Una telaraña más grande: ¿Acaso Sony creó un nuevo mundo de Spider-Men?
Detrás de la máscara… Tobey Maguire en la primera película de Spider-Man de 2002. Foto: Marvel/Columbia Pictures/Allstar

Spider-Man se columpia de rascacielos a rascacielos, dando piruetas y saltos mortales por el horizonte como un derviche giratorio en gravedad cero. Da un brusco giro a la izquierda y finalmente se desliza por la ventana de su cuarto en el distrito de Queens antes de quitarse la máscara y entrar en modo Peter Parker.

Pero, ¿quién se encuentra debajo del traje rojo y azul? En el Universo Cinematográfico de Marvel, es probable que Tom Holland se quede por algún tiempo más, lo que dejó al estudio rival Sony (que posee los derechos de Spidey en la pantalla grande) con un problema de larga duración: sus películas de superhéroes ambientadas en el mundo de Spider-Man, como las películas de Venom protagonizadas por Tom Hardy y la próxima película de Jared Leto, Morbius, se ven bastante debilitadas por el hecho de que el trepa muros no puede aparecer en realidad.

En términos de cómics, es algo similar a hacer una película sobre Ciudad Gótica y dejar fuera a Batman. En el caso de Venom resulta particularmente ridículo, debido a que Spidey estuvo estrechamente involucrado en el origen del antihéroe colmilludo en los cómics.

Para fortuna de Sony, también es un problema que la reciente Spider-Man: No Way Home parece haber resuelto, al menos en parte. Esta película está ambientada en el MCU y tiene como protagonista al simpático vecino Holland como el lanza telarañas. Sin embargo, también recupera a varios Spider-Men y a sus homólogos supervillanos de las anteriores películas de Sony, como resultado de que el Dr. Strange accidentalmente introdujo el multiverso con un hechizo cuyo objetivo era restaurar la identidad secreta de Spidey.

Ahora algunos fanáticos están pidiendo que aquellos Spider-Men que regresaron, interpretados por Tobey Maguire (Spider-Man y sus dos secuelas) y Andrew Garfield (las dos películas de The Amazing Spider-Man) reciban sus propios spin-offs en el futuro. Sinceramente, cuesta entender por qué no debería ocurrir esto: a Sony le convendría esta jugada, ya que conseguiría añadir su propio Spider-Man a los proyectos existentes, al tiempo que se beneficiaría del éxito de Holland en el MCU. Es posible que la audiencia se sienta un poco confundida durante un tiempo, aunque solo en el caso de que no hayan visto No Way Home; considerando el enorme éxito de taquilla de la película y el hecho de que presumiblemente llegará a los servicios de streaming en algún momento, eso no será un obstáculo duradero.

Incluso ya hay rumores de que Garfield y Maguire podrían formar un equipo para una película conjunta dirigida por Sony y titulada Spider-Men –que parece una especie de reelaboración de la trama de No Way Home–, así como las sugerencias de que Maguire podría aparecer en la próxima película Doctor Strange in the Multiverse of Madness, una jugada que requeriría volver a grabar algunas escenas. Tomando en cuenta que Sam Raimi está dirigiendo esta película, el director que realizó las tres primeras películas de Spider-Man, y el gran entusiasmo generado por No Way Home después de que se filtró la información de que la película traería de vuelta a los Spideys del pasado, el estudio haría bien en comenzar a trabajar en las regrabaciones en este momento.

¿Querrían Garfield y Maguire regresar? El mismo hecho de que hayan convencido a ambos para aparecer en No Way Home sugiere que sentían que tenían asuntos pendientes. A sus 46 años, Maguire interpretaría una versión del trepa muros muy diferente a la que conocemos y amamos en la gran pantalla (Garfield no es mucho más joven, con sus 38 años y cara de niño). En los cómics, Peter Parker rara vez ha sido representado como alguien mayor de 30 años, pero existe la poco conocida serie limitada de 2006 Spider-Man: Reign, que podría servir como base si el estudio quiere seguir un camino al estilo de Dark Knight Returns. Podría funcionar.

Maguire tiene la ventaja de que los villanos que aparecen en Spider-Man y Spider-Man 2 figuran entre los mejores de la historia del cine de cómics. Después de su regreso arrollador en No Way Home, el Duende Verde de Willem Dafoe probablemente está luchando contra el Guasón de Heath Ledger por el título del mejor supervillano de la pantalla grande de todos los tiempos, mientras que el Doc Ock de Alfred Molina no se queda atrás. Se necesitaría una redacción inteligente para llevar a ambos personajes de vuelta al lado oscuro después de haber sido aparentemente curados al final de No Way Home, pero se podría lograr.

En cualquier caso, me parece que a Sony le conviene más recuperar a sus Spider-Men en las futuras películas de Venom y Morbius, a las que sin duda les sentaría bien toda la publicidad adicional. El universo de Spider-Man de Sony nunca tuvo sentido sin su protagonista, y el estudio ahora se encuentra en la posición perfecta para restaurar algo de sentido arácnido en la batalla legal.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales