Un hijo secuestrado encuentra a su familia dibujando un mapa de la aldea que vio por última vez cuando tenía cuatro años
Li Jingwei se reúne con su madre después de 33 años. Foto: Weibo

Hace treinta años, cuando Li Jingwei tenía cuatro años, un vecino lo secuestró en su aldea natal en la provincia china de Yunnan y lo vendió a una red de tráfico de niños.

Ahora se reencontró con su madre después de haber dibujado un mapa de su aldea natal a partir de sus recuerdos de hace tres décadas y de haberlo compartido en una popular aplicación para compartir videos con la esperanza de que alguien pudiera identificarlo.

“Soy un niño que busca su hogar”, dijo Li en el video. Incapaz de recordar el nombre de su aldea o su dirección, los recuerdos de Li y la reconstrucción de las características clave de la aldea -incluyendo una escuela, un bosque de bambú y un estanque- resultaron cruciales.

“Conocía los árboles, las piedras, las vacas e incluso los caminos que serpentean y por donde fluye el agua”, dijo Li en una entrevista con el periódico Paper, un medio de comunicación chino.

Un hijo secuestrado encuentra a su familia dibujando un mapa de la aldea que vio por última vez cuando tenía cuatro años - weibo
Mapa de Li Jingwei de su aldea natal. Foto: Weibo

Compartido en Douyin -conocido fuera de China como TikTok- el 24 de diciembre, la policía relacionó el mapa con una aldea de Yunnan donde había una mujer cuyo hijo había desaparecido.

Ese hijo fue identificado como Li mediante pruebas de ADN, lo que dio lugar a un emotivo reencuentro el sábado. Un video mostró a Li quitando cuidadosamente el cubrebocas de su madre para examinar su rostro antes de romper en llanto y abrazarla.

“Treinta y tres años de espera, incontables noches de anhelo, y finalmente un mapa dibujado a mano a partir de los recuerdos, este es el momento de la liberación perfecta después de 13 días”, escribió Li en su perfil de Douyin antes del reencuentro. “Gracias a todos los que me ayudaron a reunirme con mi familia“.

Comentó al Paper: “Mi madre lloró en cuanto contesté el teléfono. Después de la videollamada, la reconocí de un vistazo. Mi madre y yo tenemos los mismos labios, incluso los dientes”.
Secuestrado en 1989, Li fue vendido a una familia de Lankao, a más de mil 100 millas de distancia.

En China son frecuentes los secuestros de niños y probablemente se llevaron a Li porque la familia quería un niño.

Li comentó que se inspiró a buscar a su familia biológica después de ver en los medios de comunicación historias de gran repercusión que describían otros dos casos de secuestro que terminaron en reencuentros.

Mencionó el caso de Guo Gangtang, quien se convirtió en una celebridad de los medios de comunicación tras buscar a su hijo desaparecido durante 24 años, recorriendo más de 300 mil millas en moto en su eventualmente exitosa búsqueda.

“Cuando vi la historia de Guo Gangtang, pensé: Debería intentar encontrar a mis padres biológicos… Quería verlos cuando aún estuvieran vivos”, dijo Li.

“Me di cuenta de que no podía esperar más porque mis padres ya debían estar envejeciendo. Me preocupaba que, cuando averiguara de dónde vengo, hubieran fallecido”, contó a Henan Television después de publicar su mapa.

Li, que ahora vive en la provincia de Guangdong, en el sur de China, no había logrado preguntarles a sus padres adoptivos -que, según dijo, lo educaron bien- ni consultar las bases de datos de ADN sobre sus orígenes.