El cuerpo momificado de un faraón egipcio revela sus secretos después de 3,500 años
El sarcófago de Amenhotep I, que gobernó Egipto entre 1525 y 1504 aC. aproximadamente. Foto: De Agostini Picture Library/Getty Images

Con su barbilla estrecha, su pequeña nariz y su cabello rizado, se parece físicamente a su padre, dijo la radióloga Sahar Saleem. Tal vez sorprendentemente para alguien que vivió hace aproximadamente 3,500 años, también tiene una dentadura asombrosamente en buen estado.

Saleem está hablando del cuerpo momificado del faraón Amenhotep I, un rey guerrero que ha sido una especie de enigma, ya que es una de las pocas momias reales que no han sido desenvueltas en la época moderna.

Hasta ahora, por supuesto. Saleem, profesora de radiología en la facultad de medicina en la Universidad de El Cairo, forma parte de un equipo que logró desenvolver con éxito a Amenhotep I no físicamente, sino digitalmente.

Los resultados, obtenidos mediante la tecnología de tomografía computarizada (TC) en 3D, no tienen precedentes y son fascinantes. Proporcionan detalles sobre su apariencia y la suntuosidad de las joyas con las que lo enterraron.

El cuerpo momificado de un faraón egipcio revela sus secretos después de 3,500 años - 1-63
La tomografía computarizada mostró que Amenhotep I tenía una buena dentadura, a diferencia de muchas momias reales. Foto: Dra. Sahar Saleem/University of Cairo/PA


“Demostramos que Amenhotep I tenía aproximadamente 35 años cuando murió”, dijo Saleem. “Medía aproximadamente 169 cm de altura, estaba circuncidado y tenía una buena dentadura. Dentro de su envoltura, portaba 30 amuletos y un singular cinturón de oro con cuentas de oro”.

“Al parecer, Amenhotep I se parecía físicamente a su padre… tenía una barbilla estrecha, una nariz pequeña y estrecha, cabello rizado y dientes superiores ligeramente sobresalientes”.

Saleem es la autora principal del estudio publicado el martes en la revista Frontiers in Medicine.

Dijo que el hecho de que sus dientes estuvieran en tan buen estado era un testimonio de lo “sorprendente” que era el proceso de momificación. “Los cuerpos momificados se conservaban bien. Incluso se conservaban los pequeños huesos del interior de las orejas. Sin duda, los dientes de Amenhotep estaban bien conservados. Muchas momias reales tenían una mala dentadura, pero Amenhotep I tenía una buena dentadura“.

Amenhotep I fue el segundo rey de la 18ª dinastía y ascendió al trono tras la muerte de su padre, Ahmose I. Gobernó Egipto durante alrededor de 21 años, entre 1525 y 1504 aC aproximadamente.

Su nombre significa “Amón está satisfecho“. Su nombre en el trono era Djeserkare –”Santa es el alma de Re”– y se considera que tuvo un reinado pacífico que le permitió dedicarse a la organización administrativa y a la construcción de templos. Es posible que haya reinado junto a su madre, Ahmose-Nefertari.

El cuerpo momificado de un faraón egipcio revela sus secretos después de 3,500 años - 1-64
Cuentas de oro con un amuleto de caracol, uno de los 30 amuletos que usó Amenhotep debajo de su envoltura. Foto: Dra. Sahar Saleem/University of Cairo/PA

Los egiptólogos saben, por los jeroglíficos descifrados, que los sacerdotes desenvolvieron a Amenhotep en el siglo XI aC –durante la 21.ª dinastía– para reparar los daños causados por los saqueadores de tumbas.

También se había especulado que lo desenvolvieron para reutilizar el equipo funerario real o robar ornamentos.

Saleem señaló que sus hallazgos desmentían esas teorías y demostraban que los sacerdotes tuvieron las mejores intenciones.

Nunca se ha encontrado la tumba original de Amenhotep I. Fue descubierto en 1881 en un lugar de Luxor donde se tiene conocimiento de que los funcionarios de la 21.ª dinastía escondieron las momias de reyes y nobles para protegerlas de los saqueadores de tumbas.

Su hogar es el Museo Egipcio de El Cairo. No lo han desenvuelto debido a la “perfecta” envoltura de lino cubierta por guirnaldas de delfinios, sesbania egipcia y cártamo, y a la belleza de su máscara funeraria pintada.

El cuerpo momificado de un faraón egipcio revela sus secretos después de 3,500 años - 1-65
‘Es como desenvolver un regalo’: dra. Sahar Saleem, de la Universidad de El Cairo, escaneando la momia. Foto: Dra. Sahar Saleem/University of Cairo/PA

Cuando se abrió el sarcófago por primera vez, se encontró una avispa conservada, probablemente atraída por el olor de las guirnaldas.

El equipo de investigación descubrió que el cerebro de Amenhotep está intacto, a diferencia de otros reyes como Tutankamón y Ramsés II.

Saleem comentó que el proyecto había sido emocionante, “como desenvolver un regalo”.

El equipo esperaba encontrar indicios de cómo murió Amenhotep, algo que no han conseguido.

“No pudimos encontrar ninguna herida o desfiguración causada por alguna enfermedad que justificara la causa de su muerte, salvo numerosas mutilaciones postmortem, presumiblemente realizadas por los saqueadores de tumbas después de su primer entierro”, dijo Saleem. “Los primeros momificadores extrajeron sus vísceras, pero no el cerebro ni el corazón“.

“Demostramos que, al menos en el caso de Amenhotep I, los sacerdotes de la 21ª dinastía repararon con cariño las heridas infligidas por los saqueadores de tumbas, le devolvieron a su momia su antiguo esplendor y conservaron las magníficas joyas y amuletos en su sitio”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales