clásicos hindúes en el contexto de la composición de sintetizadores modulares modernos, se propuso una tarea potencialmente insuperable para su disco de debut. Sin embargo, el resultado es un intrincado y atractivo mosaico de zumbidos, voces y patrones de sintetizadores, cuya secuenciación pretende evocar el tranquilo paso del día a la noche. Lee la crítica completa.

3. Mabe Fratti – ¿Será que ahora podremos entendernos?

La chelista guatemalteca grabó su último disco en el refugio colaborativo de La Orduña, un complejo artístico a las afueras de Ciudad de México. Uniendo fuerzas con la compositora Claire Rousay, la banda experimental Tajak y el multiinstrumentista Pedro Tirado, los nueve temas resultantes giran en torno a la tranquila voz de Fratti entre grabaciones de campo ambientales, armonías susurradas y sintetizadores retumbantes. Un viaje envolvente e introspectivo. Lee la crítica completa.

Los 10 mejores discos del mundo de 2021, según The Guardian - subtle-depth
Sutil profundidad… Malcolm Jiyane. Foto: Tseliso Monaheng

2. Malcolm Jiyane – Umdali

El debut de este multiinstrumentista, que se inspira en el singular linaje del jazz sudafricano, es una obra de sutil profundidad. En 45 minutos, incorpora referencias a la economía melódica de su compatriota Abdullah Ibrahim (el majestuoso Ntate Gwangwa’s Stroll), así como al jazz funk de Herbie Hancock (Umkhumbi kaMa). Cambiando del piano al trombón y a la voz, Jiyane toca libremente, canalizando la fuerza improvisadora de esta música. Lee la crítica completa.

1. Toumani Diabaté y la Orquesta Sinfónica de Londres – Kôrôlén

Una grabación en vivo de 2008 en el Barbican, esta joya desenterrada explora la tradición centenaria del kora de Malí en un diálogo con la orquestación clásica occidental. El maestro del kora, Diabaté, proporciona una gran emoción a través de sus tumultuosas melodías, mientras que la LSO ocupa un lugar secundario, añadiendo cuerdas arremolinadas e instrumentos de viento para proporcionar una grandiosidad cinematográfica. El tema final Mamadou Kanda Keita es la obra maestra, que va en crescendo sobre la rica voz del difunto Kasse Mady Diabaté. Lee la crítica completa.