Un tribunal británico aprueba la extradición de Julian Assange a EU
Un simpatizante de Julian Assange sostiene un cartel afuera del tribunal de magistrados de Westminster, en Londres. Foto: Justin Tallis/AFP/Getty Images

Un tribunal aprobó formalmente la extradición de Julian Assange a Estados Unidos por cargos de espionaje, en lo que en última instancia será una decisión de la ministra del Interior del Reino Unido, Priti Patel.

El cofundador de WikiLeaks, que tiene derecho a presentar un recurso de apelación, compareció por videoconferencia durante la audiencia en el tribunal de magistrados de Westminster, que uno de sus abogados describió como un “momento breve pero significativo en el caso”.

Mark Summers, en representación de Assange, dijo al magistrado principal que no tenía más alternativa que enviar el caso a la ministra del Interior. En este punto, el equipo de Assange no podía presentar nuevas pruebas, pero se habían producido “nuevos acontecimientos”, añadió.

Summers indicó que se harían “presentaciones serias” ante la ministra del Interior en relación con la sentencia y las condiciones de Estados Unidos.

La breve audiencia se llevó a cabo después de que la Corte Suprema rechazara el mes pasado la apelación de Assange contra su extradición. Assange intentó impugnar la sentencia dictada por la Corte Suprema en diciembre, que estableció que podía ser extraditado tras recibir garantías por parte de las autoridades estadounidenses en cuanto a las condiciones de su prisión en ese país.
El magistrado principal, Paul Goldspring, emitió una orden de extradición durante la audiencia de siete minutos.

Goldspring indicó a Assange: “En términos sencillos, tengo el deber de enviar su caso a la secretaria de Estado para que tome una decisión“.

Además de poder presentar alegaciones a Patel, los abogados de Assange también pueden acceder a otras vías para luchar contra su extradición. Entre ellas, se podría presentar una impugnación sobre otras cuestiones de derecho planteadas en primera instancia sobre las que perdió y que aún no han sido objeto de apelación.

Assange, vestido con chamarra y corbata, compareció a través de una conexión de video desde la prisión de Belmarsh, donde se casó el mes pasado con su pareja, Stella Moris, y solo habló para confirmar su nombre y fecha de nacimiento.

Moris se encontraba entre el público en el tribunal de magistrados de Westminster, donde una gran multitud de simpatizantes se reunió en el exterior, entre ellos el exlíder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.

Corbyn comentó que esperaba que la ministra del Interior reconociera su “enorme responsabilidad” de defender la libertad de expresión, el periodismo y la democracia y pusiera en libertad a Assange.

No ha hecho nada más que contarle al mundo la planificación militar, las políticas militares y los horrores de las guerras en Afganistán e Irak, y creo que merece que se le agradezca”, dijo a los periodistas.

Un tribunal británico aprueba la extradición de Julian Assange a EU - qatar-2022