Un cachorro perdido acogido por una familia estadounidense resulta ser un coyote
El Cape Wildlife Center informa que criará al coyote junto con un hermano adoptivo. Foto: Cape Wildlife Center

Una familia de Massachusetts se llevó una sorpresa cuando le quiso dar una oportunidad a un cachorro callejero y lo llevó a su casa.

La familia rescató al perro tras encontrarlo en mal estado en la orilla de la carretera.

Sin embargo, cuando consultaron a los expertos, rápidamente llegaron a la conclusión de que se trataba de un coyote, según el Cape Wildlife Center con sede en Barnstable.

Al parecer, el cachorro de coyote oriental se separó de su familia animal a una edad demasiado temprana como para poder desarrollarse de forma independiente.

Fue encontrado “deambulando y angustiado al lado de una carretera muy transitada”, indicó el centro.
“Posteriormente, una familia local se lo llevó accidentalmente a casa tras identificarlo erróneamente como un cachorro perdido. Tras darse cuenta de su confusión, nos llamaron para pedir ayuda”.

“Con la ayuda del departamento de salud pública de Massachusetts pudimos determinar que no existía ningún riesgo potencial de exposición a la rabia, y pudimos autorizarlo para su cuidado y concederle el permiso de rehabilitación por parte de Mass Wildlife”, añadió el centro.

El cachorro de coyote se ha recuperado en la sala de aislamiento del centro. Un hermano adoptivo procedente de la Wildlife Clinic de Rhode Island llegó al centro de Barnstable y será presentado al cachorro en un futuro próximo.

El centro Cape tiene previsto criar a los dos cachorros juntos en su jaula exterior una vez que hayan sido vacunados.

“Serán criados juntos y se les dará la oportunidad (de) crecer y aprender conductas naturales”, dijo el centro, añadiendo: “Trabajamos arduamente para darles una crianza lo más natural posible”.

Aunque el cachorro de coyote fue salvado, el centro advirtió que el caso fácilmente pudo haber terminado mal, ya que los coyotes son considerados una especie vectora de rabia en Massachusetts, o portadores comunes, que también incluyen mapaches, zorrillos, murciélagos y marmotas.

“Agradecemos a todas las personas que dedican tiempo de su día a ayudar a la fauna silvestre cuando lo necesitan, pero siempre alentamos a las personas a llamar a los recursos apropiados antes de intervenir”, indicó el centro.