El talento del hijo de Madonna divide a los críticos tras revelarse como artista secreto
Detalle de Les Femmes Vertes de Rhed, alias Rocco Ritchie. Foto: Cortesía de Tanya Baxter Contemporary

Se trata de un misterioso y prometedor artista cuyo trabajo ha sido defendido por figuras como Madonna y se vende por hasta cinco cifras.

Sin embargo, la revelación de que “Rhed” no es otro que el hijo mayor de la cantante, Rocco Ritchie, ha provocado un gran revuelo.

Según los reportajes, el joven de 21 años, hijo de Madonna con su exesposo Guy Ritchie, se ha establecido discretamente como pintor expresionista, presentando varias exposiciones en la galería Tanya Baxter Contemporary en Chelsea, al oeste de Londres, desde 2018.

Sin embargo, desde que PageSix reveló el nombre de Ritchie, las opiniones se han dividido respecto a si su éxito se debe a su talento o al peso de los nombres de sus padres.

Resulta difícil discutir que Ritchie es Rhed. Ambos tienen la misma edad, crecieron en ciudades idénticas y estudiaron en Central Saint Martins y en la Royal Drawing School. En 2020, incluso, Madonna y Guy Ritchie se reunieron en el Tanya Baxter Contemporary, junto a sus parejas e hijos, para una exposición que en ese momento no tenía nombre.

Entonces, ¿qué sabemos de su obra? Según Tanya Baxter, curadora de la galería, Rhed utiliza óleos densamente aplicados y pinceladas gestuales para sus representaciones de la forma humana.

El talento del hijo de Madonna divide a los críticos tras revelarse como artista secreto - rged
Madame Bicyclette de Rhed, alias Rocco Ritchie. Foto: Cortesía de Tanya Baxter Contemporary

Entre sus fuentes de inspiración se encuentran Lucian Freud, Francis Bacon, Paula Rego y Helmut Newton. Aunque sus temas presentan “tensión psicológica”, la equilibra utilizando una paleta colorida y “pintando de manera juguetona figuras amenazantes en el centro del lienzo, con frecuencia situadas sobre un fondo abstracto monocromático”, explica Baxter.

“Al tener un origen cultural ecléctico, y al haber pasado su infancia entre Nueva York y Londres, sus pinturas desprenden una atractiva mezcla de inocencia y confianza”, añade.

El mismo Rhed ha comentado que le “fascina el mundo interior y el exterior, especialmente cuando se cruzan”. El mensaje de sus pinturas es que existe “belleza en las dificultades de la vida”; más belleza, según sus palabras, que cuando la vida es fácil.

La galería King’s Road, que ha comparado la obra de Rhed con la de Jean-Michel Basquiat y Banksy, promueve una serie de críticas positivas, entre ellas la de Mervyn Davies, expresidente de la Royal Academy. “Los buenos artistas son aquellos que transforman la energía en algo bello que resuena a la vista”, comenta Davies. “Cualquiera puede ser pintor, pero se trata de conseguir que los demás piensen y de provocar sentimientos”.

El escritor de arte Godfrey Barker calificó a Rhed como “un producto auténtico, puro y sin diluir del siglo XXI… Rhed todavía no debe ser clasificado con los Golden Youth que sacudieron al mundo en Frieze en 1988. Pero se le debe mencionar en su categoría. Realiza una poderosa declaración sobre la Ansiedad Actual y apunta hacia el futuro”.

El crítico de arte de The Guardian, Jonathan Jones, se mostró menos entusiasta y sugirió que se había dado a conocer al artista demasiado pronto.

“Sus pinturas son torpes intentos de un adolescente sin ningún rastro de originalidad o vigor”, dijo Jones. “Obviamente, eso no significa que no se convertirá en un mejor artista con el tiempo. La pintura requiere esfuerzo. Por lo tanto, me parece una pena que se haya dado a conocer a Rhed cuando, en este momento, no es un verdadero artista. Estos manchones son trabajos de aficionado, imitando vagamente a Picasso o Modigliani, que podrían haber sido realizados por un millón de jóvenes”.

La galería, añadió Jones, “debería avergonzarse de haber puesto cínicamente en el mercado a este jovencito que no está preparado. Lo comparan con los artistas callejeros Banksy y Basquiat pero, para ser sincero, la única calle a la que me recuerdan es King’s Road, donde sin duda se vende este tipo de arte malo a los tontos refinados”.

The White Pube, la identidad colaborativa de las escritoras de arte Gabrielle de la Puente y Zarina Muhammad, llegó más lejos, diciendo: “Es una pena que los artistas creen obras que parecen arte moderno en lugar de arte contemporáneo. Estos cuadros parecen como si la IA hubiera raspado a Modigliani, el fauvismo, el lado b de los Picassos y un estilo más llamativo de Bacon para crear nuevas obras que se sientan viejas, planas y hechas. Y la revelación dramática: ‘un chico sospechosamente exitoso en el mundo del arte tiene secretamente padres famosos increíblemente ricos’ no es sorprendente ni nuevo, pero es una basura”.

Las piezas de Rhed están cotizadas en Artsy por hasta 24 mil libras. Todavía se debe determinar si el mundo debería haber permitido que Ritchie siguiera utilizando un nombre falso.
Se contactó a Tanya Baxter Contemporary para conocer sus comentarios.