Crítica de la segunda temporada de Euphoria, demasiada desnudez, sexo y violencia
Magnífica y condenada… Zendaya como Rue en Euphoria. Foto: HBO

Han pasado dos años y medio desde que llegó Euphoria (Sky Atlantic), bulliciosa y ruidosa, con sus dramas adolescentes representados con audacia en desoladoras historias de sexo, drogas y teléfonos inteligentes. Sin embargo, a pesar de su llamativa espectacularidad, tenía una gran esencia, y los dos especiales independientes que llegaron después de la primera temporada siguieron un camino emocionalmente astuto.

Cada uno de ellos se centraba en un único personaje que luchaba contra el trauma y el desamor. Rue (Zendaya) conoció a su padrino mientras sufría una recaída; Jules (Hunter Schafer) conoció a su terapeuta mientras lidiaba con su salud mental. Estos episodios mostraron lo mejor de la serie: una combinación de escritura valiente y actuaciones brillantes.

Qué decepción, entonces, que esta tan esperada segunda temporada haya decidido inclinarse por sus instintos más crueles. Euphoria siempre ha estado en riesgo de permitir que el estilo triunfe sobre la esencia, la gélida belleza de su cinematografía coquetea con la idea de que está demasiado enamorada de sí misma.

La primera parte del episodio inicial es una película de gánsters en miniatura. En un flashback, conocemos los orígenes del traficante local, Fezco (Angus Cloud), y de su misterioso hermano menor tatuado, Ash. Fueron criados por una abuelita gángster al estilo de Scarface (un cartel en la pared lo hace explícito), el tipo de mujer que acepta un bebé como garantía en un trato y se abre paso a tiros y golpes en su imperio en miniatura.

Rue, el pegamento que mantiene unida la serie, narra la historia de Fezco. En caso de que todavía no quede claro, esto ya no se trata de un drama adolescente (si es que alguna vez lo fue). Cuando la historia regresa al presente, lo hace a través de la recaída de Rue, llevándola a un recorrido por el submundo surrealista de la ciudad ficticia de la serie. Esto, por lo menos, aporta un toque de humor negro muy necesario, aunque de forma desagradable y horripilante, antes de que la historia retorne a ese elemento básico de la vida adolescente: una gran fiesta en una casa.

La ambientación de la fiesta es del máximo estilo de John Hughes. Euphoria es implacablemente explícita en esta ocasión, como si hubiera mirado a su antiguo ser y hubiera pensado: no, no es lo suficientemente impactante, intenta esto. Hay mucha desnudez, mucho sexo y mucha violencia; sus personajes se maltratan los unos a los otros sin sentido, mental y físicamente, y la cámara se entretiene en todas y cada una de las marcas. Tiene una obsesión por los hombres crueles, particularmente por Nate y su horrible padre. En los primeros episodios, me costó digerir el prolongado interés en los enredos románticos del abusivo Nate, considerando su violenta historia con su exnovia Maddy.

Parece que todo es una trampa. Al señalar que la violencia y la desnudez son excesivas, se corre el riesgo de quedar como un mojigato. Sin embargo, la verdad es que Euphoria siempre fue más que eso. El hecho de recurrir a la provocación por el bien de la misma sugiere una crisis de confianza. Un montaje al comienzo del segundo episodio roza el límite de lo insoportable: una visión infernal de sexo, cuerpos y sangre que me hizo preguntarme por qué sintió la necesidad de esforzarse tanto. Dice mucho el hecho de que resulte un bendito alivio que los personajes hagan algo tan sencillo como ir a los bolos.

Por momentos, lo más sorprendente de Euphoria es que todavía hay algunas escenas ambientadas en la escuela. Resulta fácil olvidar que los personajes supuestamente tienen 17 años; sus vidas son un desastre sin alegría de aventuras, ligues, drogas y conducción bajo los efectos del alcohol, todo ello envuelto en un sombrío moño de terror.

Euphoria siempre fue una serie divisoria, no obstante, en sus mejores momentos, tenía una cálida intimidad y contaba sus historias de forma creativa. Lo que salva su regreso del desastre son las actuaciones. Zendaya sigue siendo desgarradora y magnífica como Rue; condenada a repetir su horrible ciclo de comportamiento destructivo, su dependencia a cualquier sustancia que pueda encontrar es tan fuerte como siempre.

En esta ocasión, la acompaña en su misión nihilista un recién llegado, Elliot (Dominic Fike), un hombre encantador que tiene la cara tatuada. Al parecer, toma el lugar de Jules, en cuanto a que no sabe cómo tratar a Rue ni qué tan mal se pondrán las cosas. Jules parece encontrarse en un terreno más sólido, averiguando cuál es su lugar lejos de Rue, aunque su historia se siente menos consolidada de lo que ha sido.

Euphoria regresa como una versión más superficial de sí misma, algo apropiado, supongo, para algunos de sus protagonistas más obsesionados con la pantalla. Sin embargo, debajo de su frío estilo Bret Easton Ellis, existe una profundidad emocional. Si tan solo pudiera encontrarla otra vez.