Tesla retira medio millón de autos en EU por defectos en la cámara trasera y la cajuela
Automóvil sedán compacto Tesla Model 3 en color blanco. Abrir y cerrar la cajuela podría dañar los cables que sujetan el espejo retrovisor del carro. Foto: Sjoerd van der Wal/Getty Images

Tesla ha retirado cerca de medio millón de vehículos en Estados Unidos para solucionar problemas con la cámara trasera y la cajuela que, según los reguladores, podrían aumentar el riesgo de accidentes.

El fabricante de vehículos eléctricos está retirando 356 mil 309 de sus vehículos Model 3 de temporada 2017-2020 para solucionar los problemas de la cámara trasera y 119 mil 009 de sus vehículos Model S debido a problemas en el cofre.

El abrir y cerrar la cajuela podría dañar los cables que sujetan el espejo retrovisor en el Model 3, según los archivos emitidos por la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de Estados Unidos (NHTSA). El retiro del Model S está relacionado con preocupaciones sobre las cerraduras que aseguran la cajuela delantera del vehículo (conocida en inglés como frunk).

“La falta de disponibilidad de la pantalla de la cámara trasera puede afectar la visión trasera del conductor y aumentar el riesgo de un choque”, señaló la NHTSA.

Tesla no tiene conocimiento de que se hayan producido choques, lesiones o muertes relacionadas con los problemas de los vehículos retirados, dijo la NHTSA, y la compañía calcula que solo el 1% de los vehículos Model 3 presentarán este defecto, en comparación con el 14% de los vehículos Model S retirados.

El retiro de los vehículos es el segundo enfrentamiento de Tesla con la NHTSA este mes. El regulador anunció antes de Navidad que está investigando un informe según el cual los vehículos Tesla permiten que las personas jueguen videojuegos mientras conducen.

El problema fue reportado por el propietario de un vehículo Tesla, Vince Patton, un periodista de radio y televisión jubilado de 59 años, que vio un video en YouTube de un propietario de un vehículo Tesla jugando un videojuego en su pantalla táctil mientras el vehículo estaba en movimiento.

Patton imitó el video en el estacionamiento de una universidad comunitaria vacía, activando los juegos Sky Force Reloaded y Solitario. “Me quedé boquiabierto al ver que, sí, efectivamente, aparecía este sofisticado videojuego”, dijo Patton. “Alguien podría morir”, dijo. “Es una absoluta locura”.

El precio de las acciones de Tesla cayó casi un 2% tras la noticia.

Agencias contribuyeron en este artículo.