El salvaje documental de Netflix lleno de conspiraciones

Parece que me he pasado la mayor parte del año 2022 criticando todas las terribles series de crímenes reales que repentinamente han inundado los servicios de streaming, así que es justo que utilice este espacio para señalar las que sí son buenas. Por eso permítanme presentarles No confíes en nadie: tras la pista del rey de las criptomonedas de Netflix.

No confíes en nadie cuenta la historia de QuadrigaCX, una plataforma de intercambio de criptomonedas que colapsó espectacularmente sin previo aviso. El fundador de Quadriga -un amigable bobo llamado Gerald Cotten- murió sin previo aviso en la India, y su muerte impidió que la gente accediera a su dinero, que ascendía a cientos de millones de dólares. Los inversionistas se enojaron, las vidas quedaron arruinadas y había tantas incertidumbres que surgió una gran cantidad de teorías sobre Cotten. ¿Lo asesinaron? ¿Robó el dinero y fingió su propia muerte? ¿Está ahí afuera en la actualidad, transformado quirúrgicamente y viviendo en una isla privada?

Esto hace que sea un gran programa de televisión. Una vez que No confíes en nadie alcanza su punto culminante, se convierte en una red de intriga. Trata sobre las criptomonedas, un tema que sigue siendo lo suficientemente turbio como para desconcertar a la mayoría de las personas. Se trata de una investigación lúcida; la comprobación diligente de las cuentas para reconstruir poco a poco un complicado misterio. Y trata sobre los peligros de las conspiraciones en internet, como lo demuestra uno de los comentaristas: un hombre que usa una máscara geométrica de zorro para ocultar su identidad.

No confíes en nadie acierta en muchos aspectos. El primero de ellos es en la elección de su tema. Cotten murió a finales de 2018, y esta es una historia tan auténticamente extraordinaria que ya ha provocado una especie de furor mediático. Ha habido innumerables reportajes y perfiles de revistas sobre el tema.

El año pasado, lo convirtieron en el documental Dead Man’s Switch: A Crypto Mystery, que fue transmitido por la cadena CBC en Canadá y por Discovery+ en Estados Unidos, mientras que la muerte de Cotten también fue aprovechada para la serie de podcasts de seis partes A Death in Cryptoland.

El salvaje documental de Netflix lleno de conspiraciones - peligros-de-internet-netflix
Los peligros de las conspiraciones en internet… uno de los comentaristas de No confíes en nadie: tras la pista del rey de las criptomonedas. Foto: Cortesía de Netflix

Sin embargo, todo sigue pareciendo emocionante y novedoso. Esto podría deberse a que todavía quedan muchos cabos sueltos al final. Los peores documentales de crímenes reales (es decir, el 75% de todos los documentales de crímenes reales) no logran establecer su postura de manera significativa. Toda la información que contienen ya existe en otra parte, lo que significa que pueden quedar completamente deshechos con 15 segundos de vigorosa búsqueda en Google. Pero, aunque el caso de Quadriga haya alcanzado algún tipo de resolución, aquellos que perdieron su dinero siguen en la ruina, y muchos no estarán contentos hasta que la tumba de Cotten sea exhumada.

Una de las decisiones más inteligentes de los productores es mostrar cuán sencillo es caer en este tipo de pensamiento mágico. En los momentos en que se muestra cómo el bitcoin enloquece por primera vez, tomando a unos cuantos arriesgados inversionistas y transformándolos en millonarios de la noche a la mañana, la emoción es indirecta. Cuando, poco después, el sistema se derrumba temporalmente, no solo puedes sentir que el sistema es un castillo de naipes que se tambalea, sino que puedes entender las desesperadas incursiones en el abismo que se produjeron en un intento condenado de recuperar lo que era suyo. La mejor manera de resumir el programa es a través de un inversionista cuyos ahorros de toda la vida desaparecieron a causa de Quadriga. Sentado en una habitación mucho más pequeña que la que suponía iba a tener a estas alturas, suspira: “Nadie tiene paciencia para volverse rico”.

El segundo gran acierto de No confíes en nadie es su duración. Aunque los productores debieron haber pensado en seguir las tendencias imperantes y convertir la historia de Cotten en una serie sin forma de varias partes, mantuvieron todo el conjunto en unos ajustados 90 minutos. La historia está narrada a un ritmo tan rápido que no puedes evitar dejarte llevar por ella. Es un modelo de economía en un género propenso al exceso. Más de esto, por favor.

Síguenos en

Google News
Flipboard
La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales